Foto © Jit

Ineidis Casanova y Leidys Oquendo firman contratos en ligas profesionales de baloncesto

Este artículo es de hace 3 años

Las jugadoras Ineidis Casanova y Leidys Oquendo firmaron este martes contratos con equipos pertenecientes a las ligas profesionales de baloncesto de Brasil y El Salvador, respectivamente.

La Federación Cubana de Baloncesto, activa en su política de contrataciones profesionales, y que debería ser ejemplo para las demás federaciones de la isla (especialmente las de Béisbol y Fútbol), consiguió dos nuevos contratos para estas jugadoras, ya con experiencia en ligas rentadas.

Ineidis Casanova renovó con el Uninassau de Pernambuco de la Liga de Baloncesto Femenino de Brasil tras tener una exitosa temporada en la edición anterior. Casanova no solo fue líder en asistencias del torneo y resultó elegida para participar en el Juego de las Estrellas, sino que guio a su club a la conquista de la medalla de plata.

Será este el tercer año de Casanova en la liga brasileña, considerada una de las más fuertes del continente.

Leidys Oquendo, por su parte, fichó con el club Santa Tecla, de la Liga Mayor de Baloncesto Femenino de El Salvador, donde también juega su coterránea Arlenis Romero. En la versión masculina de este torneo, militan, con el mismo equipo, los antillanos Orestes Torres y Lisván Valdés, líderes de ese conjunto.

Oquendo tiene ya también camino recorrido en ligas profesionales. En 2016 jugó en la Super Liga de Argentina, donde fue elegida Mejor Jugadora Extranjera. Además, jugó con las Águilas de Guachupita en la Liga Nacional de Baloncesto Femenino de República Dominicana, donde fueron admitidas una docena de jugadoras cubanas.

Según dijo a Juventud Rebelde la estelar exjugadora cubana Dalia Henry, comisionada Nacional de Baloncesto, “el objetivo fundamental de estos contratos es que los atletas logren elevar su nivel técnico. Poseemos varias proyecciones que están centradas en el desarrollo de las figuras jóvenes. Existe la Liga de Desarrollo Sub 23 en Argentina, que nos dará la posibilidad de insertar a dos o tres jugadores juveniles, que fueron seleccionados en el campeonato de esa categoría y queremos ver de qué manera los incorporamos, puede ser a través de una beca o por otras vías. Esos talentos son prioridad y la idea es hacer un trabajo serio con ellos.

Las ligas profesionales nacionales, prohibidas por decreto en los años 60 sin darle importancia al desastre inevitable que sobrevendría unas décadas después, siguen sin ser admitidas en la isla, donde se juegan decadentes campeonatos aferrados a las concepciones del amateurismo, que resultan anacrónicas e imprácticas cuando involucran a jugadores de primer nivel.

Este artículo es de hace 3 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985