Descarnado realismo del cine rumano llega a La Habana

Este artículo es de hace 3 años

No hubiera habido neorrealismo italiano sin Mussolini y la Guerra Mundial, ni tampoco existiría lo que se conoce como Milagro cinematográfico rumano sin el pasado de nación socialista, singular en el conjunto de una Europa Oriental marcada por el llamado Socialismo real.

A partir de un realismo descarnado, antiespectacular, y de un ritmo narrativo bastante moroso, el cine rumano actual, por lo menos el más reconocido en festivales internacionales de cine, demanda paciencia y nunca se detiene a explicarle todo al espectador. Así, han fundado un estilo visual y narrativo bastante singular.

La Habana acogerá una muestra de cine rumano del 25 al 29 de octubre y se han seleccionado cinco títulos entre los cuales destaca Horizonte, una producción de 2015 dirigida por Marian Crisan, que dejará inaugurada la muestra en la sala 3 del Multicine Infanta, donde transcurrirá toda la programación de este ciclo.

Detrás de su apariencia bucólica, de cuento medio oscuro sobre una familia que prospera ocupándose de un motel en las montañas boscosas, Horizonte oculta una visceral amargura en torno a la denuncia contra las mafias madereras, la deforestación indiscriminada, la corrupción endémica y la incompetencia de las autoridades.

Otra fachada que se cae, otra existencia marcada por la carencia de basamentos éticos se muestra en Martes, después de navidad, drama de 2010 del realizador Radu Muntean que se proyectará el 25, antes de la inauguración oficial.

Muntean es  uno de los artífices del Milagro rumano junto a Puiu, Mungiu, y Porumboiu y destacó en el ámbito europeo desde su tercera película, Boogie, seleccionada en el 2008 para representar a Rumania en La Quinzaine Réalisateurs, del Festival de Cannes; en el festival de Karlovy Vary y en el Festival de Cine de Mar del Plata.

Y precisamente Porumboiu, de nombre Corneliu, otro de los líderes del nuevo realismo rumano, dirige Policía, adjetivo, que trata sobre la asfixiante burocracia que debe justificar su existencia, la arbitrariedad de la ley, el repliegue que esconde el autoritarismo, el dilema entre el cumplimiento de la ley y los dictados de la conciencia.

Más adelante, la muestra toma un tono más ligero, con la comedia, el día 28, Billetes de lotería, de Paul Negoescu, y el ciclo culmina el 29 con la también comedia Filantropía, de Nae Caranfil.

La Semana de Cine Rumano es organizada por el Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos, la embajada de Rumanía en Cuba, el Romanian Cultural Institute, y el Ministerio de Cultura de la mayor de las Antillas.
 

Este artículo es de hace 3 años

Archivado en:

Joel del Río

Joel del Río. Periodista, crítico de arte y profesor. Trabaja como redactor de prensa en el ICAIC. Colabora en temas culturales con algunos de los principales medios en Cuba. Ha sido profesor en la FAMCA y la EICTV, de historia del cine y géneros cinematográficos.

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Joel del Río

Joel del Río. Periodista, crítico de arte y profesor. Trabaja como redactor de prensa en el ICAIC. Colabora en temas culturales con algunos de los principales medios en Cuba. Ha sido profesor en la FAMCA y la EICTV, de historia del cine y géneros cinematográficos.