Piloto, Camagüey. Foto © Adelante

Autoridades cubanas quieren mudar un pueblo...por el cambio climático

Este artículo es de hace 3 años

Vecinos de Puerto Piloto, una comunidad de pescadores en Camagüey, no quieren ni oír hablar sobre la posibilidad de abandonar el sitio donde han nacido, aprovechando que el huracán Irma ha derribado muchas viviendas en esta lengua de tierra ubicada en la Bahía de La Gloria City, protegida por los cayos Guajaba y Romano, polos turísticos de la región. "No creemos que el mar nos afecte ni a corto ni a largo plazo y tampoco entendemos que un pueblo como el nuestro tenga que mudarse”, explican al diario local Adelante.

No piensa lo mismo la doctora Andrea de Armas Rodríguez, máxima responsable del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente en la provincia camagüeyana. Ella considera que no basta con decirle a la gente que con los años serán víctimas del cambio climático. "Resulta difícil que una persona decida trasladarse del lugar donde ha vivido durante años por un peligro anunciado, pero que no ve ni comprende", admite.

Asimismo, De Armas está convencida de que hay que empezar por "informar y educar a la gente". "En el caso de Piloto, debemos mantener un intercambio con la comunidad. En realidad es muy bueno el entusiasmo para levantar las viviendas, pero deben volver a construirse si existen condiciones. Tiene que haber microlocalizado otro lugar con redes eléctricas, hidráulicas y todo lo que hace falta para mover a esa población. Porque sí se sabe que la primera línea de casas junto a la costa debe moverse, aunque el traslado no pueda ser en lo inmediato, buscamos condiciones”.

Los vecinos no entienden la mudanza porque consideran que no está justificado que quieran protegerlos del impacto de otro huracán con la fuerza de Irma. En cincuenta años, la zona sólo ha sufrido los efectos de la tormenta tropical Arlene en mayo de 1981 y del huracán George en septiembre de 1998. Y ahora Irma.

La Unesco (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) ha designado a la Bahía de La Gloria como Reserva de Biosfera Buena Vista y también sitio Ramsar, por los humedales de importancia internacional que tiene. Ecologistas cubanos han denunciado que los pescadores de Piloto usan "chinchorros" (redes de arrastre) que tienen un efecto negativo en la vegetación y manglares de la zona.

Sin embargo, residentes de Playa Florida, una localidad cercana sí han notado cómo el mar ha avanzado y se ha comido la primera fila de casas. Así lo admite Raúl Gutiérrez Marín, nacido en la zona hace 59 años. "¿Que si ha penetrado?, imagínese que ya se tragó dos filas de casas, una cuadra entera. ¿Usted ve aquel poste como a setenta metros? Allá estaba la orilla hace 30 o 40 años. Ya yo estoy viejo y casi no tengo fuerzas para emprender nuevas cosas, pero los jóvenes sí deberían construir su futuro un poco más lejos, aunque continúen pescando aquí. Y no solo lo digo por este fenómeno que es más lento, mire usted lo que hizo el huracán a las casitas de la costa. Oiga, aquí el agua llegó como dos kilómetros mangle adentro".

Este artículo es de hace 3 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985