Curt Schilling y su pie ensangrentado Foto © NY Magazine

Las mejores Series Mundiales de mi vida

Este artículo es de hace 3 años

De mediados de los años ochenta para acá, me precio de haber visto todas y cada una de las Series Mundiales. Y ahora que Houston y Los Ángeles pelean a bate partido por el trofeo de 2017 en un dual meet lleno de drama, mi cabeza se ha llenado de recuerdos de los mejores play off que me ha tocado ver.

¿Cuáles son para mí las pulseadas más grandes en los últimos treinta años de pelota? ¿Cuáles me emocionaron más? De eso tratan las líneas que ahora siguen.

1 Minnesota Twins vs Atlanta Braves (1991)

Kirby Puckett, el hombre indicado, forzó la celebración del juego siete en extra innings, y entonces, en el día de ganar o morir, ambas escuadran se cayeron a ceros. Así, la escena quedó lista para que el emergente Gene Larkin conectara un imparable que definió una historia marcada por cuatro encuentros decididos por una carrera y tres extra innings.

2 Arizona D-Backs vs New York Yankees (2001)

Yanquista desde niño, esta serie la sufrí (hablando literalmente) hasta las lágrimas, y desde entonces nunca he podido superar la antipatía por Luis González, autor del hit decisivo frente a San Mariano Rivera en un séptimo juego donde Randy Johnson y Curt Schilling juntaron sus brazos legendarios. Arizona, un equipo casi recién nacido, hizo trizas el sueño de un cuarto campeonato consecutivo para Jeter and Co.

3 St. Louis Cardinals vs Texas Rangers (2011)

Que me perdone Carlton Fisk, pero el mejor juego de todas las épocas en Serie Mundial fue el sexto rollo de este filme a siete rounds. Varias veces estuvieron los tejanos a un strike de la gloria, pero aquella era la noche inmortal de David Freese, quien primero empató con un sencillo y más tarde apeló al cuadrangular para ponerle fin al choque. Puro clutch.

4 Florida Marlins vs Cleveland Indians (1997)

¿A qué cubano se le puede olvidar la imagen de Liván Hernández cuando gritó “iloviumayami”? Todavía me parece estar viendo a Rob Nen con sus rectas de miedo, y al colombiano Rentería dándole a Charles Nagy el hit de la sentencia en el undécimo episodio del último partido. Pocas veces se ha visto un equipo más bravo en el diamante. Eso es seguro.

5 New York Mets vs Boston Red Sox (1986)

Parecía que Boston echaría por tierra la vieja Maldición del Bambino, pero no. Aquel sexto partido demostró que la profecía del Babe seguía en pie, y no hubo mejor manera de probarlo que el error de Bill Buckner –pobre hombre- sobre la rolata elemental de Mookie Wilson. 24 horas después, Shea Stadium sería la locura.

Mención especial: Chicago Cubs vs Cleveland Indians (2016)

A la altura del juego del adiós, tantos nervios no cabían en el estadio. Los dos equipos habían perdido las nociones de lo que era celebrar el triunfo (uno llevaba 108 años sin ganar; el otro, 68), y en el campo afloraron errores infantiles y decisiones absurdas. Y cuando Rajai Davis le botó la pelota a Aroldis Chapman, todo el mundo entendió que no hay guiones capaces de emular en espectacularidad con los del béisbol.

Este artículo es de hace 3 años

Archivado en:

Artículo de opinión: Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de CiberCuba.

Michel Contreras

Periodista de CiberCuba, especializado en béisbol, fútbol y ajedrez.

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Michel Contreras

Periodista de CiberCuba, especializado en béisbol, fútbol y ajedrez.