Farmacia cubana Foto © Trabajadores.

Una empresa estatal cubana contrata detectives para frenar el trapicheo de medicinas

Este artículo es de hace 2 años

La empresa estatal Encomed, mayorista del Medicamento en Las Tunas, ha contratado los servicios de un detective de la agencia Sepsa para vigilar e investigar por dónde salen los medicamentos que no llegan al centenar de farmacias de la provincia, pero se venden en el mercado negro. De esta forma, localizan quiénes son los médicos que más prescriben y qué es lo que más recetan. También han 'cazado' a trabajadores y administradores de farmacias metidos en el trapicheo de medicinas.

Más del 10% de los 801 medicamentos básicos que se recetan en Las Tunas están en falta, según recoge el diario local Periódico26. La escasez comenzó el año pasado y se debe, explican, al embargo norteamericano que ha hecho que muchas empresas rompan negocios con Cuba. También a la falta de dinero para asumir los convenios con suministradores extranjeros, apunta Máikel Corrales Manzano, jefe del Departamento de Medicamentos y Tecnologías de la Dirección Provincial de Salud.

Sin embargo, lo que no se encuentra dentro de las farmacias sí aparece en el mercado negro, donde la dipirona o el kogrip se venden a 5 pesos cubanos el blíster. Los antibióticos y cremas sólo se consiguen en CUC y el enapril (un medicamento muy popular, usado para control de la presión arterial), se paga entre 30 y 50 pesos: hasta diez veces más su precio original.

Según las autoridades consultadas, aunque Cuba ha asignado un presupuesto a la compra de medicinas, los proveedores son nuevos y radican en puntos muy alejados del planeta por lo que el traslado a la Isla se encarece y con el mismo dinero se compran hasta tres veces menos medicinas.

Entre los medicamentos en falta en Las Tunas figuran los de uso más popular y los recetados para tratamientos de enfermedades crónicas. Escasean, sobre todo, antihipertensivos como la clortalidona y la hidroclorotiazida.

En la provincia, por ejemplo, no hay enapril en las farmacias y esto afecta a 28.000 pacientes. "Es un tema muy grave. Su falta representa una situación muy crítica", señala Alexis Lezcano Socarrás, director de la Empresa de Farmacia y Óptica de Las Tunas.

Por una situación similar han pasado el salbutamol, usado para controlar el asma, y la dipirona, con problemas de producción en Cuba. "Las cantidades que se importan no son suficientes para la amplia demanda que tiene", recalca.

Ante tanta escasez, Lezcano Socarrás sugiere acudir a la medicina natural. "Ante el déficit de nitrazepan y clordiazepóxido existen parecidos de origen natural muy buenos como la pasiflora y el tilo", dice.

El directivo recomienda que para evitar que los pacientes vayan de un lado a otro de la provincia, receta en mano, temiendo que ésta se venza, lo ideal sería que las instituciones de salud pública actualizaran a diario la lista de medicamentos en falta, para evitar que prescriban las recetas entregadas.

La escasez de medicinas no es un tema que sólo se da en Las Tunas. La anciana Marta Duconger se quejó ante las cámaras de Palenque Visión ante la falta de medicamentos.

Este artículo es de hace 2 años

Archivado en:

Playlist de videos en CiberCuba


Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985