Tren a Busán Foto © cambo16.com

Invade cartelera cubana cine coreano de horror y catástrofe

Este artículo es de hace 3 años

De miércoles a domingo, en dos tandas corridas a partir de las 5:00 p.m se exhibirá el filme coreano Tren a Busán, que ocupará también la pantalla del 23 y 12 la Sala Glauber Rocha, de la Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano, y en el Centro Cultural Enguayabera y en la Sala 31 y 2, de miércoles a domingo.

En la sinopsis oficial del filme se cuenta que los pasajeros de un tren que viaja de Seúl a Busan tendrán que luchar por su supervivencia la veloz expansión de virus letal que se expande por el país y provoca sangrientas agresiones de los infectados, de modo que la única manera de mantenerse a salvo consiste en quedarse a bordo de un tren cuyo recorrido concluirá más tarde o más temprano.

El filme coreano intenta devolver el zombi al cine de terror donde fue engendrado gracias a la imaginación del cineasta George A. Romero cuando dirigió, en 1968, La noche de los muertos vivientes.

En el filme antes mencionado se muestra cómo los muertos vuelven a la vida, con una avidez irreprimible de violencia y canibalismo, dos características presente en las demás películas de la serie como El amanecer de los muertos, de 1978, también dirigida por Romero y que se considera paradigma para este tipo de cine en tanto asentó una convención principal: es necesario atrapar a la víctimas en un espacio reducido y sin salida para que el ataque zombi sea más efectivo.

El filme coreano utiliza esa misma convención en tanto los protagonistas, y un grupo enorme de personajes secundarios, están encerrados en un tren de altísima velocidad, de modo que el filme vincula horror zombi y catastrofismo, en tanto es sabido que el tren deberá chocar, o detenerse aparatosamente.

Entretenida y atractiva, en un sentido un tanto rudo y salvaje, Tren a Busán utiliza el melodrama y el maniqueísmo del cine de aventuras (malos y buenos) para acercar al espectador a personajes que, tarde o temprano, serán contagiados por la terrible infección.

El filme se distingue por el uso extensivo, demasiado extensivo, de los ralentis y las aceleraciones, porque estos zombis asiáticos ya dejaron de ser torpes y lentos, como en los filmes anteriores, e incluso el audiovisual norteamericano había reciclado y mejorado las habilidades del zombi en producciones de cierto prestigio como Guerra Mundial Z, con Brad Pitt; la británica 28 horas después, y la serie televisiva Walking Dead.

A pesar de todas sus convenciones y excesos (dos características asociadas al cine coreano más popular en el mundo) Tren a Busán es una propuesta rara en las carteleras cubanas, por representar un género apenas visto en Cuba (a pesar de que Juan de los Muertos parecía demostrar lo contrario), y por provenir de la parte sur de la península coreana, cuyo famosísimo cine ha sido visto en la Isla con mucha menor frecuencia de la necesaria.

Este artículo es de hace 3 años

Archivado en:

Joel del Río

Joel del Río. Periodista, crítico de arte y profesor. Trabaja como redactor de prensa en el ICAIC. Colabora en temas culturales con algunos de los principales medios en Cuba. Ha sido profesor en la FAMCA y la EICTV, de historia del cine y géneros cinematográficos.

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Joel del Río

Joel del Río. Periodista, crítico de arte y profesor. Trabaja como redactor de prensa en el ICAIC. Colabora en temas culturales con algunos de los principales medios en Cuba. Ha sido profesor en la FAMCA y la EICTV, de historia del cine y géneros cinematográficos.