Luis Dariel Serrano Foto © Osvaldo Gutierrez

La última injusticia del béisbol cubano

Este artículo es de hace 2 años

Uno de los mejores prospectos de su clase, el espirituano Luis Dariel Serrano tiene dos retos cual de los dos más difícil. El primero una enfermedad de epilepsia que lo ha separado del béisbol y el segundo y más grave: está bloqueado por la Federación Cubana de Béisbol (FCB).

El muchacho de 23 años, prometedor tercera base, ve como su futuro se escapa día tras día.

“En enero intenté salir legal del país con mi pasaporte y mi visa para que un amigo me ayudara con mi enfermedad, pero las autoridades me negaron la salida”, dijo Serrano a CiberCuba.

En febrero de este mismo año Serrano fue suspendido a dos años de inactividad, mientras el Inder de su provincia y la FCB interpretaron que intentaba salir de Cuba con el fin de pasar al profesionalismo. En la nota enviada por la Comisión Nacional se lee cómo Serrano no pudo salir del país por ser interés de la provincia y matrícula de la Escuela Nacional de Béisbol.

“Me trataron como si fuera un mafioso”, respondió el joven slugger quien después de la Serie número 55 no juega.

En tres campeonatos en la Liga Cubana con los Gallos de Sancti Spiritus, Serrano acumuló 18 jonrones y 52 impulsadas, average de .246 y .326 de OBP (porcentaje de embasamiento). En la Serie 54 rompió record para su provincia en una tarde de 3 jonrones y 11 impulsadas en Cárdenas, Matanzas.

La Comisión Nacional aseguró al pelotero que el motivo de su partida de Cuba (por enfermedad) no era cierto.

No obstante, el doctor Carlos Fidel Valdés ofreció detalles del padecimiento del prospecto al periódico Escambray, el jueves 1 de septiembre de 2016. Los tratamientos realizados no lo ayudaron a rebasar las crisis focales de epilepsia.

“Luego me trataron en otro hospital y la doctora me dijo que no hiciera más ejercicios”, confiesa.

Entre la sanción de dos años recibida y su padecimiento epiléptico, el joven se halla de brazos cruzados, entreviendo cómo su prometedor halo se escapa a la velocidad de la luz.

“Pedí la baja al director provincial del Inder en mi provincia y me la negaron. Luego me dirigí a La Habana y también me la negaron”, asegura.

“Ellos no están interesados en tratar mi enfermedad, pero quiero salir para ver si puedo tratarme fuera del país porque ellos no invertirán un peso en mí”, declaró.

Serrano tuvo que abandonar la preparación en agosto de 2016 debido a su naciente enfermedad. Ahora entrena por su cuenta, y confiesa que lo lleva suave para ir quitándose los deseos de jugar.

“Estoy parado, desentrenándome”, dice con tristeza.

En 2015, Luis Dariel Serrano se encontraba entre los mejores 20 prospectos de Cuba. Dos años después, otra realidad indefinida lo asecha. Luchando contra una enfermedad y contra las fuerzas burocratizadas del béisbol cubano. No se supone que terminara así la carrera de esta promesa.

Este artículo es de hace 2 años

Archivado en:

Francys Romero

Periodista deportivo de CiberCuba. Escritor de Beisbol y periodista deportivo. Primero en reportar el acuerdo Cuba-MLB en diciembre de 2018. Miembro de la BBWAA (Asociacion de Escritor de Beisbol en EEUU). Proximo a publicar un libro sobre la historia de la emigracion del beisbol cubano.

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Francys Romero

Periodista deportivo de CiberCuba. Escritor de Beisbol y periodista deportivo. Primero en reportar el acuerdo Cuba-MLB en diciembre de 2018. Miembro de la BBWAA (Asociacion de Escritor de Beisbol en EEUU). Proximo a publicar un libro sobre la historia de la emigracion del beisbol cubano.