Yani Gil entrevista al Tío Pepe. Foto © CiberCuba

El Tío Pepe, el marinero cubano que atracó un barco en la Marina Hemingway en 1993

Este artículo es de hace 3 años

(Yani Gil)- CiberCuba ha entrevistado en Cayo Largo (Florida) al marinero cubano José Luis Flores, más conocido como el Tío Pepe, que en 1993 hizo el trayecto en barco a Cuba desde Miami. Hemos hablado con él sobre la nueva medida adoptada por el Gobierno cubano, que permitirá a los cubanoamericanos viajar en yates a la marina Hemingway en La Habana y a la marina Gaviota, en Varadero, a partir del próximo 1 de enero.

Antes de hacer su viaje a Cuba en 1993, el Tío Pepe se acercó a la Marina Hemingway y preguntó a una trabajadora si él siendo cubanoamericano podía ir con su barco a La Habana. Ella le dijo que sí y le explicó dónde tenía que atracar su yate. Así que a su regreso a los Estados Unidos preparó un bote con dos motores nuevos, levantó el piso para habilitar gavetas donde meter "cosas que me estaban pidiendo allá" y salió hacia Cuba. "En mala hora arranqué para allá con dos amigos", asegura.

Uno de ellos empezó a vomitar nada más subirse al bote. El barco iba hacia el faro de Marathon y de ahí, directamente a Cuba. Al llegar al faro, José Luis Flores aconsejó al amigo suyo que estaba vomitando que se bajara del barco, pero éste se negó porque dijo que quería ver ese mismo día a su hija. "Le expliqué que el mar estaba hecho un plato y él estaba vomitando. Le dije que se iba a morir en alta mar y se echó a llorar porque quería ver a la hijita que había dejado hace muchos años en Cuba".

El Tío Pepe esperaba hacer la travesía en dos horas y pico, pero su amigo se puso blanco y se tiró en el suelo del barco y tuvo que reducir la velocidad. Se demoró tres horas y media. "Cuando llegamos a Cuba había varios oficiales del G2, que se alteraron porque pensaron, cuando yo entré allí, que se avecinaba otro Mariel".

José Luis Flores convenció a los agentes de la Seguridad del Estado para que le acompañaran a la oficina de la Marina, donde encontró a la trabajadora que le aseguró que podía viajar a Cuba. "Le di el regalo y le dije, arregla esto aquí, que se creen que viene otro Mariel". Ella confirmó que le había autorizado, pero los agentes del G2 insistieron en que tenían que investigarlo. "Nos dejaron retenidos en la 5ta Avenida y al otro día a las ocho de la mañana nos soltaron y nos llevaron al hotel donde pensábamos quedarnos. Al cuarto día un agente de la Seguridad me tocó la puerta y me dijo: 'Pepe, ya te tienes que ir'".

Al ver la mar, Pepe se dio cuenta de que con un 26 pies sin rompeolas no podía navegar así, pero el agente de la Seguridad lo obligó a montarse en el barco. "Lo último que me dijo es que si veían una luz verde y una luz roja era porque estaba virando para atrás y que me iban a tirar con una calibre 50". De esta forma le recomendaron que no regresara a Cuba.

"Salimos y el oleaje era increíble de malo", dice mientras recuerda que tardó once horas y media en llegar a la Florida. Estaba entrando un frente frío y nunca pude partir para el norte", comenta a CiberCiuba.

En su opinión, la medida anunciada por el ministro de Exteriores cubano está muy bien, siempre y cuando los que se echen a la mar tengan en cuenta el tiempo, con quién van a navegar o la experiencia en el mar. El Tío Pepe aconseja que, como mínimo, se haga el trayecto en una embarcación de 34 pies. "Con un barco más chiquito pueden pasar malos ratos".

Según cuenta, aunque él no fue a Cuba cuando el Mariel, sí se metió al mar a ayudar a los barcos que se dirigían a Miami y vio casos de barcos carísimos que de no haber sido por su ayuda sus ocupantes no habrían tocado tierra sanos y salvos.

El Tío Pepe se confiesa un enamorado del mar, al que conoce desde hace 72 años. "Me gusta tanto, tanto, que lo respeto tanto, que, con las experiencias que he tenido, si voy a salir a la mar y no está como un plato, no voy a ningún lado", comenta a CiberCuba.

José Luis Flores tiene mucho que contar. Comenzó a navegar, de niño, en "una canoa de palo con la que me iba a pescar", cuando tenía 6 años y ya tiene 78.

Este artículo es de hace 3 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985