Lluvias en Cuba Foto © Abel Rojas/ Radio Ciudad Habana

Sancti Spíritus: De la extrema sequía a la lluvia abundante

Este artículo es de hace 2 años

Tras el paso del huracán Irma en septiembre, la provincia cubana de Sancti Spíritus registró importantes volúmenes en sus recursos hidráulicos, al punto que cerró con un promedio mensual de 658 milímetros, equivalentes al 311 por ciento de la media histórica del mes en esa provincia.

Con semejantes índices, la región espirituana ostentó el periodo más lluvioso en los últimos diez años, así lo reseñó el portal de la emisora local Radio Sancti Spíritus. 

Para la provincia, el período lluvioso “oficial” tuvo dos caras. A partir del mes de mayo, cuando arrancó, hasta agosto, con una sequía extrema que “casi ahoga de sed a medio territorio”; y la de septiembre y octubre, cuando en solo dos meses se compensó lo que no había llovido en cuatro.

Según los registros históricos de la Dirección Provincial de Recursos Hidráulicos de mayo a agosto el periodo lluvioso se perfilaba como el segundo más seco del decenio.

En ese lapso, solo abril fue catalogado como medio húmedo, julio como normal y los demás meses recibieron el sello de medios secos, con mayo y junio como los terceros más secos de la última década, según las categorizaciones que establece el Instituto de Recursos Hidráulicos

De acuerdo con la emisora, octubre no fue menos impactante al punto de que se acumularon 319,4 milímetros, el 192 por ciento de la media histórica para convertirlo en el segundo octubre más lluvioso entre 2007-2017.

La totalidad de los municipios espirituanos se comportaron por encima de los niveles tradicionales. Toda esa lluvia se volcó sobre los embalses, que antes de Irma exhibían un exiguo 19 por ciento de su capacidad de llenado.

Al término de octubre, las presas acumulaban mil 199.5 millones de metros cúbicos, unos 687 millones más que los existentes al cierre del 31 de octubre de 2016. Ello se traduce en un aumento muy por encima del 100% de la capacidad de llenado

La presa Zaza, por ejemplo, debió abrir sus compuertas cinco veces para aliviar el crecido, la última de ellas a inicios de noviembre.
Durante ese tiempo, al mayor embalse de Cuba se le extrajo el equivalente a más de la mitad de su capacidad (920 millones de metros cúbicos), siempre como medida de seguridad.

La mayoría de las nueve presas en ese territorio se comportaron similarmente y se mantuvieron aliviando, con excepción de la Dinorah, que no obstante cerró al 60%, un volumen que hacía años no alcanzaba.

Según datos de Recursos Hidráulicos, las cuencas subterráneas pasaron de estado normal a favorable, con un impacto directo en Trinidad, “una ciudad que casi recibió el agua por gotero en los últimos años”, destaca el medio.

Este artículo es de hace 2 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985