Expulsan a dos trabajadores del Acueducto y Alcantarillado de Matanzas por cobrar 15 CUC por limpiar fosas

Alexander Javier Ballagas Suárez, de Cárdenas, se quejó de que tardaron dos meses en limpiar la fosa séptica de su abuela.

Una alcantarilla. Foto © Flickr

Este artículo es de hace 3 años

La empresa de Acueducto y Alcantarillado de Matanzas ha despedido a dos de sus operarios por haber limpiado fosas de, al menos, dos edificios, previo pago de 15 CUC. La medida responde a una queja formulada por Alexander Javier Ballagas Suárez, vecino de Avenida Estero No. 459, entre lndustria y Obispo, en Cárdenas, publicada por el diario Granma con el título: Limpieza de fosa y la historia de nunca acabar.

Alexander relataba que el 8 de noviembre de 2016 su abuela, Amalia Dalia Maden Machado, acudió a la oficina de Acueducto y Alcantarillado de la ciudad para solicitar el servicio de limpieza de fosa por el que tuvo que pagar, por adelantado, la cantidad de 27,35 pesos en moneda nacional.

Allí le explicaron que en la ciudad había cierto atraso en el servicio, y que podría demorar un poco. Y comenzaron entonces las ilegalidades.

“El 21 de diciembre estuvo un camión de la empresa con chapa B 081097 realizando un trabajo en la calle Obispo entre Estero y Palma (justo al doblar de nuestra cuadra). Mi abuela se dirigió a los compañeros para saber cuándo nos podría tocar y el compañero que le atendió le respondió que estaban atrasados y no sabía cuándo porque ‘lo mismo estaban atendiendo casos de octubre que de noviembre’, (y nosotros nos inscribimos el día 8 de noviembre)".

“Poco después supimos gracias a los vecinos que ese trabajo que habían hecho era ilegal, por el cual habían cobrado la astronómica cantidad de 15,00 CUC (que mi abuela siendo jubilada no puede pagar)”.

Según la queja, el 26 de diciembre el mismo camión realizó otro trabajo de limpieza en la calle siguiente a la anterior. Amalia volvió a preguntarle al operario y éste, tras identificarla, le respondió que a esa casa le correspondía. Poco después, abuela y nieto supieron que también había sido un servicio ilegal y que se había pagado incluso más dinero que el caso anterior.

El 27 de diciembre, Alexander fue personalmente a la oficina donde se presta el servicio, y se la encontró cerrada. Un vecino le informó de que estaban de vacaciones. Ya en el mes de enero de 2017 su abuela se comunicó telefónicamente con la oficina en varias ocasiones y siempre le daban una excusa del porqué no se realizaba el servicio ya pagado.

“Hasta el momento en que se redactó esta carta –se preguntaba Alexander– corremos el riesgo de que algún funcionario de Salud Pública nos multe porque la situación de la fosa es realmente crítica. Entonces, ¿hasta cuándo se deberá soportar tanta corrupción e irregularidades en el municipio? ¿Hasta cuándo el desinterés y la falta de exigencia? Pero sobre todo: ¿hasta cuándo tendremos que esperar para recibir el servicio pedido?”

Aunque la queja de Alexander Javier Ballagas Suárez fue publicada en Granma el 27 de enero de este año, no ha sido hasta el 8 de diciembre, más de diez meses después, que Tania León Silveira, presidenta de la Asamblea Provincial del Poder Popular de Matanzas, dio una respuesta a su inquietud.

En la misma explica que el caso fue transferido al director general de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Matanzas, Edrián García Morales, quien luego de una retahíla de datos de servicios prestados y roturas encontradas en la ciudad, explicó que al recibir la queja la entidad creó una comisión para investigar el caso, a una vicepresidenta del Gobierno.

Se comprobó la veracidad de los hechos. Salvo que existió un pago de por medio, el resto fue debidamente confirmado, así como que los servicios no fueron reportados ni pagados en la Oficina Comercial correspondiente. Ambos trabajos se ejecutaron a la libre voluntad de los operarios, lo que constituye una indisciplina grave.

Por todo ello, el consejo disciplinario de la empresa acordó separarlos definitivamente de la entidad.

Según García Morales, también se investigó que la oficina comercial estaba cerrada en el horario establecido porque estaban efectuando la contratación de los hidrómetros instalados en ese mes, aunque se reconoció que fue un error no dejar a nadie atendiendo a la población.

Añadió que la Empresa de Acueducto y Alcantarillado adoptó otras medidas organizativas –no especifica cuáles–, para que estos hechos no se repitan y continuar disminuyendo el ciclo de limpieza en Cárdenas.

Por último, explicó que a la vivienda afectada se le realizó el servicio el 16 de enero, varios días antes de la publicación de la queja, pero dos meses después de la solicitud.

“Nuestra visita se efectuó 12 días después de ese servicio y ya en ese instante se requería de una nueva limpieza, la cual se efectuó en presencia de la comisión, el día 30 de enero. A la compañera Ana se le explicaron las cuestiones a realizar para paliar la alta frecuencia”, concluyó.

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba