Muro-entre-Estados-Unidos-y-México | Foto © Flickr
Muro-entre-Estados-Unidos-y-México | Foto © Flickr

Trump exige 18.000 millones para construir el muro. Si no, se van los dreamers

Estados Unidos

Estados Unidos

La solución al futuro de los dreamers se aleja un poco más, dada la reciente petición de Donald Trump al Congreso de Estados Unidos de 18.000 millones de dólares para costear la construcción del muro con México, informó el diario español El País.

La cifra se incluiría dentro de un paquete que abarcaría también la entrega de 8.000 millones para la contratación de 10.000 nuevos agentes de inmigración y la ampliación de los centros de detención, 5.000 millones para tecnología de vigilancia fronteriza y 1.000 millones para mejora de accesos.

Serían un total de 33.000 millones pagados en 10 años, cantidad a la que se agregaría un endurecimiento de las leyes migratoriasasí como el recorte de fondos a las ciudades que se nieguen a cumplir los mandatos federales.

No ad for you

Si los demócratas no aceptan, o no se llega a un acuerdo entre ambos partidos, podría hacerse efectiva la deportación de casi 700.000 migrantes que llegaron a esa nación antes de cumplir 16 años. Se trata de jóvenes, en su mayoría mexicanos, que se acogieron al programa DACA, creado por Barack Obama, que aunque no les otorgaba la residencia, les permitía permanecer en el país con permiso de trabajo y acceso a la seguridad social, a cambio de demostrar una verdadera integración a la sociedad.

No son los mexicanos los únicos que le preocupan a Trump. También eliminó el estatuto de protección temporal de 5.300 nicaragüenses y 50.000 haitianos, y prevé hacerlo a 86.000 hondureños y 263.000 salvadoreños. Asimismo recortó la cifra de refugiados de 110.000 a 45.000 al año, y autorizó igualmente una ley que permite reducir en medio millón la concesión anual de permisos de residencia y empleo, los famosos green cards.

Pero la eliminación del DACA (en español Programa de Acción Diferida para Llegadas Infantiles), ha sido quizás la medida más dura. Por ello otorgó una prórroga de seis meses para buscar una salida en el Parlamento. Desde el mes de septiembre, poco se ha adelantado en las conversaciones entre ambos bandos.

Los demócratas se han negado tajantemente a financiar el muro. Pero están presionados porque la deportación de los dreamers supondrá un fracaso para ellos, en un año electoral, donde se renueva la Cámara de Representantes y un tercio del Senado.

Igual apremio sienten los republicanos, quienes a su pesar están divididos en opiniones. No todos apoyan la necesidad del muro y menos aún hay consenso en la deportación de los dreamers, muchos de los cuales apoyan la causa del partido del elefante.

En el medio de todo, los dreamers, quienes dentro de dos meses, si no cambia el viento, tendrán que ir haciendo las maletas.

 

Comentarios

Siguiente artículo:

Privacidad y uso de cookies:

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad del sitio y entregar contenido y publicidad adaptados a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.