Trump clama contra la migración en cadena, pero gracias a ella sus suegros residen en Estados Unidos

La política antiinmigración de mano dura que propone el presidente Trump ha avivado el interés hacia la situación migratoria de sus suegros.

Donald Trump y su esposa Melania Foto © Melania Trump/ Facebook

Este artículo es de hace 3 años

Los padres de la primera dama de Estados Unidos, Melania Trump, son ya residentes permanentes legales en ese país y están próximos a obtener su ciudadanía, reveló The Washington Post.

Según Michael Wildes, abogado de inmigración que representa a la esposa de Trump y a su familia, Viktor y Amalija Knavs, naturales de Eslovenia, están viviendo en Estados Unidos gracias al sistema de green cards, el mismo que el mandatario quiere eliminar y al que ha catalogado como “migración en cadena”.

Trump se ha propuesto terminar con la política que permite a los ciudadanos estadounidenses reagrupar sus familias, responsabilizándose de sus padres y hermanos hasta que estos consiguen la residencia legal en los Estados Unidos.

“Bajo el actual sistema legal fracturado, un solo inmigrante puede traer a un número virtualmente ilimitado de parientes lejanos. Bajo nuestro plan, nos enfocamos en la familia inmediata, limitando los patrocinios a los cónyuges y a los hijos menores. Esta reforma vital es necesaria, no sólo para nuestra economía, sino para nuestra seguridad y nuestro futuro”, ha dicho el presidente.

Este rechazo de Trump hacia los procesos de reunificación familiar ha avivado el tema de los Knavses y su estatus migratorio.

Aunque su abogado no ha querido decir cómo la pareja ganó su green card, y ni siquiera se sabe cuándo se mudaron al país, sí es conocido que a finales de 2007 Viktor Knavs fue inscrito como residente en Mar-a-Lago, el club privado de Trump en Palm Beach, Florida y tenía un Mercedes-Benz registrado a su nombre.

También la hermana mayor de Melania, Inés, vive en un apartamento en un edificio propiedad de Trump en Park Avenue en Nueva York.

Otro abogado de inmigración de Nueva York, Matthew Kolken, explicó que solo hay dos formas que permitirían a los suegros de Trump ganar la green card: mediante el patrocinio de su hija o de un empleador. “Esta última es improbable, ya que requeriría pruebas de que no había estadounidenses que pudieran hacer el trabajo por el cual fueron contratados”, dijo.

Los Knavses están ya jubilados. En Eslovenia, el padre de Melania, de 73 años, ejerció como chofer y vendedor de autos, mientras su madre, de 71, trabajaba en una fábrica de textiles.

De Melania, ha dicho su abogado que vino a los Estados Unidos en 1996 para trabajar de modelo, primero con visa de visitante y luego con un permiso de trabajo. En el año 2000, dijo, clasificó para la green card gracias a demostrar su “extraordinaria habilidad” en su profesión, una categoría generalmente reservada para personas con logros extraordinarios, como los ganadores del Premio Nobel.

“En 2001, varios años después de conocer a Donald Trump, ella recibió una green card que le otorgó su residencia permanente y se hizo ciudadana norteamericana en 2006, al año siguiente de casarse con Trump”.

Los padres de la primera dama están esperando que los citen a su juramento de naturalización. Actualmente, los residentes permanentes deben poseer la green card durante cinco años antes de que puedan solicitar la ciudadanía estadounidense.

Lo que ellos lograron puede acabar, según las declaraciones de Trump.

“Necesitamos un sistema de inmigración basado en el mérito del siglo XXI. La migración en cadena y la lotería de visas son programas obsoletos que perjudican nuestra seguridad económica y nacional”, aseguró.

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba


Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.