Entrevista a José Modesto Garlobo Mendoza | Foto © Facebook/José Modesto Garlobo Mendoza
Entrevista a José Modesto Garlobo Mendoza | Foto © Facebook/José Modesto Garlobo Mendoza

Periodista cubano José Modesto Garlobo: "Estados Unidos me dio la oportunidad de probarme y de ver las cosas por mí mismo"

América Latina Cuba

Ustedes saben que todos los colectivos laborales y estudiantiles, sean donde sean, y sean de lo que sean, tienen esas figuras claves que se convierten en tremendos personajes.

Por lo general, son muy queridos por sus colegas, y en este caso la Redacción Deportiva de la Televisión Cubana contó con varios de esos personajes; uno de los cuales les presento hoy; alguien muy querido por la teleaudiencia, el Rey de wushu (arte marcial), el judoca amigo del profesor Ronaldo Veitía y por sobre todo, amigo, compañero, hermano ¡Músico, poeta y loco!

Siempre decía que en él se unían las 3 razas: la española, la china y la africana; esto era cuando vivía en Cuba. Ahora que lo hace en Miami, beisboleramente hablando, “tocó por tercera” y me dice: “es un error, me hice el ADN y el resultado me dejó pasmado: 11 por ciento de japonés, 31 de chino, 27 por ciento, griego y 31, francés... ¡te debo el negro!”

No ad for you

Les presento al más ocurrente, repentista, poeta de mis compañeros por casi cuatro décadas, artífice de las artes marciales, algo que practica y sin dudas, lleva en la sangre: José Modesto Garlobo.

“Nací en Baire, antigua provincia de Oriente el 23 de marzo de 1955. Soy el mayor de los cuatro hijos comunes de mis padres, tengo tres hijos, (dos varones y una hembra) y cuatro nietas.

“Estudié Periodismo en la Facultad de Filología de la Universidad de La Habana. Mi primer deporte fue la lucha libre, practiqué varios mesen con el profesor Chacón, allá en el CVD del Potom, en Centro Habana; luego me inscribí en el judo, primero con el desaparecido Chang, allá en el Ferroviario, y luego proseguí con Martín en un dojo que funcionó varios años en los bajos de mi casa.

“Al kárate llegué en el 72. Mis maestros, los hermanos Heriberto y Domingo Rodríguez Oquendo, Raúl y Agustín Rizo, y Ramiro Chirino, fueron además mis amigos personales hasta el momento de su muerte. Los cinturones negros en uno y otro deportes me llegaron a finales de la década de los 90.”

¿Eso influyó en tu posterior profesión?

“Definitivamente. Por aquel entonces yo era miembro de la dirección Nacional de la FEKAMA (Federación Cubana de Karate dó y Artes Marciales Afines) como jefe de la comisión de divulgación. Un día Raúl y Chirino me pidieron que apoyara la introducción del arte marcial chino en Cuba.

“Me explicaron que había dos cubanitos estudiando wushu en Beijing, China, nada más y nada menos que con la famosa profesora Su Yu Ming, multi campeona de China y metodóloga para la enseñanza del wushu en el templo de Shaolín.”

¿Fue así que conoces al sifú Roberto Vargas Lee, hoy día el principal gestor de ese arte marcial y su difusión a toda Cuba, director de la Escuela Nacional de wushu?

“Resulta que su padre, el difunto Vargas, había sido chofer de nuestra Redacción, y Anita Lee, su mamá era conocida mía también, así es que fui bienvenido a la familia.

“Robertico Vargas Lee, tenía entonces sólo 5 alumnos que procedían de su antiguo dojo de Karate dó. La primera filmación de wushu, logramos hacerla con la vieja M-3 (cámara) de Milton Díaz Cánter, frente a una vidriera de la calle Zanja.”

Lo recuerdo. Muchos nos reímos de aquellos chicos “haciendo murumacas” y su abnegado y joven profesor luchando para echar hacia delante aquel sueño. Y mira que ¡se echó pa'lante ese sueño!

“Así fue. Poco tiempo después comenzaron los triunfos internacionales del wushu cubano en la propia China. Los cubanitos bailaban en casa del trompo. Poco a poco la afición se fue relacionando con la armonía y belleza de este marcial chino; los seguidores se fueron multiplicando, y ya en estos momentos es practicado en toda la Isla, y en todas edades.

“La historia es bien conocida ahora. Existen hasta libros que relatan la trayectoria de wushu en Cuba. Ahora contamos con una gran escuela cubana de Wushu que es una joya de la educación fisica, moral y cultural para los alumnos.

“Allí se inculca el apego a los principios éticos más puros de las artes marciales en el dojo y el comportamiento ciudadano fuera de las áreas; incluso se lleva un récord de las notas escolares, porque para ser un buen wushukuang, ¡se debe ser un buen estudiante!”

¿Y cómo llegas a la Televisión Cubana?

“Mis comienzos en la Televisión se remontan a enero del 81, primero como redactor, luego como jefe de turno, posteriormente jefe de información en la Revista de la Mañana y finalmente director de los boletines de los canales 6 y Tele Rebelde, donde mi sello personal estaba desde la presentación hasta el estilo en que se escribían.

“Sin embargo, yo no estaba conforme. No admitía haber estudiado Periodismo para permanecer en una redacción produciendo boletines. Yo aspiraba a ser reportero, pero quería escribir sin limitaciones; no que me dijeran "eso no se puede decir", "no es conveniente", "fuera más bonito...." y todo lo que sabemos de sobra los que ejercimos el Periodismo en Cuba.”

[Aquí quiero dejar plasmada mi opinión. En cualquier país del mundo, el dueño de los medios, manda. ¿Y entonces?]

“Para quitarme de arriba el cargo de jefe de dedo me fui voluntario como corresponsal de guerra para Angola, país en el que finalmente pude estar en el lugar de los hechos y sentirme verdaderamente periodista. Al regreso a La Habana, en el año 87, Roberto González y Carlos Alberto González me propusieron que me fuera con ellos para el Noticiero Nacional Deportivo. La historia sigue la línea del tiempo.

“Nuestro grupo fundó y sentó las bases del NND y la redacción que dio origen a un canal. Cada etapa hay que verla en su contexto y la realidad cubana de hoy dista mucho de la que nos tocó a nosotros en la década del 80.

“Poco tiempo después se crea la FEKAMA y se introduce en Cuba el Taekwondo olímpico (WTF) y yo había sido compañero de práctica de todos los artistas marciales que habían en Cuba en aquellos momentos.

“Ahí comenzamos a divulgar y promover cuanta disciplina marcial se practicara con seriedad, además de que participaba en cuanto seminario, curso o conferencia impartieran las decenas de personalidades mundiales de las artes marciales que visitaran Cuba.

“De igual manera estudié profundamente la historia y el desarrollo de cada disciplina en sus países de origen y luego en Cuba. Las dos visitas a Cuba del Budokan japonés me dieron la oportunidad de poderle explicar al público cubano detalles que no se podían decir en el Noticiero por razones de tiempo.”

José Modesto Garlobo, además de músico, poeta y loco, era un buen periodista. Su pluma es de alto vuelo, y su inteligencia repentista nos llenaban los espacios que a veces sufrimos de tristeza, tensión, aburrimiento. Además, “el Garlo” no perdió tiempo en su vida y a cada rato íbamos a Maternidad a conocer un nuevo descendiente.

“Durante el período especial mi familia se vio obligada a dividirse. Unas horas antes de morir mi padre nos animó a buscar tierras más fértiles donde se pudiera vivir con un poco más de decoro, como hizo su tatarabuelo cuando vino desde Europa.

“Fue así que dos de mis hermanos partieron hacia España y Miami. Poco tiempo después siguieron mi madre y mi hermana. Yo ni soñaba con viajar a ninguna parte, pero mi madre se enfermó gravemente y por esa causa vine a Miami. La enfermedad de mi madre se prolongó, tenía periodos menos graves, pero finalmente murió y yo ya no podía ni quería regresar.”

Recuerdo aquel período especial. Aquellas cenas con arroz y col, que mis hijos se comían y a mí no me pasaban por la garganta. Fue durísimo; a unos por su físico parecía golpearlo más; ése fue el caso de “Garlobillo”, quien trepado en su bici parecía un esqueleto viviente; así y todo, no faltaba a su trabajo.

“Estados Unidos me dio la oportunidad de probarme y de ver las cosas por mí mismo, con toda su crudeza y sabrosura; con toda su amargura y dulzura; con toda su despiadada bondad y su loca cordura que ¡increíblemente funciona!

“Finalmente podía ayudar por mí mismo a mi familia y a mis amigos. Todo cubano que llega a mi casa sabe de qué hablo (yo soy testigo de tal aseveración), ya nadie más me dio nada, sino yo mismo me proveo de lo que necesito y aprendí a decir no me conviene, no me gusta eso, no quiero, ¡no lo haré por esa cantidad!

“No es delito que me regalen un auto, ni una moto y mucho menos que yo lo haga o que me mude para el lugar de mi conveniencia o que me vaya a pescar por el Caribe como hacía Hemingway, o ir a ver el fútbol a Rusia y hacer televisión y tener varias cámaras y computadoras para editar, autos para trabajar, para pasear; fusiles y escopetas para cazar; aviones. Aquí todo se puede hacer, no tienes límites. Trabajas duro, pero disfrutas en grande, ¡vaya, te dan deseos de nacer nuevamente!”

Aquí todo se puede hacer, no tienes límites. Trabajas duro, pero disfrutas en grande, ¡vaya, te dan deseos de nacer nuevamente!

¿No añoras Cuba? Tú eres producto de una rica mezcla, pero para mí eres el clásico cubano “reyoyo”.

“Yo amo y me duele mucho Cuba. De hecho Cuba no me deja en paz. Nosotros mantenemos la cubanía mientras vivimos y la transmitimos a nuestros descendientes; estemos donde estemos.

Yo amo y me duele mucho Cuba. De hecho Cuba no me deja en paz

“Conozco muchos niños y jóvenes que nunca han ido a Cuba y se consideran cubanos, saben de sus barrios, de sus familiares, de sus lugares, de sus chistes, sus modismos, sus comidas.... ¡y luego te enteras que son nietos de unos cubanos, cuyos hijos nacieron acá en los 60 o en los 80!

“Casi nadie comenta que Miami está llena de Palmas Reales. Ni que los sinsontes cubanos han progresado y gustado tanto aquí que hay leyes que prohíben enjaularlos. Acá lo llaman el mockingbird porque imitan hasta a las alarmas de los autos.

“Cuba tiene un gran tesoro: ¡los cubanos!. Cubano es todo aquel que nace en Cuba, especialmente si lo hicieron allí, sus padres, abuelos, bisabuelos etc, aunque jamás pueda aspirar a ser presidente de su país.

Cuba tiene un gran tesoro: ¡los cubanos!. Cubano es todo aquel que nace en Cuba, especialmente si lo hicieron allí, sus padres, abuelos, bisabuelos etc, aunque jamás pueda aspirar a ser presidente de su país

“Primero un afrodescendiente presidió Estados Unidos y hubo un Papa argentino, antes que un presidente cubano elegido por sus compatriotas. Es ilógico y hasta brutal que algunas personas o grupos se den la prerrogativa de decir quién es cubano y quién no. Es como si su proyecto social fuera tan probadamente malo que tuvieran que acudir a la coerción para dar la apariencia de una aceptación que en realidad no tienen.”

Es ilógico y hasta brutal que algunas personas o grupos se den la prerrogativa de decir quién es cubano y quién no

Garlo, de hecho eres feliz en Miami; estás cerca de tu hermana, de tus amados sobrinos. Te noto quizás demasiado hiriente y herido a la vez. Tú no eres así.

“Sí, si soy así. El mundo cambió, estamos en los finales de la segunda década del dos mil y dolorosamente cubanos de aquí y de allá siguen tomando como rasero comparativo a la Cuba de antes del 59. Siguen aferrados a métodos y formas con más de 50 años de probada rígida ineficiencia.

“¿Cuánto más habrá que esperar para que los atletas cubanos puedan mejorar sus vidas con sus habilidades deportivas sin que se les considere apátridas y traidores, ni "ex-cubanos" (como dijera aquel pobre y desafortunado presentador que ganó triste celebridad con su garrafal dislate) y que puedan ser contratados en cualquier lugar del mundo sin que ello constituya un handicap para que puedan ser convocados por los equipos nacionales de la Mayor de las Antillas?”

Comparto esta idea. Y también me pregunto ¿hasta cuándo vamos a nadar contra la corriente? Tantos y tantos excelentes deportistas que tuvimos y ahora se nos van. Estamos trabajando para otros, que los reciben con los brazos abiertos y los visten con colores que nos son ajenos, manteniendo el mismo discurso de los años 60.

“Una persona me preguntó hace poco por una posible selección de los diez mejores atletas cubanos de todos los tiempo y le respondí '¡Tú estás loca!, si Cuba tiene como 100 super estrellas. No seré yo quien los limite en su grandeza'. Mira, solamente en atletismo, pelota, voleibol, boxeo, judo, lucha y esgrima hay más de un centenar, sin olvidar a los Fonts, Capablanca, Dihigo. (Por supuesto que la loca fui yo).

“Nada, ¡que sobran, corazón! Tampoco olvides que hay más de 2 millones de cubanos allende a los mares y entre ellos, decenas de estrellas borrados de un plumazo de la historia, ¡pero que jamás serán ex-cubanos!”

El José Modesto Garlobo, alegre, entusiasta, amigo, hermano, con su misma sinceridad de siempre, lo que ahora gritada a los mil vientos, sigue siendo un hombre honesto con los demás y con él. Duras palabras hermano, pero muchas de ellas, desafortunadamente, ciertas.

Julita Osendi

Graduada de Periodismo en la Universidad de La Habana 1977. Periodista, comentarista deportiva, locutora y realizadora de más de 80 documentales y reportajes especiales. Entre mis coberturas periodísticas más relevantes se hallan 6 Juegos Olímpicos, 6 Campeonatos Mundiales de Atletismo, 3 Clásicos

Comentarios

Julita Osendi

Graduada de Periodismo en la Universidad de La Habana 1977. Periodista, comentarista deportiva, locutora y realizadora de más de 80 documentales y reportajes especiales. Entre mis coberturas periodísticas más relevantes se hallan 6 Juegos Olímpicos, 6 Campeonatos Mundiales de Atletismo, 3 Clásicos

Lo más leído

Privacidad y uso de cookies:

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad del sitio y entregar contenido y publicidad adaptados a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.