Para 2021, Luis Robert ya habrá sentado cartas credenciales. Foto © Luis Robert/Instagram.

Dios permita un equipo unificado (Jardineros)

Este artículo es de hace 2 años

Para el outfield de mi equipo de ambas orillas –partiendo siempre de la premisa de que el Clásico Mundial no será mañana, sino dentro de tres años-, voy a escoger a seis figuras, de manera que restarían trece plazas para el staff de lanzadores (recordemos que antes seleccioné a dos receptores y siete jugadores de cuadro).

Hay dos nombres que me parecen ‘sembrados’ porque llegarían a 2021 en perfectas condiciones: son los casos de Yasiel Puig (Dodgers) y Yasmany Tomás (Arizona), quienes habrían cumplido tres décadas de vida cada uno. A esas alturas, Caballo Loco debe seguir siendo uno de los mejores patrulleros derechos de la Major League, al tiempo que El Tanque posiblemente haya superado en al menos otras dos ocasiones la barrera de los treinta bambinazos.

Seguimos. Hay otro par de plazas que se las voy a dar a unos sluggers que para entonces quizás se hayan especializado a tiempo completo como designados, pero de los cuales no voy a prescindir debido al descomunal poder de sus muñecas. Se trata de Yoenis Céspedes (Mets) y Alfredo Despaigne (Fukuoka SoftBank Hawks).

A la altura del Clásico, el mayor enemigo de Céspedes no serán sus 35 años sino sus frecuentes problemas musculares, mientras que Despaigne sumará 34 y de seguro todavía estará disparando jonrones en la liga japonesa.

Ya van cuatro, y me faltan los especialistas en el jardín central. Uno será (la apuesta es al seguro) Luis Robert Moirán, quien ya se habrá apropiado de la posición en los Medias Blancas de Chicago. El otro, a sabiendas de que existen magníficas opciones con Guillermo Heredia (Seattle) o los jóvenes de los Cardenales Randy Arozarena y José Adolis García, será Yusniel Díaz (Dodgers), cuyo ascenso al Big Show debe ocurrir a más tardar en 2019.

¿A qué otros buenos candidatos deseché? Creo que el leftfielder Lázaro Armenteros (Oakland) estará muy verde todavía; Leonys Martín (Detroit) y Rusney Castillo (Boston) lucirán inferiores a sus colegas de la pradera ancha; y Alexander Guerrero, que a menudo se va a los jardines en el béisbol nipón, se me queda por debajo de Céspedes y Despaigne en aportes netos con el madero en ristre. ¿Y Jorge Soler? Sospecho que la inestabilidad será el sino de toda su carrera, así que obviaré su innegable talento y me voy a quedar con los seis guardabosques referidos.

Los reitero: Puig y Tomás para las esquinas, Robert y Yusniel Díaz para el medio, y Céspedes y Despaigne para repartirse funciones de designado y emergente, aunque el primero acaso todavía pueda ser un jardinero izquierdo decoroso.

Pronto estaremos hablando del pitcheo de la escuadra.

Este artículo es de hace 2 años

Archivado en:

Artículo de opinión: Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de CiberCuba.

Michel Contreras

Periodista de CiberCuba, especializado en béisbol, fútbol y ajedrez.

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Michel Contreras

Periodista de CiberCuba, especializado en béisbol, fútbol y ajedrez.

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.