Stephen Hawking con su primera esposa Jane Wilde, y sus tres hijos: Robert, Lucy y Tim. Foto © Stephen Hawking/ Twitter

Los tres herederos de Stephen Hawking

Este artículo es de hace 2 años

El genial físico teórico y astrofísico británico Stephen Hawking, fallecido el pasado 14 de marzo, concibió una familia a pesar de la terrible enfermedad que lo conminó a una silla de ruedas. Se casó dos veces y tuvo tres hijos con su primera esposa Jane Wilde: Robert, Lucy y Tim. Fueron ellos quienes dieron la noticia de la muerte de su padre, ocurrida en su residencia de Cambridge, Reino Unido.

“Estamos muy tristes por su muerte. Era un gran científico y un hombre extraordinario cuyo trabajo y legado perdurará durante años. Su coraje y persistencia, su brillo y su humor inspiraron a personas de todo el mundo. Él dijo una vez que 'el universo no sería gran cosa si no fuera porque en él habitan las personas que amamos'. Le echaremos de menos para siempre”, dijeron en un comunicado.

Según el diario español El Mundo, los herederos de Hawking no han tenido precisamente una vida fácil. Desde que nacieron tuvieron que lidiar con la esclerosis lateral amiotrófica (ELA), enfermedad que paulatinamente le fue arrancando a su padre su control neuromuscular.

“Si eres discapacitado céntrate en aquello que puedas hacer bien y no te lamentes por lo que no”, expresó el científico en una ocasión.

Fue esa filosofía de vida lo que le permitió avanzar en su profesión hasta llegar a convertirse en el científico más famoso del siglo XX, junto a Einstein. Obtuvo 12 doctorados honoris causa y recibió, entre otros premios, la Orden del Imperio Británico en 1982, el Príncipe de Asturias de la Concordia en 1989, y la Medalla de la Libertad en 2009.

Foto: Lucy Hawking/ Facebook

A sus vástagos les dio tres consejos fundamentales que él mismo reveló en una entrevista: “Uno, mira hacia arriba, hacia las estrellas, y no a los pies. Dos, nunca dejes el trabajo, él te dará un significado y un propósito en la vida sin el cual tu existencia estará vacía. Tres, si tienes la suerte de encontrar el amor, recuerda que es algo muy raro, no lo tires nunca por la borda”.

Robert, el primogénito, nació en 1967. Por ser el mayor tuvo que ayudar a su madre en los cuidados del patriarca. Estudió en la Universidad de Oxford, en el Reino Unido, y trabaja como ingeniero informático, vinculado a Microsoft. Vive en Seattle con su mujer y sus dos hijos.

La única chica, Lucy, nació en 1970. Estudió periodismo, aunque se dedicó a la literatura infantil, labor que realizó junto con su padre. Una de sus obras, La clave del universo, fue traducida a 38 idiomas y vendida en 43 países.

El hecho de trabajar mano a mano fue maravilloso para ambos, según reconoció Lucy en una entrevista. “Sé que papá nunca esperó trabajar junto a ninguno de sus hijos de manera profesional, y mucho menos conmigo porque estaba firmemente encaminada a las disciplinas artísticas. Sé que es algo que le ha complacido mucho”, aclaró.

El único hijo de Lucy, William, es autista. Golpeada doblemente por las enfermedades crónicas, ejerce como vicepresidenta del National Star College, institución que ayuda a personas con discapacidad, y es además fideicomisaria del Autism Research Trust.

Timothy, el benjamín de los hijos de Hawking, vino al mundo cuando el matrimonio de sus progenitores estaba bastante deteriorado. Durante su infancia no se llevaba bien con su padre, sin embargo, cuando éste se quedó sin voz, el pequeño comenzó a compartir con él aficiones como la Fórmula 1 o el ajedrez.

Tiene 38 años y estudió francés y español en la Universidad de Exeter, en el Reino Unido. Trabaja en la empresa danesa Lego, que da nombre a una famosa marca de juguetes. Su relación con su padre mejoró mucho: programaba malas palabras en la máquina que Hawking utilizaba para comunicarse, y ambos bromeaban sobre su enfermedad.

Los tres hijos de Stephen Hawking participaron junto al pequeño William en el Ice Bucket Challenge, aquella campaña solidaria con los enfermos de ELA que recorrió el mundo en 2014. El propio científico sale al inicio del video, y aclara que una neumonía sufrida en 2013 no le permitía soportar que alguien le echara encima un cubo de agua helada.

Este artículo es de hace 2 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985