Rusia Foto © Pixabay

Rusia: Mejora la economía y empeora la democracia

Este artículo es de hace 2 años

La victoria aplastante de Vladímir Putin en las últimas elecciones presidenciales acusa, y hasta cierto punto se explica por un crecimiento notable en su economía y una caída en sus libertades democráticas.

Con un crecimiento del 1,8% en 2017, que se prevé que se mantendrá este año, Rusia se afianza como la sexta economía del planeta, en términos de producto interno bruto, asegura un artículo publicado por El País.

A pesar de las sanciones internacionales, el petróleo sigue siendo su principal fuente de ingresos, y coloca a la nación como el primer país exportador de crudo en el mundo. No obstante, el consumo interno se va posicionando en el gigante euroasiático como uno de sus resortes económicos. Los hogares rusos experimentaron un consumo que creció en un 83 % entre 2010 y 2016.

Además, la inflación que ahogó su economía hasta principios de siglo por encima del 20% ha caído en picada y ya anda apenas por el 2.2%.

En cuanto a otros indicadores económicos, el país ha disminuido su desempleo a un bajo 5,3%, pero ha aumentado su pobreza, con un salario mínimo de solo 134 euros.

Desde que comenzó el siglo había cada vez menos pobres. Sin embargo, esto ha comenzado a cambiar. En 2016, el 13,5 % de los rusos ya vivían en la pobreza, el valor más alto de la última década.

También Rusia tiene una cuenta pendiente con la desigualdad de ingresos, que aunque no ha aumentado, sigue siendo la más dispar entre las principales economías europeas.

En los últimos años se ha experimentado un crecimiento poblacional, con el aumento de la esperanza de vida y la reducción de la mortalidad infantil. No obstante, años de baja natalidad y de flujo hacia el exterior de mano de obra cualificada fuerzan al país a invertir la corriente con inmigrantes para evitar un impacto negativo en la economía en el futuro.

Sin embargo, según una encuesta aparecida en el sitio levada.ru detecta que dos de cada tres rusos (67 %) se oponen a la entrada de inmigrantes.

Además de la xenofobia, la homofobia sigue siendo elevada, y apenas el 20 % de la población, según Pew Research Center, acepta a los homosexuales, un mal que en Rusia no está asociado a la religiosidad, sino a otra clase de atavismo ideológico del pasado.

La democracia en retroceso

Según The Economist, Rusia ha vivido en los últimos años un empeoramiento en la calidad de su democracia. Calificado por esa revista como régimen autoritario, al igual que China o Venezuela, Rusia apenas exhibe 3.17 puntos de 10 en la escala de Calidad Democrática, que mide 60 indicadores.

A la corrupción, la falta de transparencia, la burocracia o la ineficiencia de los servicios públicos, se suma la poca libertad de prensa debido al control estatal sobre la mayor parte de los medios de comunicación.

Entre 180 países, Rusia figuró en 2017 en el puesto 148 en cuanto a libertad de prensa.

Este artículo es de hace 2 años

Archivado en:

Artículo de opinión: Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de CiberCuba.

Playlist de videos en CiberCuba


Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985