Isel Saavedra Foto © CiberCuba

Isel Saavedra: “Estamos trabajando para equipos foráneos, que es para donde van nuestros jugadores”

Este artículo es de hace 2 años

La delgadita y ahora “algo” gruesa voleibolista Isel Saavedra podía colgar hoy de su cuello dos medallas olímpicas, pero, lamentablemente su etapa de esplendor transcurrió en aquellos ciclos olímpicos en que la política pudo más que el desempeño deportivo.

La pinareña, como atacadora auxiliar, compartía cancha con grandes como Josefina Capote, Magaly Carvajal, Mireyita Luis, Lily Izquierdo y las dos Reglas, Bell y Torres.

Cortesía de la entrevistada

Su potente brazo zurdo anestesiaba a las contrarias, siendo una digna integrante de las Espectaculares Morenas del Caribe.

Hoy me la encuentro en el pueblo de San Luis, municipio pinareño, donde funge como subdirectora de la Dirección de Deportes del territorio.

Lo que va de ayer a hoy, ¿verdad Isel?

“¿Por qué lo dices, porque he ganado unas cuantas libritas?”

No. Todas engordamos amiga; es que de la cancha a dirigir, ¿te va bien?

“Me gusta lo que hago. Hay que poner en práctica diariamente la inventiva y sobreponerse a escaseces, a dificultades. Imagínate si las hay en el alto rendimiento, aquí en la base se multiplican.

“Atendemos 23 deportes y a pesar de ser un municipio pequeño, ocupamos el quinto escaño entre los 11 de la provincia. Tengo 44 muchachos en la EIDE Osmany Arenado, que como sabes ya es alto rendimiento, y 3 en equipos nacionales: 2 remeros: Yosbiel Armenteros y Nadalayaine Talacón, y una en el balonmano, Surisaday Rodríguez.

“San Luis ha ganado el derecho por dos años consecutivos a ser sede por el Día de la Cultura Física y el Deporte y el Aniversario del INDER. Esto a nivel provincial. Ahí se ve nuestro trabajo. Los profesores de Educación Física en nuestras escuelas rurales y el semi internado Santiago Rodríguez son fieles exponentes de lo que se puede hacer con poco”.

¿A alguien se lo puede ocurrir qué clase de potencia deportiva sería este país con un poquito más de apoyo desde la base?. ¡En fin!. Seguimos con Isel y su vida dentro del seleccionado nacional de voly.

“Mi primer deporte no fue el voly sino el atletismo. Empecé a los seis años en la Escuela Félix Varela de San Luis y mi primer entrenador fue Cornelio Pestana Soa.

“Con el deporte rey me gané la EIDE, me encantaba correr distancias cortas, 40 y 60 metros, pero me cansé en sexto grado porque me pasaron al semi fondo, y ahí decidieron trasladarme al voleibol.

“Fidel García era el comisionado provincial de voly y decía: ¨'esa negra con esas extremidades largas, tiene que dar una buena voleibolista'. Así fue que fui matriculada con 13 años, en 1984, en la ESPA nacional Giraldo Córdova Cardín que entonces radicaba en el municipio capitalino de Playa. Dos años después pasé al Cerro Pelado; ahí, con las grandes.

“El DT de la preselección nacional era Eider George y Eugenio, su hermano, hacía las veces de asesor.”

Siendo juvenil tuviste mucha actividad internacional. Recuerdo que por aquellos tiempos, no solo el voly, sino casi todos los deportes topaban en el extranjero.

“Claro, ¿de dónde crees tú que teníamos tanto nivel? Compitiendo entre nosotras mismas no crecemos. Yo participé en los Juegos Juveniles de la Amistad, en Juegos Nacionales Escolares, topes inter provinciales juveniles. Sostuve encuentros amistosos en México, Holanda, Italia, Argentina, en las entonces Unión Soviética y Checoslovaquia.

“En aquella época se hacían con facilidad dos equipos nacionales, el A y el B, y competíamos los dos en todas las latitudes. Era una magnífica oportunidad de foguear a 24 jugadoras, mantenerlas en forma óptima, y después poder seleccionar lo mejor entre lo mejor.”

¡Qué lejos estamos de eso ahora, cuando ni siquiera seis buenas voleibolistas tenemos!

“Mi primer viaje al extranjero, casi al entrar al equipo con 15 años, fue a Praga, Checoslovaquia, sede de los Juegos Juveniles de la Amistad; primer paso de una gira que concluyó en Berlín, capital de la ex República Democrática Alemana. Fíjate, que al regresar me celebraron los 15 en mi casa de San Luis.” ¿Siempre fuiste atacadora auxiliar?

“Sí, yo siempre estaba a la viva para recepcionar el pase, malo o bueno, arreglar la jugada y hacer efectivo el ataque por zona 4.”

¿Cuándo haces el seleccionado principal?

“Cuando fuimos a la Copa Savaria en Hungría 1987, certamen que ganamos y en el que intervinieron, entre otros, la URSS, Checoslovaquia, Holanda, Alemania. A partir de este año es que surge la segunda edición de las Espectaculares Morenas del Caribe”.

Recordemos que la simiente nace al proclamarse campeona del Mundial de Leningrado 78, la escuadra que lideraban Mercedes “Mamita” Pérez, Mercedes Pomares y Nelly Barnet , el trío del Terror; así como Mavis Guilarte, Ana Ivis Díaz, Ana María García, Imilsis Télez, Lucila Urgellés, entre otras, y comandaba Eugenio George.

“A propósito del nombre de las Espectaculares Morenas del Caribe, yo pregunté quién lo había puesto, y me respondieron que el destacado comentarista y narrador deportivo René Navarro. Todas llevábamos trenzas, todas éramos morenas ¡lo de espectacular nos lo ganamos!”

¿Quiénes estaban en la preselección cuando llegaste siendo una adolescente?

“Josefina O Farril, Josefina Capote, Imilsis Téllez, Lazarita González, Norka Latamblet, Mercedes Calderón, Magaly Carvajal, Reglita Bell. Eugenio, Antonio Perdomo y Jorge Pérez Vento formaban el colectivo de dirección.”

Te jubilas en 1991, cuando el voleibol cubano se coronó monarca en los Juegos Panamericanos de La Habana, tanto en la rama femenina como la masculina.

¿Por qué no esperar a Barcelona 92, teniendo en cuenta la inasistencia a Los Ángeles y Seúl, y también lo que representa para un deportista tomar parte en una Olimpíada?

“Ya tú lo dijiste. Unos Juegos Olímpicos son lo más grande para cualquier deportista. Nada más que tienes que ver que atletas profesionales de tenis, baloncesto, fútbol, con sus vidas aseguradas por lo que ganan con su trabajo profesional, van a los Juegos. ¿Por qué?

“Y a mí, a mi generación le quitaron dos oportunidades de, al menos, participar. Quería tener mi hijo, éste es mi medalla olímpica. Con 28 años no quería esperar más”.

Las palabras de Isel me conmueven. Recuerdo aquella tarde que nos envían al colega Carlos Alberto González y a mí a recoger impresiones entre los atletas del Centro Nacional de Entrenamiento Cerro Pelado al hacerse oficial que CUBA no estaría en Seúl 88. Yo confieso que lloré. Mi desilusión fue total pero, nada comparado con lo que sucedió en el Cerro Pelado. Son imágenes, momentos, que nunca se olvidan. Lazarita González, una de nuestras espectaculares morenas del Caribe, cayó al suelo, se sentó en el contén de la acera y sus lágrimas no tuvieron consuelo.

“Cuatro años, Julita, cuatro años. Ya no fuimos a Los Ángeles. Bueno, política que un tanto ripostó el boicot de los Estados Unidos a los Juegos de Moscú, pero, ¿Seúl?”

Carlitos y yo, parados delante de ella, junto al camarógrafo y les confieso, después de tantos años, que tampoco entendíamos nada. Le pregunto a Isel Saavedra qué sintió ella al enterarse que no iban a Seúl.

“Se me fue el mundo para los pies. ¿Qué problemas políticos pueden evitar que tras cuatro años de intensa preparación, competencias, viajes, cansancio, nos impidan ir a unos Juegos Olímpicos? Y esto no lo digo sólo por nosotras porque Estados Unidos no dejó que los de ellos fueran a Moscú, y luego el campo socialista hizo lo mismo con Los Ángeles. Resulta que las batallas en lugar de en estadios, pistas, canchas, fueron políticas.

Las batallas en lugar de en estadios, pistas, canchas, fueron políticas

“Por eso decidí tener mi hijo; míralo ahí con 16 años, Yasel Pinillo, portero de balonmano de la EIDE provincial, la misma donde estudié yo”

¿Qué representó para ti compartir cancha con Mireyita, Magaly, Josefina, Lily, las Reglas, esa generación dorada?

“Un privilegio del cual no todas pueden presumir. Con ellas aprendí todo lo que sé de voly y de la vida. Era un colectivo fraternal, de compañeras, amigas, hermanas. Todas éramos todas; todas importábamos y aportábamos, aunque fuera en un cambio, aunque fuera en un saque, aunque fuera poner un granito de arena.

“Ahí estaba Eugenio, no por gusto el entrenador del siglo; padre que estaba siempre a tu lado, en las buenas y en las malas. Le gustaba que lo que él orientaba en los entrenamientos se cumpliera sin chistar: 120 ataques no eran 119. Así aprendí lo que era la disciplina y así he educado a mi hijo.”

Yo guardo en mi mente mil momentos en los que el equipo se venía abajo, Eugenio pedía tiempo, se reunían y otras morenas salían al tabloncillo.

¿Qué les decía Isel, tú que estuviste 12 años en el equipo nacional?

“No quieras tú saber. Era un estratega en toda la extensión de la palabra. Analizaba el partido, nos decía lo que estábamos haciendo mal. Estar perdiendo y ver a aquel Eugenio George calmado, sosegado, pacífico, transformarse. Apelaba a un léxico crudo, ése que se entendía de a primera; oye, y entendíamos rápido. ¡Que si entendíamos!”

Después del retiro de Isel Saavedra sobrevino el tiempo dorado para el voly femenino cubano, tres títulos olímpicos y el bronce en Atenas 2004 con un elenco ya renovado en un gran por ciento.

¿Qué ha pasado con este voly nuestro que se ha decolorado?

“Primero, la base está muy deteriorada. No se encuentran atletas altas, con extensiones largas. Muy pocas. Lo mismo le sucede al baloncesto.

“Segundo, se está perdiendo el capital humano. Aquel movimiento de activistas voluntarios casi no existe; no se apoya a los profesores de Educación Física que tienen que inventarlo todo para dar las clases y hasta de su bolsillo sacan para construir equipos rudimentarios para poder impartir las clases.

Aquel movimiento de activistas voluntarios casi no existe; no se apoya a los profesores de Educación Física que tienen que inventarlo todo para dar las clases y hasta de su bolsillo sacan para construir equipos rudimentarios para poder impartir las clases

“Tercero, los materiales, en nuestro caso, los balones, los entregan cuando están deteriorándose en el almacén. Vaya, que la alegría dura poco en casa del pobre.

“Cuarto, antes desde la Enseñanza Primaria se impartían clases de voleibol; ahora, no es hasta Secundaria. Los pequeños dan clases de atletismo, básquet, fútbol pero no de voly.

“Quinto, los pocos elementos que llegan a la preselección nacional, amén de que escasean los topes, abandonan el equipo, por un motivo u otro. Aquel amor a la bandera, a la Patria que nosotras profesábamos, no existe, al menos, en la mayoría de los casos.

“Sexto, estamos trabajando para equipos foráneos que es para donde van al final nuestros jugadores, varones y niñas. Por lo que yo digo que sería muy inteligente convocarlos a todos, sin distinción, a integrar el CUBA a Campeonatos, Copas, Ligas Mundiales así como en Juegos Múltiples. ¡No se puede seguir nadando contra la corriente!

“Y séptimo, no hay el fogueo competitivo de antes. No existe. Se va a los grandes eventos sin topes ¿dónde se ha visto eso? ¿queremos ganar sin competir? De veras que la antaño delgadita y ahora con unas “libritas” de más, Isel Saavedra, ha hecho gala de su potente remate de izquierda y ha dejado bien claros los senderos que debemos recorrer si deseamos recobrar los escaños perdidos en el deporte universal.

No hay el fogueo competitivo de antes. No existe. Se va a los grandes eventos sin topes ¿dónde se ha visto eso? ¿queremos ganar sin competir?

Este artículo es de hace 2 años

Archivado en:

Julita Osendi

Graduada de Periodismo en la Universidad de La Habana 1977. Periodista, comentarista deportiva, locutora y realizadora de más de 80 documentales y reportajes especiales. Entre mis coberturas periodísticas más relevantes se hallan 6 Juegos Olímpicos, 6 Campeonatos Mundiales de Atletismo, 3 Clásicos

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Julita Osendi

Graduada de Periodismo en la Universidad de La Habana 1977. Periodista, comentarista deportiva, locutora y realizadora de más de 80 documentales y reportajes especiales. Entre mis coberturas periodísticas más relevantes se hallan 6 Juegos Olímpicos, 6 Campeonatos Mundiales de Atletismo, 3 Clásicos