Miguel Pérez Jr. Foto © Foto de Familia

Estados Unidos deporta a exmilitar mexicano que estuvo en la guerra de Afganistán

Este artículo es de hace 2 años

El veterano de guerra Miguel Pérez Jr. ―de 39 años de edad y residente en Chicago― fue deportado el pasado viernes según confirmó este lunes el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE).

Pérez sirvió al Ejército dos veces en Afganistán y ha vivido en Estados Unidos desde que tenía ocho años de edad, sin embargo, ha sido deportado a México debido a que en el año 2008 fue declarado culpable de tráfico de drogas.

La deportación se llevó a cabo después de que el ex militar perdiera una apelación de su caso y el gobernador de Chicago se negara a indultarlo.

Medios de prensa norteamericanos han dado a conocer que contaba con permiso de residencia permanente (green card) y que el propio Pérez creía, erróneamente, que había obtenido la ciudadanía cuando en el servicio militar “prestó juramento para defender a la patria”.

El 26 de noviembre de 2008 Pérez le entregó a un agente encubierto un ordenador portátil con 2 kilos (4,4 libras) de cocaína. Tras ser detenido, en el juicio se declaró culpable y pasó a custodia del ICE tras cumplir la mitad de su sentencia de 15 años.

El ex militar se encontraba en un centro de detención en Wisconsin bajo supervisión, por intento de suicidio, y llevaba en huelga de hambre desde el pasado 31 de enero, solo a base de líquidos para poder tomar sus medicamentos, ya que además, sufre de trastorno de estrés postraumático, derivado de su participación en operaciones militares.

El pasado viernes, 23 de marzo, Pérez fue trasladado de Gary (Indiana) a Brownsville (Texas) donde los oficiales lo escoltaron hacia el otro lado de la frontera y lo entregaron a las autoridades mexicanas.

Diversos activistas han calificado de cruel e injusto el trato recibido por el ex militar, quien es uno de los aproximadamente 3 mil migrantes indocumentados que han servido en el ejército de EE. UU., que son conocidos como "soldados de la tarjeta verde", y que todavía enfrentan la deportación.

Los activistas enfatizan que, aunque Pérez tiene una condena por delito importante, al mismo tiempo se debiera haber tenido en cuenta que no se trata de un delincuente violento y que solo recurrió a las drogas, como muchos veteranos, para lidiar con problemas de estrés postraumático.

Miguel Pérez se alistó en el ejército de los EE.UU. después de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, y realizó dos viajes a Afganistán con una unidad de fuerzas especiales.

Regresó a Chicago con una lesión cerebral y fue diagnosticado con un trastorno de estrés postraumático severo, dijo el grupo Centro sin Fronteras.

Para la familia y los partidarios de Pérez, la deportación es cruel para un hombre que sirvió a su país y que recurrió a los narcóticos para tratar sus lesiones relacionadas con el combate.

Este artículo es de hace 2 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985