Noor Salman y Omar Mateen Foto © Noor Salman / Instagram

Fiscalía reitera la complicidad de viuda del autor de la matanza de Orlando

Este artículo es de hace 2 años

Orlando (FL), 28 mar (EFEUSA).- Omar Matten, el autor de la matanza en la discoteca Pulse de Orlando en 2016, no tenía ningún motivo para involucrar a su esposa, Noor Salman, según señaló la defensa hoy en una sesión en la que Fiscalía insistió en la complicidad de la mujer.

"Porqué Oman Mateen iba a confiar en Noor, una mujer por la claramente no tenía ningún respeto", se cuestionó la abogada Linda Moreno, parte del equipo legal de la viuda, y tras aludir a los abusos y engaños a los que sometió el joven estadounidense de origen afgano a su esposa.

"Ella no era su compañera, ella no era su igual y ella no era su confidente", repitió la abogada defensora en la sesión de cierre de argumentos, celebrada hoy en una corte federal de Orlando, en el centro de Florida.

Charles Swift, miembro también del equipo defensor, reiteró que Salman desconocía los planes de su esposo.

"¿Por qué se lo diría? No puedo pensar en una sola razón en esta tierra para ello. ¿En qué podría ella ayudarlo?", se interrogó Swift ante los miembros del jurado, quienes tras escuchar los argumentos de cierre empezarán a deliberar si Salman es culpable de los delitos de encubrimiento, obstrucción a la justicia y ayuda a una organización terrorista en la comisión de un crimen.

Poco antes, la fiscal federal Sara Sweeney manifestó que Mateen, un estadounidense de origen afgano, planeaba atentar contra el centro comercial Disney Springs, vecino de los parques temáticos, pero cambió sus planes y terminó dirigiéndose a Pulse, la discoteca de ambiente gay donde el guardia de seguridad de 29 años mató a 49 personas con un arma de asalto el 12 de junio de 2016.

"Este caso es sobre lo que sabía la acusada y lo que hizo", señaló al principio de su argumentación Sweeney, quien resaltó que la pareja, que contrajo matrimonio en 2013, visitó el centro comercial de cielo abierto Disney Springs junto a su hijo, en ese entonces de 3 años, días antes del ataque en la discoteca.

"Ella no tiene que ser equiparada a él y en realidad no lo hacemos", dijo la fiscal Sweeney, quien alegó que Salman "no es estúpida", y "es diabólica y cruel".

En el proceso judicial, la Fiscalía mostró fotografías de un coche de bebé que los investigadores encontraron en el interior del vehículo que Mateen usó la noche del ataque y que, según Sweeney, el terrorista adquirió con la intención de usarlo para ocultar armas de fuego ante la vigilancia en Disney Springs.

La fiscal expuso esos datos para subrayar que Salman sabía que su marido estaba planeando una matanza y que le ayudó a organizarla.

"El hecho de que él (Mateen) cambiara el blanco", alegó Sweeney, "no significa que ella (Noor) no supiera que un ataque terrorista era inminente", aseguró ante el jurado.

"Ella no tiró del gatillo, pero le dio luz verde a su marido", alegó la fiscal, quien reiteró que la declaración de Salman no se trató de una confesión falsa, como alega la defensa.

Sweeney aseguró que Salman fue interrogada como testigo en una investigación criminal y no como una sospechosa cuando dio sus declaraciones al agente Ricardo Enríquez, del FBI, horas después del ataque terrorista.

"Los agentes desconocían al momento del interrogatorio que Mateen había incurrido en una deuda en tarjetas de crédito de 26.000 dólares, ni que había comprado dos anillos de diamante por 8.000 dólares" ni de las visitas a las atracciones de Disney en Orlando y Kissimmee, manifestó la fiscal.

La defensa desacreditó a la acusación por su "nueva teoría" del presunto planeado ataque a Disney Springs y recordó que Salman cooperó con la investigación y que en ningún momento requirió la presencia de un abogado.

"Ellos quieren hacerles creer que Noor es una persona maliciosa, diabólica", alegó Moreno y quien aseguró que la viuda sí fue interrogada como sospechosa el día posterior al atentado.

Volvió además al argumento clave de que la declaración hecha al agente Enríquez fue una "confesión falsa".

"Nosotros decimos: Esas no fueron sus palabras", afirmó Moreno.

Antes de morir por los disparos de la policía, que irrumpió en la discoteca para liberar a los rehenes que tenía Mateen, el estadounidense de origen afgano juró lealtad al Estado Islámico (EI).

De ser hallada culpable, Noor Salman podría recibir una condena a cadena perpetua

Este artículo es de hace 2 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985