Donavan y Alex Foto © Facebook Alex Dominguez

Un cubano se fue a vivir con su novio al Reino Unido, perdió la residencia de EE.UU. y ahora lo quieren deportar

Este artículo es de hace 2 años

Alex Domínguez es cubano. Lleva dos años compartiendo piso con su novio Donavan -ciudadano británico- en Sheffield, una ciudad del Reino Unido. Desde hace varios meses la pareja no vive para pagar abogados intentando que Domíguez pueda regularizar su estatus migratorio y obtener un permiso de trabajo en ese país. La última noticia que tuvieron es que a éste podrían deportarle a la Isla.

Antes de mudarse a Inglaterra, Alex estuvo seis años en Estados Unidos. Un tío suyo que vive en Miami reclamó a toda su familia. Tenía 20 años y vivía en la Habana del Este, recién terminaba su servicio militar cuando obtuvieron la visa. Se había graduado de un técnico medio en investigaciones sobre el petróleo.

En Miami tuvo varios trabajos, aprendió Inglés y se hizo residente. Ya podía aplicar a la ciudadanía americana cuando conoció a Donavan en South Beach. El joven había ido de compras a las tiendas de Lincon Road y se encontró con un vendedor en Armany que luego se convertiría en el amor de su vida. Intercambiaron teléfonos y salieron un par de veces antes que este regresara a su país.

Cuando llevaban hablando casi un año, Alex fue a visitar a Donavan, era solo un viaje de turismo y por tanto no dejó las cosas organizadas en Miami. Pero cada día se sentía mejor y decidió quedarse. Dejó todo en el Sur de la Florida, su familia, su auto, su renta. Para ese entonces no imaginaba todo lo que le tocaría vivir después.

Foto: Facebook Alex Domínguez

En Inglaterra el matrimonio gay es permitido pero ellos no se habían casado porque Donavan acababa de encontrar un trabajo nuevo y fueron dejando eso para después. Pasó el primer año y entonces supieron que a Estados Unidos ya no podrían regresar. El país exige que los extranjeros con residencia no estén más de once meses fuera del territorio.

Alex reconoce que debió ser más cuidadoso con ello, pero como había decidido vivir en Sheffield, nunca pensó que esto supondría tantos problemas. Comenzaron a tramitar con un abogado los papeles y gastaron un dineral en ello.

Presentaron su caso al Ministerio del Interior en el que adjuntaban 1500 fotos de familiares y 70 de sus seres queridos, que daban fe de la relación de ambos. La respuesta fue contundente: el cubano sería deportado en los próximos 15 días. “Cuando Donavan lo desee puede visitarle en la Isla porque su salario se lo permite”, dijeron las autoridades migratorias.

De acuerdo a la carta que recibieron, ellos podrían sobrevivir a su relación a través del Atlántico mediante el "uso de medios modernos de comunicación".

"Gano lo suficiente de un salario con el que nos respaldamos a nosotros mismos. Alex quiere trabajar, quiere contribuir. Le preguntamos si podía estudiar, si podía ser voluntario, y nada. Hemos tenido que comenzar otra aplicación para una VISA, y es nuestra última oportunidad ", explicó Donavan.

"Ya hemos planeado casarnos este año en agosto, pero no quiero casarme por el bien de la visa porque el Ministerio del Interior no reconoce nuestra asociación, ha sido extremadamente estresante", agregó.

En Sheffield tienen una casa hermosa. Donavan es padre de dos niñas de su matrimonio anterior y Domínguez se encarga de recogerlas cada día después de las clases. Las niñas lo adoran y como él no tiene permiso de trabajo, ayuda a su novio de ese modo. En Cuba, sin embargo, no tiene nada. Ni una casa siquiera.

Foto: Facebook Alex Domínguez

A esto habría que sumarle otro dato. Se fue de Cuba antes de 2013 cuando las leyes migratorias cambiaron y los cubanos que regresan en un período menor a dos años no pierden sus derechos en la Isla. No es su caso. Así que ni siquiera sabe si el Gobierno de La Habana lo aceptaría. De todos modos eso no le preocupa demasiado porque él no piensa, ni en sueños, regresar.

Ambos jóvenes han apelado al caso pero esto les costará otro dineral. Necesitan apoyo y han lanzado una campaña en change.org.

Esperan obtener 1000 firmas para reforzar el derecho de Alex a quedarse en Inglaterra. El cubano ha dejado claro que una vida en Cuba como gay "no es la que quiere vivir".

Este artículo es de hace 2 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.