Chicho, junto a la máquina de lanzar que opera en el Todo en Uno. Foto © Cortesía del autor

Chicho, el hombre dentro del cocodrilo matancero

Este artículo es de hace 2 años

A Osvaldo Reyes Pérez es muy fácil verlo en la jaula de bateo del Parque de Diversiones Todo en Uno de Varadero. Allí trabaja como operario desde hace once años, y en la mayor parte de ellos ha debido conjugar ese trabajo con sus funciones como mascota del equipo Matanzas de la Serie Nacional de Béisbol.

Sí señor. Estoy hablándole de Chicho, el hombre que hace bailar a la mascota más simpática de la pelota cubana a día de hoy. Un antiguo corredor de fondo que le atribuye a eso la resistencia física que exhibe para mover aquel disfraz pesado a lo largo de dilatados y calurosos juegos de pelota.

¿Cómo surgió la idea de convertirte en mascota del equipo Matanzas?

-Anteriormente yo era el líder de grada de la selección provincial de baloncesto. Pero cuando hace ocho años Víctor Mesa venía a hacerse cargo del equipo, las autoridades del territorio hablaron conmigo para que le diera vida a la mascota de la novena. Recuerdo que el disfraz fue adquirido por gestiones conjuntas del INDER y la Corporación CIMEX, y enseguida tuvo una pegada tremenda entre la gente.

¿Te ha sido difícil llevar esa vida?

-Te voy a decir la verdad, ese cocodrilo mete tremendo calor. Pesa bastante, y cuando estás dentro de él miras para el público y todos se están riendo y tú, sudando a mares. A eso súmale que yo me pongo enguatadas para estar dentro de él, a fin de evitar que el sudor afecte demasiado la poliespuma.

No eres un hombre joven ni robusto. ¿Cómo logras bailar con ese peso encima?

-La primera vez que me puse el disfraz me fue difícil, porque tiene las patas grandes y los zapatos son enormes. Fue mi hijo Alexei el que me dio la idea de hacer esos pasillos que han caracterizado la presencia del cocodrilo en los estadios. Supongo que es un don natural que tengo.

¿Es cierto que Víctor Mesa se metió en el terreno con el disfraz puesto en un partido donde lo habían expulsado?

-Esa leyenda ha rodado bastante y yo mismo he contribuido a alimentarla. Pero eso no ocurrió verdaderamente. De hecho, Víctor Mesa no habría cabido dentro de este disfraz tan estrecho.

Cuéntame alguna anécdota simpática que hayas tenido en estos años...

-Han sido muchas, pero me quedo con esta. En una Liga Mundial de Voleibol me invitaron a estar en las gradas de la Ciudad Deportiva vestido de cocodrilo. Entonces empecé a bailar en las gradas, y dos jóvenes aficionadas brasileñas se pusieron a hacerlo junto a mí. Ellas se divertían muchísimo, me preguntaban mi edad y yo les decía que tenía diecisiete años. Todo estaba bien hasta que empecé a sudar y tuve que quitarme la careta. Entonces aquellas muchachas se quedaron mudas hasta que una de ellas dijo “ah no, cocodrilito, ponte de nuevo la careta que tú estás muy feo”.

Hay muchos equipos del país que todavía no tienen una mascota que los represente, y en otros casos se trata de creaciones de pésimo gusto...

-Ojalá todas las provincias pudieran tener su mascota, pero una mascota linda como la de Matanzas. Y ojalá que alguna vez a alguien se le ocurra que las mascotas de los equipos campeones nacionales puedan viajar con estos cuando representan al país en eventos internacionales.

¿No sientes que has pasado mucho tiempo animando a un equipo que no gana campeonatos?

-Matanzas es un gran equipo y yo sigo pensando que un día ganaremos. Te adelanto que ya tengo muy bien pensado lo que voy a hacer cuando eso pase.

¿Hasta cuándo estará Chicho dentro del cocodrilo?

-Hasta que la mascota esté en condiciones de usarse no la voy a dejar descansar.

Este artículo es de hace 2 años

Archivado en:

Michel Contreras

Periodista de CiberCuba, especializado en béisbol, fútbol y ajedrez.

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Michel Contreras

Periodista de CiberCuba, especializado en béisbol, fútbol y ajedrez.