Tamara Larrea Foto © REUTERS/Daniel Munoz

Entrevista a Tamara Larrea, jugadora cubana de voleibol de playa

Este artículo es de hace 2 años

Sin alcanzar los lauros del seleccionado femenino de voleibol, conocido internacionalmente por las espectaculares Morenas del Caribe, Cuba contó con una pareja de voly de playa integrada por Dalixia Fernández y Tamara Larrea, que llegó a alcanzar un destacado nivel mundial. Y, precisamente, con la Larrea, amiga de tantos años, converso para nuestros lectores.

¿Cómo fueron tus inicios como voleibolista de playa, tras haber comenzado en sala?

“Practiqué voleibol en un área especial frente a mi casa con la profe Mayra a la edad de 10 años; a los 13 me captan para la ESPA provincial Manuel Permuy, ubicada en el municipio La Lisa.

“Siempre en voleibol de sala. Poco a poco, a los 21 años mi interés se traslada hacia el de playa, especialidad en la que matriculo en la ESPA nacional Giraldo Córdova Cardín en la Habana del Este.”

¿Cuántos años en el equipo nacional (dúo)? ¿Siempre con Dalixia?

“Estuve 14 años en la selección nacional, haciendo dúo con Dalixia Fernández. Es cierto que el acceso al primer nivel del orbe es difícil, pero obtuvimos muy buenos resultados. Por ejemplo, somos campeonas centroamericanas en Cartagena de Indias 2006; monarcas panamericanas en Santo Domingo 2003; sub titulares continentales en Río 2007; 4to lugar en el Mundial de Berlín 2005; en circuitos mundiales, medalla de plata en el Grand Slam del 2004 también en la capital alemana; segundas en Indonesia 2003.

“Tomamos parte en tres Juegos Olímpicos: novenas en Sydney 2000, Atenas 2004 y Beijing 2008.”

¿Cómo era la relación humana entre ustedes? Me imagino que para estar tantos años juntas y con tales resultados, deben haber tenido una buena compenetración ¿no?

“Dentro de lo que cabe, nos llevábamos bastante bien; no estábamos de acuerdo en muchas cosas pero nos respetábamos. Salíamos a la arena y ahí éramos una, siempre en pos del triunfo.”

Nos llevábamos bastante bien; no estábamos de acuerdo en muchas cosas pero nos respetábamos. Salíamos a la arena y ahí éramos una, siempre en pos del triunfo

¿Cuándo le dices adiós al deporte activo?

“Después de los Juegos de Beijing”.

Familia, ¿estás casada, niños?

“No estoy casada aún pero mantengo una relación muy bonita y, sobre todo bien, sincera, hace cuatro años. No tuve hijos, estoy operada de fibromas, algo lamentable.

“Mi madre, fallecida desde que yo tenía 15 años, no pudo disfrutar de mis logros, lo cual lamento mucho. De mi padre, ni mis hermanos ni yo sabemos ni queremos saber. O sea, mis hermanos y sobrinos son mi familia: nos queremos mucho, nos llevamos muy bien.”

¿Qué es de la vida de Tamara Larrea en la actualidad?

“Estoy trabajando en Honduras, por la Federación de este país, primero en la isla Puerto Cortés, y ahora en otra, Roatan. Estoy aquí por 10 meses, entrenando a equipos de uno y otro sexos. Analizo y trato de erradicar sus dificultades técnicas, trabajando en su mejoramiento táctico y físico.

“Preparo a muchachos de los que saldrán los representantes de esta nación para los Juegos regionales de Barranquilla. Todavía no hay nada definido pues juegan varios torneos para decidir los que harán el equipo. Sus posibilidades reales son ubicarse entre los cuatro primeros.

“Las principales figuras: Juan Johnson de 20 años y Kevin Samir de 23, entre los hombres; y por las féminas, Damara Hynds y Giselle Brady, ambas de 33 años y ambas madres; la primera de tres niños y Giselle, de dos.”

Con toda tu experiencia, acumulada en casi tres lustros de acción, ¿para ti quiénes son las mejores parejas del voy de playa femenino en el planeta?

“Las estadounidenses Misty May y Treanor, tres veces monarcas olímpicas en Atenas, Beijing y Londres; las australianas campeonas olímpicas del 2 mil, Natalie Cook y Kerry Pottars; y Shelda y Adriana Behar de Brasil, sub campeonas en Sydney y Atenas. ¡Mis respetos!”

Y en el caso de ustedes, ¿sus más fuertes contrincantes?

“Nuestras rivales más difíciles fueron las chinas Tianjia y Wan Fei, las brasileñas Juliana y Laritza; las propias Misty May y Treanor de EEUU y Hakedal y Torlen de Noruega.

“A las tres primeras no les pudimos ganar nunca; con las noruegas siempre ganábamos pero bien pegaditas.”

¿Cómo catalogas tú al binomio Larrea-Fernández?

“Técnicamente éramos muy buenas; más Dalixia que era la de los toques. Yo era la atacadora de fuerza. “

Técnicamente éramos muy buenas; más Dalixia que era la de los toques. Yo era la atacadora de fuerza

Entrenadores que las guiaron a lo largo de la vida deportiva.

“Tuvimos a Osvaldo Abreu, que nos llevó a la Olimpíada de Beijing y a Orlando Samuel, a la de Atenas y Sydney; en esta última él era el entrenador principal.

“Nosotras respetábamos mucho a Orlando Samuel; recordarás que él era el DT del seleccionado nacional masculino de voly de sala; un técnico reconocido mundialmente. Siempre fue muy exigente con su trabajo; nos inculcaba valentía contra las rivales, nunca estaba conforme con nuestros resultados, exigía más y más”.

En 14 años de vida deportiva debes acumular un gran número de anécdotas, momentos inolvidables. ¿Me cuentas algunos?

“Tengo muchas anécdotas; una de ellas ocurrió en el año 2001. Nosotras quedamos sextas en el ranking mundial y todos los equipos nos felicitaban por nuestra actuación.

“Sin embargo, Samuel nos decía: '¿sexto? Eso no sirve; hay que ser como las de EEUU, Brasil, que son primeras del ranking.' Y ese año le habíamos ganado a las campeonas olímpicas de Sydney 2000, a las mismísimas australianas en tres sets.

“Eso motivó que muchas voleibolistas quisieran ir a entrenar con Cuba. Las dos nos llevábamos bien con Samuel, con respeto; todo era enfocado al voleibol, en querer ganar y nos demostraba que sí se podía. Hoy nos saludamos por Facebook, con gran cariño. Él está en otro país llevando hasta allá su inigualable experiencia.”

Yo guardo los mejores recuerdos de Orlando Samuel. Particularmente, un ser humano muy completo, que siempre atendía con corrección a la prensa, respetándonos en nuestro trabajo. Coincido plenamente contigo.

“Fuimos a la clasificación de los Juegos Olímpicos de Sydney. Ocupábamos el lugar 41, quedaban las paradas de Portugal y China; en las dos obtuvimos el quinto lugar; o sea, estábamos fuera de las 23 parejas del programa olímpico, pues el país sede coloca una en el número 24.

“Nosotras andábamos por un 28 y las mexicanas, en aquel tiempo Mayra Huerta y Laura Almaral, estaban compitiendo con nosotras y siempre estaban pendientes a los resultados y nosotras, perdidas: jugando a ganar sin pensar en más nada y ellas nos decían que iban delante de nosotras, que ya no lucháramos más. Pues resultó que con nuestras actuaciones en los dos últimos torneos ocupamos el escaño 19 y ellas quedaron fuera, en el lugar 25.”

¿Cuándo surge el voly de playa?¿Cuál es su técnica?

“Se jugó por primera vez en la playa Santa Mónica en el año 1985, uno de los jugadores se llamaba William Morgan. En cuanto a la técnica, es parecida al voleibol de sala, lo que cambia es que en éste se retiene un poquito más el balón y en vez de tirar de finta con la mano abierta, en la playa es con el nudillo.

“Otra diferencia es que solo juegan dos en el terreno; en sala juegan seis. Tampoco hay cambios de jugadores; es decir, si se lesiona uno de los dos es el final del partido. Se juega con señas: la mano izquierda, se bloquea en línea y la derecha, diagonal”.

Tú que has jugado en los dos, ¿cuál te ha sido más difícil?

“El de arena, claro. Somos solamente dos como te decía; se juega casi siempre al aire libre (una sola vez lo hice bajo techo y fue por la noche en los Juegos de la Buena Voluntad en Brisbane, Australia 2001).

“También tienes en contra el sol; por eso se juega con espejuelos oscuros y claros depende como esté el tiempo. La arena pesa; por lo tanto, tienes que estar bien preparado físicamente.

“El aire es otro enemigo fundamental, por lo que hay que saber cuándo está a favor o en contra. Muchas veces resulta decisivo para ganar un set o partido, si sabes aprovecharlo. Otro factor a tener en cuenta es la lluvia.

“Se viste un bikini, del mismo color la parte de abajo y el país te da el top. Se juega a 21puntos en dos sets; si hay empate se juega un tercero a 15 unidades. El cambio de terreno es a los siete puntos y sus múltiplos. En el parcial de 15, se cambia a los 5 y sus múltiplos. El capitán sólo puede pedir un solo tiempo, de 30 segundos.”

Cortesía de la entrevistada

¿Papel de la carismática Mireyita Luis, como parte de la Federación Cubana de voly, en especial del voleibol de playa?

“Mireya es lo máximo. Gracias a su prestigio tenemos hoy en Cuba los torneos NORCECA (Norte, Centroamérica y el Caribe) de voly de playa, entre otras competencias; es muy dedicada a su trabajo, le gusta que todo se haga perfecto.

“Fíjate, antes esos torneos casi no tenían nivel; siempre iban la 3era y 4ta parejas de Cuba en femenino y masculino. Nosotros nos podíamos dar ese lujo mientras los primeros binomios asistíamos a los circuitos mundiales. Pero ahora ya no.

“Ahora como acumulas puntos en los NORCECA para los Juegos Centroamericanos, Panamericanos y Olimpíadas ya las parejas están más difíciles: EEUU, Canadá, Costa Rica. Ha subido mucho la calidad de las justas en Varadero.”

¿Estado de salud actual del voleibol de playa en la Isla?

“En cuanto a las féminas, no se puede negar que han ascendido: campeonas centroamericanas y sub titulares panamericanas, pero les falta más constancia en el trabajo, seriedad, entrega, combatividad”.

¡Casi nada! Menos mal que han mejorado.

“Sobre los varones, están muy bien. Esa pareja de Nivaldo Díaz y Sergio González promete mucho; ya lo han demostrado en Centro americanos y Panamericanos así como en los Juegos Olímpicos con su quinto puesto en Río.

“Sus entrenadores Mayra Ferrer con las damas, y Leonides Regueiferos y Francisco Álvarez, varones, han puesto todo su entrega y dedicación en un trabajo, que es bien serio. Reciben mucho apoyo del presidente y comisionado de la Federación, Ariel Sainz, la coordinadora Mireya Luis y los demás directivos. Se está haciendo muy buen trabajo”.

Efectivamente, con Sergio y Nivaldo, el voly de playa cubano ha retomado la élite de ese deporte en el planeta; falta que las muchachas se sumen al empeño y se acerquen o superen a la emblemática pareja de Dalixia y Tamara.

Este artículo es de hace 2 años

Archivado en:

Julita Osendi

Graduada de Periodismo en la Universidad de La Habana 1977. Periodista, comentarista deportiva, locutora y realizadora de más de 80 documentales y reportajes especiales. Entre mis coberturas periodísticas más relevantes se hallan 6 Juegos Olímpicos, 6 Campeonatos Mundiales de Atletismo, 3 Clásicos

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Julita Osendi

Graduada de Periodismo en la Universidad de La Habana 1977. Periodista, comentarista deportiva, locutora y realizadora de más de 80 documentales y reportajes especiales. Entre mis coberturas periodísticas más relevantes se hallan 6 Juegos Olímpicos, 6 Campeonatos Mundiales de Atletismo, 3 Clásicos