Trabajadores de CMBF. Foto © CMBF.

La emisora CMBF cumple 70 años

Este artículo es de hace 2 años

Cuando en los años noventa hubo numerosos criterios respecto a la saturación de música popular bailable, es decir de timba y salsa, con la consecuente marginalidad que entonces empezaba a fomentarse en Cuba, varios músicos protestaron por las críticas y respondieron que simplemente ahí estaba Radio Musical Nacional para los que no quisieran oír el mismo tipo de música todo el tiempo.

Independientemente de los excesos en favor de uno u otro género en la radio cubana, lo cierto es que CMBF ha sabido conservar, a lo largo de setenta años, su aire de distinción gracias a la fidelidad no solo a la música de concierto, sino también a la que acompaña al ballet y el cine, además de prestarle atención a otras manifestaciones artísticas como el teatro, las artes plásticas, y la literatura.

A propósito de los setenta años de la emisora, se le entregó el diploma Nicolás Guillén, que otorga la Unión de Escritores y Artistas de Cuba a instituciones y personalidades destacadas por sus aportes al desarrollo de nuestra cultura. También se cancelaron sellos postales dedicados a compositores e intérpretes de la llamada música clásica, en cuya difusión, como ya explicamos, se especializa CMBF.

La emisora ha contribuido a la educación estética de los cubanos, que tienen la posibilidad de disfrutar de las mejores grabaciones de sinfonías y conciertos, óperas y música de ballets, de modo que un oyente fiel de su programación se familiariza con una parte de lo mejor que el espíritu humano ha creado en términos musicales.

La emisora salió al aire por primera vez el 25 de abril de 1948 a las 10:00 de la mañana, dentro del circuito CMQ, cuyos intereses comerciales fueron sobrevolados por el emprendedor pianista y musicólogo Orlando Martínez, quien defendió a capa y espada la idea de que en La Habana existiera un canal radiofónico dedicado exclusivamente a la llamada música clásica.

Como reconoce Pedro de la Hoz en el periódico Granma, “parte del sólido fundamento cultural de CMBF se debe al prestigio intelectual y sentido de pertenencia de quienes asumen la programación. Para cualquier medio radial es un verdadero lujo contar con Ángel Vázquez Millares, quien más ha hecho entre nosotros por cultivar la pasión hacia la ópera y la zarzuela; Juan Piñera, uno de nuestros más fecundos compositores y tenaz promotor de los autores e intérpretes cubanos; y el compositor y guitarrista Luis Manuel Molina, que nos alegra las primeras horas de la mañana con joyas de la música barroca y renacentista”.

CMBF es un verdadero lujo del espacio radial cubano. Un privilegio. Un placer para todos aquellos que aman la música más hermosa y compleja, alimento del espíritu. Representa la máxima aspiración, lograda, de quienes hacen cultura a través de la radio.

Este artículo es de hace 2 años

Archivado en:

Joel del Río

Joel del Río. Periodista, crítico de arte y profesor. Trabaja como redactor de prensa en el ICAIC. Colabora en temas culturales con algunos de los principales medios en Cuba. Ha sido profesor en la FAMCA y la EICTV, de historia del cine y géneros cinematográficos.

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Joel del Río

Joel del Río. Periodista, crítico de arte y profesor. Trabaja como redactor de prensa en el ICAIC. Colabora en temas culturales con algunos de los principales medios en Cuba. Ha sido profesor en la FAMCA y la EICTV, de historia del cine y géneros cinematográficos.