Valle de los Ingenios Foto © Carlos Luis Sotolongo/ Escambray

Restauran antiguas mansiones de Trinidad para acoger turistas

Este artículo es de hace 2 años

La casas-haciendas de Guachinango y Buena Vista, exponentes arquitectónicos de la opulencia azucarera en la Trinidad de los siglos XVII y XIX, volverán a la vida en unos meses tras un proceso de restauración que busca incorporarlas a la vida turística de esa popular localidad.

Según recoge el diario local Escambray, las obras de rehabilitación en Guachinango cubrieron la sustitución total de la cubierta y ahora se centran en las labores de la cocina y el restaurante, así como en el acomodamiento de dos habitaciones para el alojamiento de turistas.

Esta casona, de alto valor patrimonial, es la única sobreviviente en el valle de los Ingenios de Trinidad cuya hacienda se dedicó enteramente a la ganadería.

También se realizaron numerosas intervenciones en el resane de las paredes exteriores e interiores, que, en este último caso, requiere de extremo cuidado dada la existencia de pinturas murales y otros elementos decorativos originales.

El Ministerio del Turismo asumió de igual forma la rehabilitación de la casa-hacienda de Buena Vista, “con marcada singularidad en toda la región pues su arquitectura está más cercana al estilo neoclásico europeo, que a la corriente vernácula en boga en su tiempo”, reseña el periódico.

En este inmueble ya finalizó la consolidación estructural, así como los repellos interiores y exteriores y la sustitución de la carpintería, labores seguidas de cerca por los especialistas de la Oficina del Conservador de la Ciudad y del Valle de los Ingenios.

En el área exterior de esta casona se construirá una cafetería y se priorizará el fomento de la jardinería, una de las distinciones de esa mansión desde la etapa colonial.

De este inmueble también se aprovecharán sus cuatro habitaciones para el hospedaje. Ambas haciendas estarán listas para la mitad del actual año, según estimaciones del Mintur.

Autoridades del Turismo explicaron al medio que las casas no se incorporarán como tal a la red de alojamiento a turistas, sino que sus actividades quedarán enmarcadas en lo extrahotelero, y vinculadas al desarrollo del senderismo y las excursiones en el conocido valle.

Según recoge Escambray, la fase inicial del proyecto de recuperación de las mansiones en esa región comprende ocho inmuebles más. Unos de ellos acometidos por el Mintur (Buena Vista, Guachinango, Las Bocas, Algaba y Manaca Iznaga); otros por la Oficina del Conservador (Guáimaro y San Isidro de los Destiladeros) y otros por la Empresa Nacional para la Protección de la Flora y la Fauna (El Abanico).

Este artículo es de hace 2 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985