Bruce, junto a su madre. Foto © Cortesía de Bruce

Un ataque al corazón hizo que este hombre se reencontrara con su madre biológica luego de 45 años

Este artículo es de hace 2 años

El coronel de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, Bruce Hollywood, se reencontró con su madre biológica luego de 45 años, gracias a un ataque al corazón que este sufrió en 2005.

Mientras el hombre se dirigía al hospital en la ambulancia y analizaba lo que había sido de su vida todo este tiempo, se reprochó dos cosas: no poder ayudar a su hijo a ingresar a la universidad y no haber conocido nunca a su madre biológica. 

Cuando rebasó el ataque al corazón, decidió comenzar a buscar a su madre. 

En 1960, una japonesa dio en adopción a su hijo a una pareja de estadounidenses que vivía en la estación militar norteamericana en Japón. Según informó The Washington Post, la razón por la que entregó al niño era para que tuviera una mejor vida en Estados Unidos. 

"Siempre supe que era adoptado porque mis rasgos son asiáticos y mi padre de ascendente irlandés y mi madre noruego. Y ellos siempre me decían: 'Nosotros te escogimos a ti de forma especial. Tú eres incluso más especial que cualquier otra persona", dice Hollywood.

Sus padres adoptivos siempre estuvieron de acuerdo en que conociera a la mujer que lo trajo al mundo y le dieron el nombre de la señora. Incluso hablaron sobre pagarle un boleto a Japón, pero Hollywood nunca mostró interés por esto hasta que estuvo al borde de la muerte. 

Hollywood comenzó a buscar información sobre su verdadera madre en la embajada de Japón en Washington y en la embajada estadounidense en Tokyo, pero no encontró dato alguno. Ni la ayuda de un detective que contrató pudo darle pistas. 

"Y pensé: sabes qué, lo intenté. Hice todo los esfuerzos que pude. Y simplemente no tuve suerte", dijo. 

Unos meses después, conoció en el aeropuerto de Dulles en Washington a Harry Harris, quien es comandante de las Fuerzas Armadas estadounidenses en el Pacífico y quien está nominado para ser embajador en Corea del Sur. Hollywood le contó su historia, pues la madre de Harris también era japonesa. 

"Le conté que había tenido un ataque al corazón y que intentaba encontrar a mi madre. Y él me dijo: 'Bruce, te puedo ayudar'. Y yo le respondí: "Sabes qué, eres un almirante y todo, pero no puedes ayudarme. Ya fui a las embajadas. Intenté por otros medios, y tú no me puedes ayudar". 

Por su parte Harris le dijo: "Sabes, Bruce, en serio te puedo ayudar".

Foto: Cortesía de Bruce

A los 10 días, Hollywood recibió una llamada: "Coronel Hollywood, es muy grato informarle que hemos encontrado a su madre: Nobue Ouchi. Yo dije: 'Oh, Dios mío, esto es maravilloso. Me tienen que ayudar a escribir una carta. Quiero que sea precisa y quiero que sea culturalmente sensible. Ustedes me tienen que ayudar", cuenta. 

"No habrá ninguna carta. Ella lo llamará en 10 minutos, y ella no habla inglés. ¡Buena suerte!", le dijeron. 

Cuendo luego atendió el teléfono su madre lloraba. Hollywood encontró un intérprete que facilitara la conversación entre ambos y quien le informó que su madre cumplía al día siguiente 65 años.

La madre, según cuenta, nunca se había casado porque decía que su corazón pertenecía a un solo hombre. "Y ese eres tú, ella sabía que regresarías", le dijo el intérprete a Hollywood. 

La madre, incluso, tenía un bar restaurante cuyo nombre era Bruce.

"Yo pensé: 'O esta es la historia más increíble que he escuchado o esta señora está loca y las cosas que me dice no son ciertas", dijo Hollywood.

Luego de 10 días, Hollywood viajó a Shizuoka, la ciudad japonesa donde vivía su madre, quien le contó que su padre era un militar estadounidense que fue transferido de vuelta a Carolina del Sur, quien le había prometido matrimonio pero la abandonó embarazada.

Según cuenta Hollywood, en su primera visita a Japón su madre no se despegó de él, cuando él salía a correr y regresaba, ella lo esperaba preocupada. 

La madre llegó a ir a Washington en algunas ocasiones y su hijo la visitó cada vez más Japón. Tres años después, Nobue murió de un ataque al corazón. 

El hijo cuenta que "en estos últimos 12 años finalmente descubrí mis raíces japonesas. Antes de eso, yo no tenía ninguna identidad japonesa. Yo solo tenía facciones japonesas, pero nada más, y mientras más me involucré con mi comunidad más orgulloso me volví de mi herencia".

Con información de Infobae

Este artículo es de hace 2 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985