Procesión de la Virgen de la Caridad por Centro Habana Foto © www.cubahora.cu

Madre de todos los cubanos, la Caridad del Cobre simboliza reconciliación y armonía

Esta noticia es de hace 2 años

En la oración a la Virgen de la Caridad del Cobre, colocada por el Papa Francisco en la peregrinación al Santuario Nacional, se ruega a la Madre de Cristo, que “vino a visitar nuestro pueblo, y quiso quedarse con nosotros como Madre y Señora de Cuba, a lo largo de su peregrinar por los caminos de la historia”.

En esa misma oración, se sustituyen las apelaciones a la Caridad de Cobre, o a la Patrona de Cuba, y se la llama, con toda propiedad, “Madre de todos los cubanos”, “signo de esperanza y centro de comunión fraterna”.

Luego, se alude a los que están dentro y fuera de la Isla, y se le pide a la Virgen que interceda por nosotros, “con tu corazón maternal”. También se pide que acreciente nuestra fe, avive la esperanza, aumente y fortalezca en nosotros el amor.

Más adelante se lee, en consonancia con el espíritu maternal de la Patrona de Cuba: “Ampara nuestras familias, protege a los jóvenes y a los niños, consuela a los que sufren”.

Para concluir la oración, se apela a la Virgen como Madre de la reconciliación, y se le pide que reúna a su pueblo disperso por el mundo, y haga de la nación cubana un hogar de hermanos y hermanas.

Las menciones a la Caridad del Cobre, en tanto Madre de todos los cubanos, se relacionan  con una larga tradición que se remonta a la primera aparición, en 1612, en la Bahía de Nipe, a tres esclavos muy humildes, de raza negra e india.

Según cuenta la tradición, la imagen de la Virgen con el Niño Jesús en brazos --la misma imagen que hoy es objeto de veneración por los cubanos-- se acercaba flotando en una tabla, donde podía leerse la frase Yo soy la Virgen de la Caridad.

A través del sincretismo religioso, la Virgen de la Caridad conserva su aura maternal. Los yorubas la identificaron con Oshún que es la dueña del cobre, es protectora de las parturientas y tenía fama de caritativa y misericordiosa. La Iglesia católica también utilizó la imagen en cintas de raso para proteger a las mujeres embarazadas y en el parto.

Durante las guerras de independencia de Cuba, las tropas del Ejército Libertador manifestaban gran devoción por la Virgen de la Caridad y se encomendaban a ella. En la actualidad, las personas que visitan el Santuario suelen volver a sus hogares con diminutas piedras de cobre. Se dice que quienes las poseen cuentan con una especial protección para ellos y sus familias.

En 2011, la Caridad del Cobre fue llevada en peregrinación por toda la Isla con motivo de la conmemoración del 400 aniversario de su aparición.
 

Esta noticia es de hace 2 años
Archivado en:

Joel del Río

Joel del Río. Periodista, crítico de arte y profesor. Trabaja como redactor de prensa en el ICAIC. Colabora en temas culturales con algunos de los principales medios en Cuba. Ha sido profesor en la FAMCA y la EICTV, de historia del cine y géneros cinematográficos.

Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.