Cepero Brito al centro, micrófono en mano Foto © Ecured

A los cien años de José Antonio Cepero Brito, líder de la animación televisiva en Cuba

Este artículo es de hace 2 años

Muy conocido y respetado, antes y después de la Revolución, José Antonio Cepero Brito llegó a la radio a finales de los años treinta como anunciador y presentador de números musicales. En 1945 fue llamado por laCMQ, que lo establece en una plaza fija como locutor exclusivo.

Hasta que se presenta CMQ Televisión, Cepero Brito perfeccionó su oficio de locutor radial en géneros como la publicidad, narración de novelas y noticieros. En 1950 se encontraba entre los fundadores de la televisión en Cuba.

Cepero era famoso como buen narrador de anécdotas. Una de las famosas, tenía que ver con un espacio pagado por una firma de café. Los dueños le mandaron, a fin de año, dos paquetes de su producto. Al locutor le pareció ridículo, y se los devolvió con una nota donde les decía que él lo anunciaba, pero que no lo tomaba. Los dueños se molestaron y lo sacaron del programa, pero sus ventas comenzaron a decaer y pidieron que volviera. Exigió el doble del salario, y cuando alguien le preguntó por qué cobraba el doble le respondió: “Tú tomaste café y yo no”.

En los primeros años sesenta, la voz de Cepero Brito resonaba en numerosos actos revolucionarios, e incluso fue de los que informó al pueblo el triunfo en Playa Girón.  Unos años después, se convirtió en un clásico de la animación televisiva cubana, por su tono elegante y culto en dos programas devenidos clásicos: Detrás de la fachada y Escriba y lea, además de cientos de galas musicales, el Noticiero Nacional de Televisión, y programas especiales como el concurso Adolfo Guzmán.

En esa sitcom costumbrista que fue Detrás de la fachada, que estuvo al aire durante más de veinte años, Cepero Brito se hizo tremendamente popular junto a su amiga, y también figura protagónica de la televisión cubana, Consuelito Vidal. El éxito estaba en el contraste de personalidades, chispeante y deslenguada, ella, comedido y sobrio, él.

Muy elogiado por su combinación de entretenimiento y didactismo, Escriba y lea obligó a Cepero Brito, según confesó muchas veces, a incrementar su cultura hasta un alto nivel, para poder lidiar con el panel de prestigiosos intelectuales aplicados a descubrir una cierta incógnita.

En alguna ocasión Cepero Brito explicó de esta manera el secreto del éxito: “La locución depurada se puede lograr con buena voz, dicción y técnica, sin embargo la animación es otra cosa, hay que tener agilidad mental, no se puede descuidar el estudio sistemático, porque se requiere de una cultura amplia, buen nivel de información, ser capaz de asumir cualquier situación sin un guión y hacerlo mejor que si estuviera escrito. La animación es el escalón más alto de la locución y de la actuación”.

Cepero Brito falleció el 20 de julio de 1989, cuando ya era considerado, desde hacía años, cátedra de la animación televisiva en Cuba, junto con Germán Pinelli y Consuelo Vidal.
 

Este artículo es de hace 2 años

Archivado en:

Joel del Río

Joel del Río. Periodista, crítico de arte y profesor. Trabaja como redactor de prensa en el ICAIC. Colabora en temas culturales con algunos de los principales medios en Cuba. Ha sido profesor en la FAMCA y la EICTV, de historia del cine y géneros cinematográficos.

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Joel del Río

Joel del Río. Periodista, crítico de arte y profesor. Trabaja como redactor de prensa en el ICAIC. Colabora en temas culturales con algunos de los principales medios en Cuba. Ha sido profesor en la FAMCA y la EICTV, de historia del cine y géneros cinematográficos.