El Mundial que yo veo: El flan argentino

Partido Argentina-Islandia (1-1)

Selección Argentina / Twitter
Selección argentina. Foto © Selección Argentina / Twitter

Este artículo es de hace 3 años

Cada cual entiende el fútbol –y el Mundial- como le viene en ganas. Es un derecho que nos asiste a todos. Esta columna sintetiza mis impresiones de cada jornada en la fiesta mayor del deporte más hermoso del mundo.

La jornada

Argentina es un país enorme, con jugadores grandes y una historia gigantesca; Islandia tiene menos de 400.000 habitantes y este Mundial marca su debut en la principal escena futbolística. Pero más vale no aferrarse a lo pasado: la albiceleste se clasificó angustiosamente en la última fecha de las eliminatorias, y los vikingos se gastaron el alarde de encabezar su grupo sobre Croacia, Ucrania y Turquía.

Así y todo, al comienzo hubo buenas noticias. Al comienzo Higuaín no era de la partida titular –bravo por Sampaoli- y el Kun Agüero se encontraba con el gol tempranamente, como anunciando que esta vez no sería más de lo mismo. Simple y llana ilusión.

Los islandeses respondieron enseguida con esa sangre fría que traen de las tierras del norte. Llenas de barbas rojas, las tribunas hacían una fiesta colosal, convencidas de que el rival estaba a tiro.

Y vaya si era así. Argentina, que es un gran productor de carne vacuna, podría serlo también de flanes industriales si exportara debidamente su defensa. Para colmo, Di María era una anécdota en el campo, Lucas Biglia solo existía como un paisaje a oscuras, y Messi batallaba, insistía, pero muy lejos de vivir su día más lúcido.

El ‘10’ tuvo actitud, mas no eficacia. Tiró y tiró, unas veces entre los tres palos; en otras, desviado.

Ensayó varias gambetas que los muros islandeses rechazaron. A cada rato se quedó esperando alguna devolución de pared que nunca se intentó. Sin embargo, en el tramo decisivo erró un penal y eso pesó en que ahora se compliquen las cosas de cara a los octavos. Mal no estuvo, pero de todos modos quedó en deuda.

El gol

El cañonazo que sacó el Kun dentro del área.

El equipo

Islandia, más brava que cualquiera.

La individualidad

El meta Halldorsson, que aseguró el empate con sus estiradas.

El fiasco

Con la venerable excepción de Mascherano, la zaga argentina levantó un monumento a la vergüenza.

Archivado en:

Artículo de opinión: Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de CiberCuba.


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Michel Contreras

Periodista de CiberCuba, especializado en béisbol, fútbol y ajedrez.

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba