El Mundial que yo veo: Pírrica Francia

Esta columna sintetiza mis impresiones de cada jornada en la fiesta mayor del deporte más hermoso del mundo.

Twitter@fifaworldcup_fr
Mundial de Fútbol 2018 Foto © Twitter@fifaworldcup_fr

Este artículo es de hace 3 años

Cada cual entiende el fútbol –y el Mundial- como le viene en ganas. Es un derecho que nos asiste a todos. Esta columna sintetiza mis impresiones de cada jornada en la fiesta mayor del deporte más hermoso del mundo.

La jornada

Después del primer minuto de partido, cuando Kylian Mbappé se construyó una vía expedita hasta la meta y pareció que los cielos se iban a cerrar para la pobre Australia, la Francia multirracial de Deschamps tuvo un solo color, y ese fue el gris.

Todo el caché de un grupo con Umtiti y Varane, Pogba y Kante; todo el vértigo de un equipo poseedor de una posta corta de relevo en el ataque..., se diluyó en la nada, que es la especialidad de su contrario. Reduccionismo o muerte: debería rezar en las camisetas amarillas de unos Canguros dirigidos por ese teórico del antifútbol, Bert Van Marjwick.

Eran los millonarios enfrentados con el proletariado. Los rudos labriegos de la isla-continente llegaron al césped conscientes de su incapacidad para llenar de trazos finos aquel lienzo, y convirtieron el pincel imaginario en una lanza. Lo suyo, más que el deporte, es la batalla.

Así, mientras uno de los rivales se acogía a la máxima sabia del “conócete a ti mismo”, el otro naufragaba en el lodazal de su escasez de ideas. En lugar de nadar por las aguas de la creación, Francia optó por chapotear desde la más elemental afición por la ignorancia.

Les Bleus no merecían recompensa, y por eso el mismo VAR que salió en su defensa decretando un penal, los castigó invirtiendo la moneda al poco rato. Demasiado talento hay en sus botas como para necesitar de ayudas contra Australia.

Al final, Pogba salvó el orgullo con un gol revestido de suspenso (Ojo de Halcón mediante), pero ello no bastó para atenuar el desaliento de su gente.

El gol

Puesto a elegir, el de Pogba, que por lo menos lo hizo en movimiento.

El equipo

Australia, trabajadora infatigable y valerosa.

La individualidad

Aaron Mooy, quien casi dio la vida en el terreno.

El fiasco

Francia. Todo el equipo.

Archivado en:

Artículo de opinión: Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de CiberCuba.


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Michel Contreras

Periodista de CiberCuba, especializado en béisbol, fútbol y ajedrez.

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba