Memoria del Exilio: "Rendición de cuentas en clave de chat"

Cada oración lleva un sonidito.

Juan Carlos Cremata.
In Wonderland. Foto © Juan Carlos Cremata.

Este artículo es de hace 3 años

- Mijo, ¿qué es de tu vida?

- Ando. ¡Que es bastante!

- No he sabido de ti, ni en los centros espirituales.

- Casi, casi, que me arrastro.

Pues, ¡levántate y anda!

- ¿Perdón?

Sonó eso muy a Mariana, ¿no?

-  Cuando me siento peor, me consuela el pensar, que estoy mucho mejor aquí, que si estuviese en Cuba.

¡Ponle el cuño!

-  Allá me condenaron a no disparar, nunca más, un chícharo.

-  No tendría un centavo. Aunque acá, ahora, no gane un quilo.

-  Pasaría mucha más hambre.

-  Odiaría despiadadamente al calor sin aire acondicionado por todas partes.

-  Un ventilador nacional reclamaría aullando como Luz Marina Romaguera.

* Protagonista de Aire Frío de Virgilio Piñera.

-  Y tendría mucho menos acceso a Internet.

-  Y a mí, con los años, se me ha hecho crónico el decir lo que pienso.

-  Soy, cada vez más, cardíaco a estar informado.

-   Principalmente en materia de arte.

-   Y sobre Cuba, siempre he aprendido, mucho más, estando fuera de ella que dentro.

-   ¿Pero, cómo te sientes?

-   Ahí. Más o menos. Unos días más arriba, otros bien abajo.

-   Antes, pensaba en mi madre a cada rato.

-   Ahora no dejo de evocarla en cada cosa que hago.

-   C´est la vie! Es normal.

-   Ayer recibí los satisfactorios resultados de mis usuales chequeos médicos.

-   Y extraño mucho el llamarle para tranquilizarla.

-   Nadie se preocupaba más por eso que ella. ¡Todo está bien y va a ser mejor, mami!

-   El dolor y la soledad se acrecientan.

-   He pensado mucho en lo que me aconsejaste hacer.

-   ¿Qué cosa?

-   Lo de intentar sin…* llorando para así liberar el luto, mi angustia y la perenne ansiedad.

* Fornicar.

-   O todo a la vez. ¿Cómo te fue?

-   Nulo, mima. No he derramado ni una lagrimita.

-   ¡No me digas!

-  Como lo lees. Invoqué hasta a las musas de Gina Cabrera y Moraima Secada. Pero, nada.

-  Debe ser que, cuando estoy templando, lo único en lo que NO pienso, es en lo que puede entristecerme.

-  O que, los encuentros cercanos de tercer tipo están en plan de ahorro y me cortan el agua en las glándulas lagrimales.

-  Como hace cuatro semanas padece la cuadra en la que sobrevive mi hermano menor, en Nuevo Vedado, en la Habana.

-  Estoy seco por igual. No me cae ni un chorrito de líquido en la cisterna.

Pero, y… ¿de salud?

-  No tengo problemas, como te dije.

-  ¡Al menos, por fuera!

-  En mi caso, invariablemente, la procesión va por dentro.

-  No obstante y siguiendo con el tema de la templeta-hiper-dramática-pasada-por-agua-y-liberadora, traté de concentrarme en el conflicto sirio.

-  En el bloqueo imperialista.

-  En Norcorea.

¡Del patio, por favor, ni hablemos!

-  Probé con los niños segregados en la frontera amurallada.

-  La situación en Nicaragua y Venezuela.

-  Con los precios elevados de los agromercados en Cuba.

-  Y hasta en la rara enfermedad - causada por la picada de una garrapata - que cogió la cantante mexicana Thalía.

-  Y que le hace publicar estupideces - en las redes sociales, a toda hora - sobre su vida diaria, que a nadie le interesa.

-  Pero, todo eso me da tristeza, pereza, tibieza o flojera.

- ¿A quién no?

-  Se me apagan las ganas de repello y ni se me para.

¡Qué cosa, chico!

-  Y si me pongo a pensar - en medio del chaca chaca - en cómo engatusan a la población de la Isla, con discusiones, sobre una Constitución de marras.

-  Aprobada de antemano.

-  Confeccionada a la medida del presidente de la comisión encargada de redactarla.

-  Sometida a los reglamentos de un Partido vetusto, arbitrario e improductivo.

-  Mientras establecen - sin discusión popular alguna - el infame Decreto-ley 349, que amordaza las libertades propias e intrínsecas del arte.

-  Sin explicación de ningún tipo.

-  Porque no tiene otra razón que el control.

Como toda arbitrariedad.

-  ¡Duro, directo a la cara, sin guante ni vaselina!

-  Me da una rabia de pin…

-  Una furia, tan tremenda, que raya en indignación.

¡No es para menos!

-  Quien llora es a quien le toca soportarme enfrente.

-  La ira me domina, se apodera de mí.

-  Y me pongo, como me pongo.

¡Candela pal sindicato!

-  Qué va, prefiero templar poniéndole cráneo y sin mucho cerebro.

Yo creo que tú estás más loco que una cabra.

-  Y yo, que tú eres tronco de comemierda, si es que ahora lo notas.

No. Lo sospeché desde que te conocí.

- Pues, mira, me cuesta - cada vez más - ver mejor.

- Causa es de mi presbicia voraz, galopante y creciente.

- Pero ¡para lo que hay que ver!, voy tirando con lo que distingo.

- Por otro lado, mi bruxismo está a punto de jamarse la férula que preciso para dormir, so riesgo de despertarme con la desagradable sorpresa de que me he masticado mis propios dientes.

- Acabo de despedirme, a tiempo, de un intento de gripe que por poco me saca del aire.

- Pero estoy bien, voy tirando.

- ¿Por qué no vas a verte con un 'babalao'?

- Ya no creo. Ni en eso ni en nada más.

- Sigo entero.

- Todavía.

- Sobre todo, de mente.

- Sobreviviendo entre sentires, diretes, decires y delirios.

- Duermo bien.

- Sueño.

- Pienso.

- Evoco lo poco que el Alzheimer me deja.

- Por eso, no me acuerdo muy bien sobre qué veníamos discursando.

- Ni el porqué te estoy escribiendo todo esto.

- Ven acá y de tu residencia, ¿qué?

- Bien, ¿y tú?

- Ja, ja, ja, ja.

- No te rías. Llevo ya cuatro meses desempleado en una explayada reclusión domiciliaria.

- No tengo noticia alguna de la renovación de mi permiso de trabajo.

- Extravié mi tarjeta de seguro social. O me la robaron.

- Y cuando fui a pedir una nueva me la negaron por no tener la autorización de empleo.

- Todo es como un perro mordiéndose su propia cola.

- Fui de nuevo a Inmigración y me aconsejaron, por lo bajito, que me buscara el apoyo de un político.

- Me dieron la dirección de una oficina cercana. Empero, allí, cuando llegué, me remitieron a quien me correspondía por mi circunscripción.

- Nada, que el fantasma de la Oficoda recorre el mundo, traspasa allende los mares, e impertérrito, orondo y febril, persigue sigiloso cada uno de mis pasos migratorios.

- ¿Y?

- La que me toca por mi demarcación, fue tildada, en cierta ocasión - de cuyo impacto procuro olvidarme - con el apelativo de loba feroz.

- Ay, mi madre.

- Pero, fue llamada así por el más despreciable de nuestros depredadores coterráneos.

- Que adjudicaba epítetos a todo el que le llevara la contraria.

- Cuando no podía acallarle. O, simplemente, desaparecerle del mapa.

- ¡Ni nombrarlo me atrevo!

- Tengo entendido que, esa señora, en cambio, es buena madre.

- Y además una declarada defensora de los derechos homosexuales.

- Así que, si un indiscutible animal fiero, con un expediente mucho más enjundioso en injusticias, me cambió el cuento, ¿cómo puedo creerle?

- ¡Tanto nos tupió!

- Entonces, me fui a verla. La historia es comiquísima. Pero, no sé si puedo contarla entera.

- ¿Por qué?

- Porque no se ha acabado. Es decir, todavía no tengo respuesta.

- ¡Ah!

- El caso es que, mientras esperaba para ser atendido en aquella oficina, se apareció una señora, exigiendo ver a la delegada, en un tono bastante exaltado.

- Se identificó - a todo pulmón - como nicaragüense.

- Y agregó que había sido reconocida en un congreso internacional.

- Con el nombre de un pueblo que yo en mi vida, ni siquiera, había oído nombrar.

- Sonaba parecido a Chuquimamata.

- Decía que lo de ella era urgente.

- Que en sus manos estaba la solución para el calentamiento global.

- Gritaba que todo iba a explotar.

- Y que, por no haber sido escuchada, los volcanes están como están.

- No te puedo creer.

- Aquella mujer parecía un tifón emitido en vivo y en directo.

- Una emulsión de gases metano, butano y propano.

- Orquestada por Fulano, Mengano y Esperancejo.

- Porque también, se refirió a la emergencia de desenmascarar a comunistas, infiltrados en Miami, que piden asilo, como refugiados políticos.

- Tragué en seco.

- Si a mí, el FBI me investiga, pensando que soy del G2 y la seguridad cubana desconfía porque me cree de la CIA…

- ¿Dónde coño me iba a meter si a ese movimiento telúrico le daba por cogerla conmigo?

- Que era el que estaba más cerca de ella.

- Igual, tremendo show me eché.

- ¡Y de gratis!

- Era como una mezcla de lo poco que he soportado ver en Telemundo, Univisión, FOX, CNN, CBS, ABC, Cubavisión, Telerebelde, los Canales Educativos - uno y dos - y las cientos de cadenas-dedicadas-a-estupidizar.

- O sea, que el espectáculo fuera de la programación te jodió la entrevista, ¿no?

- No, mima, no. Me la hizo más entretenida.

- Lo más simpático de todo aquello, es que, por detrás de la ventanilla de Atención al Público, le explicaban, una y otra vez, a aquel fenómeno-atmosférico-fuera-de-temporada, que la diputada no se encontraba allí. Y ni siquiera estaba presente en la ciudad.

- Para mí, funcionó como una eficiente telonera.

- Porque se retiró, dando alaridos. ¡Ella lo que no quiere es recibirme y se va a arrepentir!  Y amenazando a los cuatro vientos, con que se iba a aparecer allí, con un equipo de televisión, para que el planeta entero lo supiera.

- Menos mal que había ido vestido, más o menos, presentable. Fue lo que me dio por pensar.

- ¡La debacle!

- ¡El acabose!

- En fin, que cuando me hicieron pasar a la oficina, del primer asistente de la congresista, después de los graves, e impostergables, problemas planteados, por aquella combatiente medioambiental, la exposición de mi contratiempo vino a ser como pedirles auxilio, porque una hojita se había deshojado, boba, mariposeando, escapada de la rama de un árbol.

Archivado en:

Artículo de opinión: Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de CiberCuba.


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Juan Carlos Cremata Malberti

Director de cine y guionista cubano. Se graduó en 1986 de Teatrología y Dramaturgia, en el Instituto Superior de Arte (ISA) de La Habana, posteriormente cursó estudios en la Escuela Internacional de Cine de San Antonio de los Baños graduándose en 1990.

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba