Aguas acumuladas en Villa Clara Foto © CiberCuba

Hospitalizan en escuelas a enfermos de dengue en Villa Clara

Este artículo es de hace 2 años

Villa Clara atraviesa una preocupante situación epidemiológica, y hasta las propias autoridades sanitarias han reconocido que existen condiciones para que se origine una epidemia de grandes proporciones de dengue hemorrágico.

Hoy se mantienen en cuarentena los pacientes con síntomas febriles, pero son tantos los casos que se detectan a diario que las unidades hospitalarias resultan insuficientes y ha sido necesario habilitar camas de ingreso en distintos centros e instituciones del territorio, fundamentalmente de la red educacional.

El mayor centro de aislamiento de la ciudad se encuentra ubicado en las instalaciones de la desaparecida Escuela de Trabajadores Sociales, en la periferia urbana; sin embargo, lo que resulta inconcebible es que en ese mismo sitio también estudian menores de edad pertenecientes al seminternado Martha Abreu.

No ha faltado la queja oportuna de padres y maestros, ante una situación que consideran realmente insostenible dado el alto riesgo que entraña para los menores de edad quedar infectados por dengue, zika o chikunguña, infecciones atendidas en el improvisado hospital que han situado en uno de los edificios del complejo educativo.

“Por muchas explicaciones que me den los médicos no logro entenderlo, ni tengo como explicárselo a los padres, que se quejan a diario”, argumenta Odalys, una de las maestras que imparte sus clases a la vista de los pacientes ingresados allí. “Tienen que mover el hospitalito o tienen que movernos a nosotros, pero juntos no podemos estar”, concluye ella.

Pero la dirección de salud pública hace oídos sordos ante la situación, dada la escasa disponibilidad de camas, y viéndose obligada a servirse de la infraestructura de que dispone el antiguo centro interno donde se albergó en su momento a los trabajadores sociales.

Pero los pacientes con cuadro febril le temen más a la hospitalización que a su propio malestar, pues asumen que, si su fiebre tuviera una causa distinta igual quedarán vulnerables una vez sean ingresados. Y no les faltan razones, pues tanto las enfermeras como los internos han denunciado frecuentemente las perniciosas condiciones que existen en el lugar, con sábanas y mosquiteros sucios, escasos baños, y una pésima alimentación, entre los señalamientos más recurrentes. No en vano algunos doctores les sugieren a quienes llegan a consulta que permanezcan a discreción en sus hogares.

“A mi hija le he debido comprar un repelente, que además me costó carísimo. Se lo pongo antes de salir de la casa, y le digo que vuelva a aplicárselo a la hora del receso”, nos cuenta una madre residente en el Reparto José Martí, cercano a la escuela-hospital. “Este dengue es del malo, y sobre todo para los niños”, argumenta ella con justa preocupación.

En declaraciones recientes las autoridades médicas han dado a conocer que en Santa Clara existe transmisión de dengue tipo II, un serotipo del virus que puede afectar particularmente a los grupos más vulnerables.

Este artículo es de hace 2 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.