José Pablo Cuesta Foto © Jit

Industriales derrota a Artemisa en 12 innings y alcanza a Ciego de Ávila en el primer lugar de la pelota cubana

Este artículo es de hace 2 años

En el juego más largo de la temporada, al menos en cuanto a entradas se refiere, un choque que parecía de Play Off, o de película, o de Play Station, Industriales derrotó a Artemisa en 12 entradas para atrapar a Ciego de Ávila en el trono de la 58 Serie Nacional de Béisbol.

Especialmente difícil de reseñar, impredecible hasta el último inning, muy entretenido y sugerente, el juego lo abrió ganando Industriales marcándole par de carreras en el segundo episodio a Yulieski González, lo que amenazó con repetir el desnivel acontecido la víspera, cuando los azules vencieron por abultado marcador a Artemisa, cuya ofensiva se encuentra disminuida por las ausencias de dos de sus principales bateadores, incluido su superprospecto y habitual cuarto bate, Lázaro Hernández Sierra.

Sin embargo, un capítulo después, el industrialista en el exilio Jorge Enrique Alomá destrozó la ventaja con Grand Slam que le costó el box al abridor Adrián Sosa y le cortó las alas a su antiguo equipo, pero que volvieron a crecerles en el sexto episodio cuando Stayler Hernández imitó, pero sin nadie en base, a su archirrival este año en el liderato de los bateadores.

En el octavo inning, tras la salida de Yulieski, quien se fue haciendo grande a medida que el juego avanzaba, Yosvani Peñalver le pegó un indiscutible al cerrador José Ángel García para conseguir el abrazo a 4.

Si héroes tuvo este choque fueron dos: Peñalver, quien volvió a empatar, esta vez a 5, en el inning 11, luego de que ambos elencos se fueran en blanco en el décimo a pesar de la novedosa y (desde el día de su nacimiento) decadente regla IBAF, y José Pablo Cuesta, quien cargó con el choque desde el inicio del extrainning, colgó dos ceros y permitió una sola anotación en el onceno.

Dos héroes tuvo este choque: Peñalver y José Pablo Cuesta

No obstante, José Pablo Cuesta no estuvo hermético, ni siquiera demasiado efectivo, pues el descontrol lo metió en enredos que estuvieron a punto de costarle el encuentro. Lo singular fue que este antiguo jugador de cuadro y de jardines corrigió como defensor sus errores como pitcher, y realizó fildeos y jugadas extraordinarias que salvaron al menos dos veces a su conjunto. Primero, un fildeo de leyenda que realizó tirándose al vacío a coger un fly en toque de bola que convirtió en doble play con la ayuda de Alexander Malleta en primera, y luego con una jugada rarísima, que solo haría un loco o un jugador inspirado, donde cazó como un torpedero un toque de bola hacia su izquierda, se viró en redondo sin apenas mirar y lanzó en el aire a tercera para sacar un out importantísimo, y encima con tiempo.

Las dos jugadas pusieron en ridículo la narrativa mecánica y poco creativa de la regla IBAF, y pusieron en crisis de paso las posibilidades artemiseñas.

En general, los fildeos espectaculares fueron de lo mejor de la noche, con destaque además para el recetor azul Oscar Valdés, Alomá en el short y su compañero Dayron Blanco en la pradera central, cada uno con lances que en el béisbol no se dan la mayoría de las veces.

Industriales también sufrió para marcar. Tras recibir escón en el décimo y sobrevivir a duras penas en el onceno gracias al segundo hit impulsor de Peñalver, los leones llegaron a entregar dos outs en el duodécimo, donde Wilfredo Aroche se limpió de una noche pálida con un metrallazo incogible por primera que trajo la del gane.

Dos muy buenos directores, Rey Vicente Anglada y Dany Valdespino, se enfrentaron en un duelo cerebral que le arrebató el protagonismo en varias ocasiones a sus peloteros

Fue este uno de esos pocos partidos en el béisbol que merecen la pena ser vistos de nuevo, en repetición, aunque rozara las 5 horas, y a pesar de que no haya decidido ningún campeonato, porque, en realidad, fue de esos encuentros que se juegan para decidir un campeonato. Dos muy buenos directores, Rey Vicente Anglada y Dany Valdespino, se enfrentaron en un duelo cerebral que le arrebató el protagonismo en varias ocasiones a sus peloteros. No hubo un gran picheo, aunque tampoco fue malo, ni tampoco un gran bateo, aunque se pegaron buenas conexiones. No fue un partido jugado a la perfección, ni con exactitud, ni carente de errores mentales, es decir, fue como son los grandes encuentros, donde el error humano se corrige con una jugada espectacular, con una decisión genial de un mánager o con un batazo oportuno e inesperado, y demostró una vez más que el béisbol es un deporte hermoso porque es irreductible a los cálculos preconcebidos, a las predicciones cuantitativas y a las profecías con pretensiones científicas.

Fue además la cuarta victoria consecutiva de Industriales y la costosa séptima derrota que sufre Artemisa en sus últimos 8 encuentros, y que le mandó al peligroso octavo lugar junto con Sancti Spíritus, que cayó ante Holguín 6 carreras por 3. 

Ciego de Ávila dejó llegar a la cima a Industriales tras perder por segundo día consecutivo, pintado de blanco por Villa Clara, en otro gran partido, cuya única carrera la fabricó Yulexis La Rosa con jonrón solitario en el séptimo inning. Dachel Duquesne perdió tras soportar ese único batazo decisivo en todo el choque, y Pablo Luis Guillén, con 7 entradas en las que permitió solo 3 hits, junto con Javier Mirabal, que toleró un indiscutible en los 2 episodios finales, se dividieron la lechada.

Santiago y Las Tunas intercambiaron lugares. Las avispas repitieron derrota por 9-8 ante el sorprendente Mayabeque, que se afianzó en el séptimo lugar a solo media raya de los santiagueros, tras empatar a 6 en el noveno y ganar con remontada de 3 en el décimo. Pedro León disparó par de jonrones para la causa ganadora y es líder con 12.

Los leñadores, por su parte, le robaron la iniciativa a los pinareños, que dejaron su cadena victoriosa en 5, con éxito de 7-4 a la cuenta de Yoelkis Cruz.

Junto con Industriales, Mayabeque y Villa Clara, los conjuntos de La Isla y Camagüey amenazan con barrer tras dominar por segundo día consecutivo a Cienfuegos y Guantánamo, respectivamente. Los pineros ganaron su cuarto juego al hilo. Recuperados de una racha adversa bastante larga, se aprestan como de costumbre a dar batalla por su clasificación.

Por último, en el duelo entre los dos equipos más decepcionantes de este año, el bicampeón Granma logró la división con victoria de 3-2 en 10 capítulos sobre el multifinalista Matanzas.

Estado de los equipos

Ciego de Ávila 22-12, 647

Industriales 22-12, 647

Holguín 21-13, 618, -1

Villa Clara 19-13, 594, -2

Las Tunas 20-15, 571, -2,5

Santiago 19-15, 559, -3

Mayabeque 18-15, 545, -3,5

Artemisa 17-16, 515, -4,5

Sancti Spíritus 17-16, 515, -4,5

La Isla 16 18, 471, -6

Cienfuegos 14-19, 424, -7,5

Pinar del Río 14-19, 424, -7,5

Granma 14-20, 412, -8

Guantánamo 14-21, 400, -8,5

Camagüey 12-21, 364, -9,5

Matanzas 9-23, 281, -12

Este artículo es de hace 2 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985