Jamal Khashogg Foto © Flickr/ Pomed

Trump y líderes europeos consideran incompleta la versión saudí sobre la muerte de Khashoggi

Este artículo es de hace 1 año

ELKO, EEUU/ESTAMBUL, 20 oct (Reuters) - Después de que inicialmente había dicho que la versión saudí sobre la muerte accidental Jamal Khashoggi parecía "creíble", el presidente Donald Trump ahora insiste en que no está “satisfecho” con esa respuesta, pero que no retirará sus acuerdos de comercio con Riad.

Trump, se unió el sábado a líderes europeos en la presión a Arabia Saudita para que dé más respuestas sobre Khashoggi, luego de que Riad cambió su historia y reconoció que el periodista murió hace dos semanas en su consulado en Estambul.

Arabia Saudita dijo el sábado temprano que Khashoggi, un crítico del gobernante de facto del país, el príncipe heredero Mohammed bin Salman, había fallecido en una pelea dentro de su consulado en la ciudad turca.

Alemania calificó esa explicación de "inadecuada" y cuestionó si los países deberían vender armas a Arabia Saudita, mientras que Francia y la Unión Europea instaron a que se realice una investigación a fondo para averiguar qué pasó con el columnista del Washington Post después de que ingresó al consulado saudí en Estambul el 2 de octubre por documentos para su matrimonio.

Funcionarios turcos sospechan que Khashoggi, un ciudadano saudí residente en Estados Unidos, fue asesinado en el consulado por agentes saudíes y su cuerpo descuartizado.

El caso de Khashoggi ha provocado un escándalo internacional y ha fracturado los lazos políticos y comerciales entre las potencias occidentales y el aliado de Estados Unidos, Arabia Saudita, el mayor exportador mundial de petróleo.

Al ser consultado durante un viaje a Nevada sobre si estaba satisfecho con el despido de funcionarios saudíes por la muerte de Khashoggi, Trump dijo: "No, no estoy satisfecho hasta que encontremos la respuesta. Pero fue un gran primer paso, fue un buen primer paso. Pero quiero tener la respuesta".

Los comentarios de Trump sobre el incidente en los últimos días han ido desde amenazar a Arabia Saudita con consecuencias "muy severas" y advertir sobre sanciones económicas, hasta comentarios más conciliadores en los que ha primado el papel de país aliado en la lucha contra Irán y militantes islamistas, así como un importante comprador de armas estadounidenses.

Anteriormente, había considerado creíble la narrativa saudí de lo que le había sucedido a Khashoggi.

Riad no dio evidencias el sábado que respalden su explicación y no hizo mención sobre dónde está el cuerpo de Khashoggi.

El ministro de Relaciones Exteriores francés, Jean-Yves Le Drian, pidió una investigación completa y la canciller alemana, Angela Merkel, en una declaración conjunta con su ministro de Relaciones Exteriores, dijo que la versión saudí no era suficiente.

"Condenamos este acto en los términos más enérgicos", dijo. "Esperamos la transparencia de Arabia Saudita sobre las circunstancias de su muerte (...) La información disponible sobre los eventos en el consulado de Estambul es inadecuada".

El ministro de Relaciones Exteriores alemán, Heiko Maas, cuestionó la venta de armas a Arabia Saudita.

Trump dijo que era posible que el príncipe Mohammed ignorara las circunstancias alrededor de la muerte de Khashoggi, de 59 años. Agregó que hablaría con el príncipe.

Para otros aliados occidentales, una pregunta trascendente será si creen que el príncipe Mohammed, quien se califica a sí mismo como un reformador, no tiene culpabilidad. El rey Salman, de 82 años, había entregado la gestión diaria de Arabia Saudita a su hijo.

Trump, quien ha forjado estrechos vínculos con Arabia Saudita y el príncipe heredero, dijo que le preocupaba que no estuviera claro dónde está el cuerpo del periodista.

Es probable que los investigadores turcos descubran qué pasó con el cuerpo "en poco tiempo", dijo el sábado un alto funcionario de Turquía.

Funcionarios dijeron a Reuters en Turquía el jueves que los restos de Khashoggi pueden haber sido arrojados en el bosque Belgrad, adyacente a Estambul, y en una zona rural cerca de la ciudad de Yalova, a 90 kilómetros al sur de Estambul.

Fuentes turcas dicen que las autoridades tienen una grabación de audio que supuestamente documenta el asesinato de Khashoggi dentro del consulado. El periódico turco oficialista Yeni Safak, citando el audio, reportó que sus torturadores le cortaron los dedos durante un interrogatorio y luego lo decapitaron.

Trump afirmó que nadie de su gobierno ha visto un video o una transcripción de lo que sucedió dentro del consulado.

Un grupo de 15 saudíes llegó a Estambul en dos aviones y entró al consulado el mismo día cuando Khashoggi estuvo allí y luego abandonó el país, dijo a Reuters una fuente de seguridad.

Versión saudita

Arabia Saudita había negado hasta ahora enérgicamente que Khashoggi hubiera muerto en el consulado.

Pero el fiscal saudí informó el sábado que se desató una pelea entre Khashoggi y las personas con las que se reunió en el consulado en Estambul, lo que generó el fallecimiento. "18 ciudadanos sauditas han sido arrestados", dijo en un comunicado.

Un funcionario saudí dijo a Reuters por separado: "Un grupo de saudíes tuvo un altercado físico y Jamal murió como resultado de un estrangulamiento. Trataban de mantenerlo tranquilo".

Por su parte, la prometida turca de Khashoggi, Hatice Cengiz, tuiteó en árabe: "El corazón se aflige, hay lágrimas en los ojos y con tu separación estamos tristes, mi querido Jamal", dijo. Preguntó: "¿Dónde está el cadáver del mártir Khashoggi?"

La prensa saudita dijo que el rey Salman ordenó el despido de cinco funcionarios, entre ellos Saud al-Qahtani, un asesor de la corte real considerado como la mano derecha del príncipe heredero Mohammed, y el subjefe de inteligencia Ahmed Asiri.

La crisis llevó al rey a intervenir, dijeron a Reuters cinco fuentes con vínculos con la familia real saudí. El rey ordenó la formación de un comité ministerial encabezado por el príncipe para reestructurar la agencia de inteligencia, reportó la prensa estatal, sugiriendo que su hijo conserva su amplia autoridad.

Amnistía Internacional dijo que la explicación saudí parecía ser un encubrimiento de "un asesinato atroz". Los hallazgos "marcan una baja abismal en el historial de derechos humanos de Arabia Saudita", dijo su director en Oriente Medio.

(Reporte de Jeff Mason, reporte adicional de Tuvan Gumrukcu en Ankara; Mohammed Zargham y Eric Beech en Washington; Stephen Kalin en Estambul; Stine Buch Jacobse en Copenhague; Marwa Rashad y Hadeel Al Sayegh en Dubái; Nadine Awadalla y Yousef Saba en El Cairo; Jeff Mason en Arizona; Belen Carreño en Madrid y Thomas Escritt en Berlín; Escrito por David Dolan y Yara Bayoumy Editado en español por Andrés González en Madrid y Silene Ramírez en Santiago)

Este artículo es de hace 1 año

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985