Imagen referencial Foto © Wikipedia

Cubano en Canadá con orden de deportación por estafa matrimonial

Este artículo es de hace 2 años

Canadá ha emitido una orden de deportación para el cubano Dreisber Alcina Rodríguez, de 36 años, por estafa matrimonial, según informó Ottawa Citizen.

Su exesposa, una quebequense identificada como V.G., presentó una demanda en su contra luego de que este le pidiera el divorcio y exigiera una manutención.

Él alega que V.G., de 41 años, no lo ayudó a integrarse al país pero ella cuenta que después de una intensa vida sexual en la Isla todo cambió en Canadá, donde supuestamente tampoco podía trabajar por una hernia en la espalda.

No obstante, cuenta que el cubano se iba dos o tres veces en semana a clubes nocturnos y regresaba en la mañana.

“Me gusta bailar Salsa, Merengue y Bachata", le explicó el cubano a un oficial de inmigración.

La pareja se conoció en febrero de 2010 durante unas vacaciones de la mujer en Santa Lucía, Cuba. Cuando regresó a su país, Rodríguez le comenzó a escribir y en diciembre ella regresó a la Isla. En febrero de 2011 se casaron y ella pagó todo el trámite para que se mudara a Canadá.

Desde el mismo día que llegó al Aeropuerto de Montreal, cuenta la mujer, la trató despectivamente frente a sus amigas y pocos días después ella supo que él estaba averiguando cuál sería el impacto de un divorcio para su residencia en el país.

En octubre, Rodríguez dejó a su esposa y, en diciembre, la denunció ante la Junta de Inmigración y Refugiados (IRB). Solicitó la separación y una manutención, ya que no tenía trabajo.

V.G. pidió entonces la anulación del matrimonio en la corte de Quebec.

En 2013, un juez de Quebec anuló el matrimonio y ordenó a Rodríguez pagar $ 2,500 por su falta de confianza. Un año después el IRB encontró el casamiento era una farsa cuyo objetivo era obtener la residencia en el país, razón por la cual no era elegible para quedarse.

Rodríguez ha hecho lo posible por evitar la deportación. Según dijo a las autoridades tenía una nueva novia con la que vivía y ella necesitaba de su ayuda para cuidar de los hijos.

Según él asistía los pequeños con las tareas de matemáticas y francés, una reclamación que fue parcialmente rechazada porque no domina el idioma.

Este mes el Tribunal Federal rechazó su apelación de la orden de deportación.

Este artículo es de hace 2 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985