Ileana Ros-Lehtinen Foto © Twitter/Ileana Ross

Ileana Ros-Lehtinen: La libertad "está en las manos de los cubanos de la Isla"

Este artículo es de hace 1 año

La cubanoamericana Ileana Ros-Lehtinen, la primera mujer hispana en llegar al Congreso de Estados Unidos, ha dicho en declaraciones a la Agencia Efe que se retira con la "tristeza" de no dejar a Cuba libre, y de ver a su partido convirtiéndose en un partido “de hombres blancos", que no representa la diversidad del país.

La republicana, de 66 años, no buscará su reelección al cargo, que dejará en el próximo mes de enero tras una trayectoria de cerca de 30 años en el Congreso, desde que fuera electa por primera vez en 1989.

Conocida por su lucha en favor de la libertad de Cuba y por ser una de las voces moderadas de su partido, ha asegurado que no dejará el cargo por sus desacuerdos con el presidente Donald Trump.

"Hasta me gustaría estar ahí para seguir chocando con Trump cuando sea necesario para que vean que soy una persona independiente", precisó.

No obstante, ha argumentado que rechaza la política "doméstica" del actual Gobierno, en especial en lo relativo a la inmigración, a la salud e incluso en el trato hacia la prensa.

Aclaró, sin embargo, que sintoniza con la postura internacional del secretario de Estado, Mike Pompeo, en la actitud hacia países como Cuba, Venezuela, Nicaragua, Irán, Israel y Corea del Norte.

Ros-Lehtinen considera, no obstante, que el Partido Republicano está alienando a las mujeres y también a los inmigrantes, cuando podría crecer con ellos.

"Se va a convertir en el partido de hombres blancos, eso no es el futuro de este país, donde hay mucha diversidad", indicó la cubanoamericana.

Antes "éramos un partido que teníamos compasión con los inmigrantes, no los nombrábamos como enemigos, ni eran un peligro ni una invasión", destacó.

La congresista cubanoamericana rechaza, además, la consideración de la prensa como "los enemigos del pueblo", cuando ella cree que se trata de "una de las partes más beneficiosas de una democracia".

En lo relativo a la Isla, considera que "Cuba sigue como una cárcel grande", pero se muestra optimista sobre un futuro de libertad, porque "hay muy buenos cubanos que van a ser los líderes de esa nueva Cuba".

"Me voy del Congreso y todavía no hay una Cuba libre, pero nunca pensé que la libertad de Cuba está en manos del Congreso, eso está en las manos de los cubanos de la Isla", manifestó.

Aclaró que en el Congreso queda un "grupo maravilloso" y "bipartidista" de congresistas cubano-estadounidenses que puede ayudar al pueblo, "pero nosotros no podemos quitar a los Castro, ni liberar al pueblo. Eso era la política de los Estados Unidos en los años antiguos", precisó.

Ros-Lehtinen cree que les queda “buscar consenso y ayuda de países latinoamericanos que hasta ahora no nos están ayudando en nada". El propósito es que se solidaricen con los opositores y con las denuncias de violación de derechos humanos, presos políticos y la falta de elecciones libres en la Isla.

Por otro lado, cree que no se debe seguir enfatizando en Naciones Unidas un voto sobre el embargo, "porque siempre lo perdemos", y aclaró que el embargo económico al que Estados Unidos somete a Cuba desde los años sesenta no es el único frente.

"El embargo no es toda la política nuestra, es el apoyo al pueblo y queremos que tengan libres elecciones, múltiples partidos, que no estén en la cárcel por sus pensamientos, son cosas básicas que los pueblos nos deben ayudar en eso, pero lo que recibimos es silencio", precisó.

La congresista cree que se necesitan voces menos radicalizadas en el Congreso porque "gran parte de nuestra comunidad no está ni superconservadora ni superliberal".

"Más y más debemos tener esas voces moderadas en ambos partidos. Los demócratas deben tener personas más conservadoras y los republicanos deben tener más voces moderadas", indicó.

En otro orden de cosas, Ileana Ros-Lehtinen ha destacado que el "presidente Trump está alarmando innecesariamente a las personas para tener una votación anti-demócratas” con la caravana de inmigrantes que se aproxima a la frontera con México.

Considera que se trata de una "exageración" decir que les dispararán si los inmigrantes tiran piedras a las autoridades, aunque resaltó que no se puede dejar que las "personas entren de esa manera", y que se debe fortalecer la ayuda a esos países con "mejores relaciones con nuestro vecinos".

Ros-Lehtinen, que dará clases en la Universidad de Miami, ha explicado que hasta ahora su mayor satisfacción era cuando hablaba en la plenaria del Congreso, porque no puede creer todavía que "una cubanita que vino a los ocho años (...) tenga el derecho de hablar sobre los temas grandes y pequeños".

"Es increíble ser refugiada, venir con nada y tener la oportunidad de votar en el pleno, es un honor tremendo", sentenció.

Este artículo es de hace 1 año

Archivado en:

Playlist de videos en CiberCuba


Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985