Investigadores con muestras de ladrillos elaborados con orina. Foto © UCT Research/ Twitter

Si se enteran en Cuba... sudafricanos fabrican ladrillos con orina humana

Este artículo es de hace 1 año

En Cuba, donde el 39 % de las viviendas se encuentra en estado técnico regular o malo, la grave escasez de materiales ya ha llevado a centros como la Empresa de Recuperación de Materias Primas de Villa Clara a producir de forma experimental bloques, mesetas, vigas y losas, a partir de vidrio molido mezclado con cemento y papel reciclado.

¿Qué pensaría el gobierno, que ha exhortado a las familias a construirse sus casas, si supiera  que pueden fabricarse ladrillos con orina humana?

A pesar de que suena extraño, lo cierto es que investigadores sudafricanos han encontrado la forma de hecerlo. Los nuevos bloques, además de su impacto en el sector de la construcción, podrían ayudar a reducir las emisiones que producen el calentamiento global, pues el proceso implica aprovechar un producto de desecho.

Según la agencia Reuters, los bioladrillos se elaboran utilizando la urea, un químico presente en la orina, que se transforma en un proceso natural que involucra colonias de bacterias.

Se hacen en un laboratorio empleando además calcio y arena. Ésta es colonizada por las bacterias que producen la enzima ureasa, la cual descompone la urea en la orina y produce a su vez la sustancia carbonato de calcio, a través de una reacción química compleja.

El ciclo dura ocho días y tiene como ventaja adicional que se realiza en una habitación a temperatura ambiente, con lo cual se erradican las emisiones de dióxido de carbono de los hornos donde se cuecen los ladrillos tradicionales.

Los ladrillos resultantes no tienen mal olor, y se pueden obtener bloques de cualquier forma.

El procedimiento de emplear la urea para fabricar ladrillos ya había sido probado en Estados Unidos con soluciones sintéticas, pero son los sudafricanos los primeros en utilizar orina humana real.

Y aunque esta innovación parece prometedora, los investigadores cubanos harían bien en desarrollar sus propios proyectos. Y es que según la experta Suzanne Lambert, la especialista de la Universidad de Ciudad del Cabo que fabricó el primer ladrillo, su comercialización será efectiva en una o dos décadas.

“Aún hay mucho trabajo de laboratorio que hacer”, concluyó.

 

 

Este artículo es de hace 1 año

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985