Mujeres de la tercera edad, en una foto de archivo. | Foto © CiberCuba.
Mujeres de la tercera edad, en una foto de archivo. | Foto © CiberCuba.

Siete años de cárcel para un abuelo cubano por vender medicamentos en su casa

América Latina Cuba

La Sala Primera de lo Penal del Tribunal Provincial Popular de Sancti Spíritus ha condenado a siete años de cárcel a José Martín Porra Porra, un abuelo cubano, de 67 años, por vender medicamentos en su casa. Le achacan el delito de "tráfico ilícito de drogas, estupefacientes, sustancias psicotrópicas y otras con efectos similares a las drogas y actividad económica ilícita" en la causa No.120 del 2017.

También ha sido condenado Tomás Fernández Delgado, de 63, que compartía domicilio con Porra Porra, por no haberlo denunciado a la Policía. En este caso le imputan el delito de tráfico de drogas, pero en la modalidad de incumplir el deber de denunciar al autor principal de la comercialización ilícita de medicamentos. Le han caído tres años de prisión "subsidiada por trabajo correccional con internamiento", según recoge el diario Escambray.

Los dos acusados recurrieron al Supremo y el alto tribunal desestimó el recurso de casación de ambos. La sentencia es firme desde el pasado 12 de febrero.

No ad for you

El rotativo oficialista describe Porra Porra como un hombre "con desajustada conducta social" y sin vinculación laboral (tiene casi 70 años). Según explican, consumía alcohol y alteraba el orden público en su barrio.

La instrucción del caso asegura que el condenado estuvo vendiendo medicamentos durante un año, hasta que fue detenido en mayo de 2017. Asimismo afirma que acudía por las noches al hospital provincial Camilo Cienfuegos y al Policlínico Sur y allí conseguía las recetas de los medicamentos que luego revendía.

En el registro de su casa, la Policía le encontró "cantidades no despreciables de Nitrazepam, Tramadol, Sildenafil (conocido como Viagra), Clorpromacina, Dimenhidrinato (Gravinol) e Hidrocortisona". También le encontraron una decena de jeringuillas y agujas; 1.205 pesos cubanos (48 CUC) y 71 recetas médicas llenas. Las de Sildenafil, explicó a los agentes, eran las más caras y las pagaba a 5 pesos cada una.

Tras el hallazgo de las recetas, la Policía investigó a los médicos que supuestamente colaboraron con el jubilado partiendo de un análisis caligráfico al que fueron sometidos los facultativos. Además, se ordenó el control de cuños en el Policlínico Sur.

Comentarios

Siguiente artículo:

Privacidad y uso de cookies:

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad del sitio y entregar contenido y publicidad adaptados a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.