Erneys López Font, médico cubano en Brasil, segundo por la derecha. Foto © CiberCuba.

Médicos cubanos en Brasil agradecen al PP español su solidaridad con quienes deciden "romper las cadenas de la esclavitud moderna"

Este artículo es de hace 1 año

Más de 2.000 médicos cubanos residentes en Brasil han enviado una carta al Partido Popular español (PP, formación mayoritaria, en la oposición) agradeciéndole el interés que ha mostrado hacia la situación que atraviesan los profesionales cubanos de la Salud que deciden no seguir trabajando para el Gobierno de Cuba.

"Nuestro agradecimiento por el interés de interceder y abogar por todos los médicos cubanos que decidieron romper las cadenas de la esclavitud moderna, a la que éramos sometidos por parte del Gobierno cubano", escriben al PP.

Según explican, no les parece justo que los trabajadores del sector de la Salud no tengan un salario digno en Cuba, acorde a la cualificación que exige la profesión o el papel que juegan en la sociedad.

Al Gobierno de Cuba le afean que no respete las voluntades personales, que haya roto de forma unilateral su participación en el Mais Médicos; que ignore los derechos laborales; que les llame desertores o que les impida regresar a Cuba en los próximos 8 años.

Por otra parte, se quejan de que el Gobierno brasileño les haya cerrado las puertas a la regularización y reincorporación a la profesión de médicos y los mantenga en "un limbo legal"y sin la ayuda que prometió el presidente Jair Bolsonaro antes de tomar posesión de su cargo, cuando dijo que daría asilo político a todos los médicos cubanos que decidieran quedarse en Brasil.

Finalmente manifiestan su disposición de trabajar en cualquier parte del mundo porque ellos no se deben a los gobiernos sino a la humanidad.

A continuación reproducimos la carta íntegra

Brasilia DF, 7 de febrero de 2019.

A sus Excelentísimas Señorías y Miembros del Partido Popular (PP):

“Si me preguntan cuál es la palabra más bella, diré que es patria; y si me preguntan por otra, casi tan bella como patria, diré amistad”. Pues “para todas las penas, la amistad es remedio seguro”. José Martí.

Por la presente carta, permítanos cordialmente dirigirnos a ustedes, primero por reconocernos ante la opinión pública mundial como profesionales de la salud (médicos) altamente calificados; y acto seguido expresarles nuestro agradecimiento por el interés de interceder y abogar por todos los médicos cubanos que decidieron romper las cadenas de la esclavitud moderna, a la que eramos sometidos por parte del Gobierno cubano.

Nosotros, médicos(a) cubanos(a), agradecemos al Gobierno de la República de Cuba, por garantizarnos una educación de calidad durante toda nuestra larga formación profesional. Nuestra intención no será pronunciaremos en contra de nuestro país, Cuba. Pues amamos nuestra patria, la respetamos y deseamos retornar algún día para reencontranornos con los nuestros.

Somos más de 2.000 médicos cubanos, que tomamos la dura y difícil decisión personal de no retornar a nuestro país de origen. Desde nuestra llegada a Brasil, hemos trabajado incesantemente para mantener y mejorar la salud del pueblo brasileño desde nuestros puestos de trabajo, en todas las latitudes del país. Mostrando desde el comienzo, amor y respeto hacia nuestros pacientes. Trabajo humanitario que fue interrumpido por la ruptura unilateral del ´Programa Mais Médicos para o Brasil (PMMB) por parte de Cuba el pasado 14 de noviembre.

Trabajo, que hubiésemos continuado realizando hasta el fin de nuestros contratos que también fueron quebrados por el Gobierno cubano. Y no solamente en Brasil, estamos dispuestos hacer nuestro trabajo en cualquier lugar donde seamos llamados y tengamos la oportunidad, de ejercer la tan noble tarea que es el arte de la Medicina.

No creemos justo que los profesionales de la Salud cubana (médicos, enfermeros, dentistas, rehabilitadores, etc.) reconocidos a nivel mundial por nuestros valores y la calidad humana que nos caracteriza, no tengamos un salario digno en nuestro país de origen de acuerdo con nuestra calificación profesional.

La decepción que hoy inunda nuestros corazones, choca con esos ideales inculcados que se vuelven falacias al tomar la dura y difícil decisión de quedarnos en Brasil y vivir esta realidad brutal que nos golpea. No tener la oportunidad de integrarnos a una sociedad (brasileña) a la cual le aportamos en calidad de médicos extranjeros, formados bajo el calor de principios básicos como: la habilidad, el conocimiento y el humanismo preconizados por el Gobierno la Mayor de las Antillas, donde ínfimamente nunca tendremos en nuestro amado suelo patrio, una remuneración de acuerdo al papel que desempeñamos en la sociedad; por parte de un Gobierno que no respeta las decisiones personales, ni el estado de derechos de los trabajadores de la salud, excluyéndonos xenófobamente y despojándonos al hacer uso inadecuado e injusto del concepto de deserción el cual citaré textualmente según la Real Academia Española (RAE), DESERTAR:

Proviene del latín desertāre.

1. intr. Dicho de un soldado: Desamparar, abandonar sus banderas.

2. intr. Abandonar las obligaciones o los ideales.

3. intr. coloq. Abandonar las concurrencias que se solían frecuentar.

4. intr. Der. Separarse o abandonar la causa o apelación.

No somos DESERTORES, somos médicos cubanos que por libre determinación escogimos intentar permanecer en el Programa Máis Médico en Brasil sin la supervisión de la Organización Panamericana para la Salud (OPAS) ni del Gobierno cubano. Sabemos perfectamente, que esta decisión libre y espontánea de intentar permanecer en el Programa sin el control de las partes antes citadas, traería consigo la negativa de poder entrar a nuestro país por espacio de 8 años (#Injustos8años). Medida cruel e inhumana que busca mutilar las alas de aquellos que pretendamos volar, soñar y hacer proyectos diferentes, que contribuyan a nuestra libertad financiera y profesional.

Somos tildados de desertores por el gobierno de nuestro país, por el hecho de pensar diferente y decidir progresar lejos de un sistema político dictatorial que nos ahoga con su represión, violan el derecho a la igualdad plena, el respeto a la decisión individual de cada cubano y más importante aún: nos niegan la determinación de poder regresar a nuestra Patria cuando nosotros estimemos conveniente; separándonos de forma forzada y cruel de nuestros familiares. Al no permitirnos regresar a nuestra tierra (medida arbitraria y genocida, no constitucional) constituyendo una grave violación de los derechos humanos.

El Gobierno cubano que año tras años a través de discursos de doble moral pronunciados en la ONU, le reclama al gobierno de los Estados Unidos de Norte América, que retire el bloqueo económico impuesto por más de medio siglo y que pare de una vez y por todas de violar los Derechos Humanos, no comprenden que ellos (el Gobierno de Cuba) son los primeros que autobloquean y violan los derechos de su propios ciudadanos. Haciéndonos creer que somos personas socialmente útiles gracias a ellos y que desafiar sus injustas leyes, representa una "traición" a nuestra patria.

En gran medida y quizás la mayor parte de nuestro fruto y valía se la debemos a nuestros profesores, y a nuestros padres que fueron parte de la educación, logística y ayuda psicológica contribuyendo al logro de nuestros objetivos profesionales. Baluartes vivos y no vivos que siempre nos dieron fuerza, teniendo fe en que lograríamos ser lo que hoy somos y seguiremos siendo, médicos formados bajo principios humanistas.

Una vez que sales de Cuba, te das cuenta que afuera de la isla existe un océano de oportunidades a explorar, que inevitablemente cambiará nuestra visión y la forma de ver la vida. Tenemos la certeza, que algún día regresaremos a nuestra patria con la satisfacción del deber cumplido.

Por otra parte, actualmente, nos encontramos en un limbo migratorio en la República Federativa de Brasil, donde el Gobierno brasileño nos ha cerrado prácticamente todas las puertas, al negarnos lo que ante la prensa mundial prometió mediante su actual presidente Sr. Jair M. Bolsonaro y la secretaria del SGTES del Programa Mais Médicos en el MINSA, Dra. Mayra Pinheiro, que prometió de forma reiterada una ayuda que hasta la fecha actual no hemos visto.

Por nuestro compromiso con el pueblo brasileño, el actual presidente de Brasil prometió asilo político, la posiblidad de traer nuestras familias, y la promesa de trabajo en nuestra profesión con el pago íntegro de nuestros salario y la viabilidad de hacer un futuro examen de revalidación de nuestro título de médico,  promesas políticas que hasta la fecha de hoy no han fructificado.

Una vez más, nosotros, médicos(a) cubanos(a) en Brasil, expresamos ante el mundo el deseo de prestar nuestro servicio de Salud donde sea necesario. Pues nuestro compromiso no es con los gobiernos, nuestro compromiso es y siempre será con la humanidad.

#EspañaConNosotros #SomosUno #SomosCuba #MiVozVale #MiDerechoVale #SomosySeremosMedicos #SomosHumanosSomosCubanos #Injustos8años

Dr. Erneys López Font.

Representante de los Médicos cubanos en Brasil.

Este artículo es de hace 1 año

Archivado en:

Tania Costa

(La Habana, 1973) vive en España. Ha dirigido el periódico español El Faro de Melilla y FaroTV Melilla. Fue jefa de la edición murciana de 20 minutos y asesora de Comunicación de la Vicepresidencia del Gobierno de Murcia (España)

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985