Primer momento del programa, con Luna Manzanares cantando a Guzmán | Foto © Facebook del evento
Primer momento del programa, con Luna Manzanares cantando a Guzmán | Foto © Facebook del evento

Regresa Concurso Guzmán innecesariamente parecido a “La Voz”


Publicado el Lunes, 19 Agosto, 2019 - 09:57 (GMT-4)


Llamado oficialmente Concurso de Composición e Interpretación Adolfo Guzmán, y recordado por muchísimos cubanos como una ocasión de lujo para la música cubana en la televisión, esta quince edición tiene como director a Manolito Ortega, responsable de anteriores éxitos como Bailando en Cuba y Sonando en Cuba.

Producido por la Televisión Cubana y la empresa RTV Comercial, el Guzmán de 2019 utiliza como escenario único el set del teatro Astral, donde ocurrían también Bailando en Cuba y Sonando en Cuba, y utiliza muy similares códigos de iluminación, colores y vestuario, aunque sí funcionó el leit motiv de las escaleras laterales y las teclas del piano, rescatados de la tradición visual del Guzmán.

También se reitera la presentación de cada concursante, estilo La Voz, e intentan convertir en relatos conmovedores o sugestivos las experiencias personales, incluso íntimas, en torno a la participación de cada competidor. Tales cartas credenciales resultaron demasiado largas, con unas dramatizaciones completamente innecesarias, y así interrumpieron y diluyeron la competencia, que debiera ser el verdadero centro de la atención, o más bien, la búsqueda de tres o cuatro canciones que se queden en la memoria del público.

No ad for you

Tampoco ayudó mucho a fijar la atención del televidente, el hecho de que compositores e intérpretes fueran absolutamente desconocidos. Todo el mundo está a favor del descubrimiento incesante de nuevos talentos, pero esta sería tarea para otros espacios, porque el Guzmán, si bien dio a conocer, por ejemplo a Xiomara Laugart, se le recuerda como el concurso donde competían, en igualdad de condiciones, Beatriz Márquez, Silvio y Pablo, Omara Portuondo, y otros de los artistas más talentosos y populares de la Isla. Para buscar nuevos cantantes estaba Todo el mundo canta.

Aunque se confunda con la búsqueda de nuevos talentos y recurra a la visualidad y la estructura de La Voz (que lejos de mejorar o renovar el concurso lo enrarecen y desvirtúan), el Guzmán 2019 continúa fiel al empeño por reverenciar lo mejor de la canción cubana, como demostró desde el primer momento la interpretación de No puedo ser feliz, por Luna Manzanares, y el Momento Especial (antes se empleaba la palabra Gala) dedicada a las canciones de Juan Formell.

Respecto a Luna Manzanares, en su papel de conductora, habría que escribirle un mejor guión, que evite la cansona repetición de las mismas frases, y evite sobre todo, la pregunta infaltable luego de cada actuación: “¿cómo te sientes?” Ella tiene posibilidades para cumplir a cabalidad con la tarea, pero solo si la auxilian con textos menos encajonados, festinados y reiterativos.

Otros de los mejores momentos del programa tuvieron que ver con las evaluaciones del jurado y cuando se muestra un instante del montaje de la canción. Valen oro molido las opiniones, delicadas, constructivas y conocedoras, de Beatriz Márquez, Adalberto Álvarez, Israel Rojas, Edesio Alejandro y la musicóloga Yainela Pérez.

Sobre el segmento de los ensayos (un elemento también tomado de La Voz, pero convenientemente adaptado y aplatanado a este programa) los saberes de Carmen Rosa López y del arreglista correspondiente verifican en pantalla, por un instante, el milagro de entender cómo nace la versión escénica de una canción. Y eso es un tanto a favor del espacio.

Si bien Bailando en Cuba logró disipar los prejuicios de quienes añoraban un regreso de Para bailar, esta nueva versión del concurso Guzmán evidencia aciertos y desaciertos en el empeño por acercarlo a un concepto contemporáneo que deberá atemperarse a los requerimientos y tradiciones del público cubano. De todos modos, es importante reconocer que, hasta octubre, las noches de domingo se llenarán de nuevas y viejas canciones cubanas además del entretenimiento que el programa garantiza.
 


Contribuye con CiberCuba

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Joel del Río

Joel del Río. Periodista, crítico de arte y profesor. Trabaja como redactor de prensa en el ICAIC. Colabora en temas culturales con algunos de los principales medios en Cuba. Ha sido profesor en la FAMCA y la EICTV, de historia del cine y géneros cinematográficos.

Comentarios


¿Tienes algo que reportar? Envíalo a CiberCuba:

editores@cibercuba.com 
 +34-962-353-194


Recibe todo el contenido de CiberCuba sin censura por Telegram:

CiberCuba en Telegram


Joel del Río

Joel del Río. Periodista, crítico de arte y profesor. Trabaja como redactor de prensa en el ICAIC. Colabora en temas culturales con algunos de los principales medios en Cuba. Ha sido profesor en la FAMCA y la EICTV, de historia del cine y géneros cinematográficos.

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.