Teatro Milanés Foto © Wikipedia

Teatro Milanés, reliquia pinareña donde se filmó “La bella del Alhambra”

Desde su privilegiada posición, en la calle principal de la ciudad de Pinar del Río, exactamente en la intersección de las calles Martí y Colón, el Teatro José Jacinto Milanés es uno de los más antiguos de América Latina, pues fue fundado en 1838, y en ese entonces la construcción se emprendió con tablas de palma y techo de guano, pero había que darle un teatro a la villa que ya contaba con iglesia, oficinas de correo y cárcel.

Una compañía de entonces transformó el teatro en un local de madera y tejas y le puso el nombre de Lope de Vega en 1839. En ese entonces el local contaba en su interior con 34 palcos, 17 a cada lado, y un lunetario con 150 asientos, es decir, la apariencia que conservaría más o menos a lo largo de los próximos 150 años.

En 1847, el Teniente Gobernador Don Dionisio de Mondéjar, a cargo de la Real Hacienda, introdujo algunos cambios en el inmueble como la división interior con barandas y la platea a ambos lados del lunetario.

En 1880 teatro, todavía rústico, fue reedificado en mampostería por Dionisio Pérez del Pino, su nuevo dueño, quien además dotó la instalación de foso para la orquesta, un mejor escenario y espacio para la escenografía.  Tal vez en ese momento se dotó al teatro de la excelente acústica que lo ha hecho famoso.

El señor Pérez del Pino resultó ser un gran admirador del poeta y dramaturgo matancero José Jacinto Milanés, y le dio al teatro el nombre del bardo en 1898. Poco después, el teatro adquirió la apariencia que hoy conserva.

Además de que por su escenario desfilaron glorias de la cultura cubana como Bola de Nieve, Rita Montaner, Alicia Alonso y Rosa Fornés, en 1988 se filmó en el teatro una de las películas cubanas más populares de todos los tiempos: La bella del Alhambra, dirigida por Enrique Pineda Barnet.

Ante la imposibilidad de utilizar el verdadero Teatro Alhambra, fundado en la esquina de Consulado y Virtudes, en La Habana, y derrumbado en 1935, Pineda Barnet y sus colaboradores se trasladaron al Milanés, para reconstruir la atmósfera y la vida artística de La Habana en el período de 1920 a 1935. El filme se inspiraba en la novela Canción de Rachel del escritor cubano Miguel Barnet.

En el año 1991, poco después de estrenada La bella del Alhambra, el Teatro Milanés cerró sus puertas, por deficiencias en su estado constructivo y solo reabrió en 2006, tras una reparación capital que permitió la reinstalación de los sistemas de luces, aire acondicionado y audio.

Restaurado en ocasión del aniversario 150 del otorgamiento del título de ciudad a Pinar del Río, el teatro cuenta con 540 butacas, y sigue siendo testigo de lo mejor de la cultura cubana, sobre todo a partir del homenaje que significa su nombre a uno de los principales cultivadores del drama romántico en lengua española, José Jacinto Milanés, el primero de los grandes poetas de la Isla.

Archivado en:

Joel del Río

Joel del Río. Periodista, crítico de arte y profesor. Trabaja como redactor de prensa en el ICAIC. Colabora en temas culturales con algunos de los principales medios en Cuba. Ha sido profesor en la FAMCA y la EICTV, de historia del cine y géneros cinematográficos.

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Joel del Río

Joel del Río. Periodista, crítico de arte y profesor. Trabaja como redactor de prensa en el ICAIC. Colabora en temas culturales con algunos de los principales medios en Cuba. Ha sido profesor en la FAMCA y la EICTV, de historia del cine y géneros cinematográficos.

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.