Alberto Morgan Foto © Facebook de Indio Melendez

Muere en Nueva Jersey el artista y religioso cubano Alberto Morgan

El destacado cantante, bailarín y artista plástico cubano Alberto Morgan falleció a los 80 años en Union City, NewJersey, donde radicaba desde que salió de Cuba durante el éxodo del Mariel en 1980. 

El fallecimiento de Morgan se produjo el pasado 5 de enero, a consecuencia de un paro cardíaco. El artista padecía desde hace años un agravado deterioro físico que lo mantenía postrado.

"Era un gran amigo, un artista completo que se mantuvo creando con una humildad tremenda", dijo a CiberCuba el célebre saxofonista Paquito D'Rivera. "Una persona muy especial y un hombre que sentía en sus entrañas la tradición afrocubana y la religión yoruba... lo vamos a extrañar mucho".

D'Rivera relató que en los últimos años Morgan le dijo que se sentía "un prisionero de sí mismo", debido a su inmovilidad.

Nacido en 1939 en el barrio de Puentes Grandes, en las afueras de La Habana, su abuelo era Alberto Quintana, secretario del prócer Carlos Miguel de Céspedes y jefe de una secta secreta abakuá. Su vertiente artística le vino a través de su tía, la famosa actriz Candita Quintana.

Morgan fue una de las figuras destacadas del Conjunto Folklórico Nacional en la década del 60. Sus inicios en esta institución fueron como cantante, pero Ramiro Guerra supo descubrir en él a un gran bailarín.

Es aún muy recordada es su interpretación de Oggún, en la clásica pieza Suite Yoruba.

Participó como actor en la película Soy Cuba (1964), dirigida por el cineasta ruso Mikhail Kalatozov, con guión de Enrique Pineda Barnet y Evgeniy Evtushenko. En el filme actuó junto a la diva Luz María Collazo, destacada bailarina cubana y madre de su hijo.

Tuvo varias relaciones de pareja, entre ellas su matrimonio con Elena Burke, la Señora Sentimiento, con la que grabó la canción "Palabras".

En Cuba se desempeñó también como integrante del cuarteto Los D'Enrique.

El exilio despertó su vocación como artista plástico, recreando un mundo espiritual basado esencialmente en la religión yoruba. En 1993 formó parte de una exposición de creaciones africanas en el SoHo de New York con sus altares de santos. Sus obras han viajado por Estados Unidos y Europa.

El altar yoruba de Alberto Morgan, con su diosa del amor envuelta en pieles de leopardo y telas de color miel, debe ser visto para creeerlo", escribió entonces el crítico Holland Cotter. 

Específicamente sobre su amor por Ochún, la deidad yoruba, comentó en una entrevista con el periodista Armando López en Cubaencuentro refiriéndose a una estatuilla de la Virgen de la Caridad a la que le hacía un nuevo manto: "La heredé de una prima; le prometí en su lecho de muerte que la iba a cuidar. Sé que es sólo una muñeca, pero para mí es la Virgen que habita mi corazón. Y lo mismo sucede con Ochún”.

Laboró como actor del Teatro Repertorio Español de Nueva York, con destacado desempeño en el personaje de El Gallero en Ana en el Trópico, obra del cubanoamericano Nilo Cruz.

A Morgan lo acompañó hasta los últimos momentos su amor a Cuba y a la Virgen de la Caridad del Cobre, Oshún. Lo sobrevive su hermana Perla, con quien transcurrió su vida en Estados Unidos.

Archivado en:

Gretchen Sánchez

Branded Content Writer en CiberCuba. Doctora en Ciencias por la Universidad de Alicante y Licenciada en Estudios Socioculturales.

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985