Grupo de ambientalistas y yorubas protegiendo las playas cubanas | Foto © Facebook Asociación Cultural Yoruba de Cuba

Yorubas y ambientalistas limpian juntos playas de La Habana


Publicado el Lunes, 27 Enero, 2020 - 18:23 (GMT-4)


La relación entre Ifá y la naturaleza es indisoluble y tan antigua como los propios orígenes de la cultura yoruba. Los religiosos cubanos lo saben, por eso este fin de semana un grupo de ellos se reunió para higienizar algunas playas del Oeste de La Habana.

Una activista medioambiental cubana, pidió públicamente a los miembros de la religión Yoruba que no contaminen las costas con ofrendas de animales. La respuesta de los religiosos fue ponerse a trabajar codo con codo en la recogida de desechos sólidos en playas como La Concha y 110 y 1ra.

Las imágenes fueron compartidas en la página de Facebook de la Asociación Cultural Yoruba de Cuba. Se acompañaron de un texto imprescindible, a la firma del Babalawo Víctor Betancourt, para entender la importancia del ecosistema en el imaginario yoruba.

No ad for you

“El lenguaje de Ifá instaura una intercomunicación entre el hombre y la naturaleza, para fundar un intercambio entre los recursos que éste necesita de las fuentes naturales para su propia existencia y la fuerza inhibidora que debe entregarse a cambio, para que se mantenga latente la dinámica de la vida y el equilibrio ecológico”.

En su artículo, el destacado investigador y religioso cubano refiere distintos tipos de ofrendas y los lugares donde son colocadas, así como el tratamiento que debe darse a los residuos que no son biodegradables.

El crecimiento de la población y las ciudades hace que sea más complejo dejar las ofrendas en aquellos lugares sagrados que antes se reconocían como ideales para conectar con la presencia de las divinidades. Uno de los elementos que Betancourt hace un llamado a salvar en su artículo son los bosques cubanos.

“Aprovecho este momento oportuno, para hacer un llamado a las autoridades competentes y a todos los religiosos de las tradiciones de origen africano, a que mantengan y proliferen la reforestación en todas las zonas urbana, siempre y cuando el diseño, distribución poblacional y la estructura arquitectónica de esos lugares lo permitan. Es bueno que quede claro que, las ofrendas tiradas en zonas urbanas no cumplen con los postulados mágicos religiosos ancestrales. Al contrario, estamos atentando contra la sanidad pública y no estamos contribuyendo a fortalecer los espíritus elementales”, asegura Víctor en su artículo.

Los religiosos yorubas han sido acusados de agredir el medio ambiente en las redes sociales. Sin embargo, no hay nada más lejos de su intención. Proteger el ecosistema es para los yorubas tan importante como preservar su propia identidad, es salvar el espacio más sagrado de adoración de sus deidades.

Necesitamos tu ayuda:

Como ha sucedido en todas las esferas de la vida económica, los ingresos derivados de publicidad en Internet se han reducido considerablemente por la crisis del coronavirus. En CiberCuba estamos solicitando tu ayuda para mantener una cobertura noticiosa independiente sobre el acontecer cubano en momentos en que la información inmediata, transparente y abarcadora es una necesidad de primer orden para orientarnos y tomar las decisiones más acertadas para el bienestar y protección de nuestras familias y seres queridos. Por eso, cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para la continuidad y el futuro de nuestro diario. Gracias.

Enviar ayuda

Gretchen Sánchez

Periodista en CiberCuba. Doctora en Ciencias por la Universidad de Alicante, España. Lic. en Estudios Socioculturales, Cuba.

Comentarios


¿Tienes algo que reportar? Envíalo a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34-962-353-194


Recibe todo el contenido de CiberCuba sin censura por Telegram:

CiberCuba en Telegram


Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.