Cardenal Juan de la Caridad García Rodríguez en la Catedral de La Habana Foto © CiberCuba

Mensaje de los obispos de Cuba a los fieles católicos y al pueblo por el coronavirus

Los Obispos católicos de Cuba han enviado un mensaje al pueblo y a sus fieles en el que explican las medidas que tomarán para cumplir con su responsabilidad pastoral en tiempos de coronavirus.

En el documento exponen el grupo de acciones que toman con profundo dolor y de manera excepcional, a partir de este martes, para evitar la propagación de la enfermedad.

En primer lugar, está la suspensión de todas las celebraciones públicas en los templos y comunidades católicas de Cuba, hasta que la situación epidemiológica permita retomar la normalidad. Se adhieren así a las indicaciones de la Santa Sede para este período.

En segundo lugar, comunican que los sacerdotes celebrarán en privado, en horarios conocidos por los fieles, la liturgia correspondiente a cada día. Las campanas serán tocadas para invitar a unirse espiritualmente desde las casas.

Los templos se mantendrán abiertos el mayor tiempo posible, según lo permitan las condiciones sanitarias requeridas. Sin embargo, los centros de formación, bibliotecas, guarderías y catequesis recesan sus actividades temporalmente a partir de este martes.

Los obispos solicitaron a las autoridades cubanas permiso para transmitir un mensaje radial en los cuatro días centrales de la Semana Santa: Domingo de Ramos, Jueves y Viernes Santos y Domingo de Resurrección, así como en los domingos sucesivos mientras estén suspendidas las celebraciones públicas.

Solicitaron además que, durante la Semana Santa, sean transmitidas por la televisión, las celebraciones presididas por el Papa Francisco o, también, por el Cardenal Juan de la C. García Rodríguez, Arzobispo de La Habana.

La introducción del mensaje de los obispos cubanos está dirigido a celebrar la obra de los médicos y el personal sanitario, porque consideran que tiene una importante relación la enseñanza evangélica que pide cuidar la vida, y al mismo tiempo, dar la vida por amor a los demás.

Su agradecimiento se extiende también a sacerdotes, diáconos, religiosos, voluntarios de Cáritas, ministros extraordinarios de la Comunión, monjas de varias Congregaciones y Hermanos de San Juan de Dios, así como a los empleados de los Hogares de Ancianos que, en esta hora compleja sirven y consuelan a quienes sufren en cuerpo o espíritu.

Los religiosos hacen también un llamado a la calma en su mensaje. Son conscientes de la vulnerabilidad que todos tenemos frente a esta pandemia del coronavirus, pero ello no debe impedir la serenidad para vivir estos momentos difíciles.

El distanciamiento social es necesario para prevenir el contagio, pero los católicos cubanos consideran que, en este período, a pesar de no poder ir a misa, también puede haber un acercamiento a Dios.

Aun siendo tiempos oscuros, está la oportunidad de compartir en familia, orando juntos. Los obispos cubanos recuerdan la Biblia en su mensaje al pueblo y la invitación de Jesús: “Vengan a Mí los que están cansados y agobiados, y Yo los aliviaré” (Mt 11,28).

Los religiosos cierran su mensaje invocando a la Virgen de la Caridad del Cobre, Madre y Patrona de Cuba con una antigua oración: 

"Bajo tu protección nos acogemos, Santa Madre de Dios, no deseches las súplicas que te dirigimos en nuestras necesidades, antes bien, líbranos siempre de todo peligro ¡oh Virgen gloriosa y bendita!".

El mensaje de la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba se presentó hoy, a los pies de la Virgen, durante la Misa en su Santuario de El Cobre. En esta ceremonia los religiosos rezaron por el pueblo cubano, implorando salud, serenidad y cristiana solidaridad.

Videos sobre el coronavirus en Cuba


Archivado en:

Gretchen Sánchez

Periodista en CiberCuba. Doctora en Ciencias por la Universidad de Alicante, España. Lic. en Estudios Socioculturales, Cuba.

Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

 +34621383985