Leipzig Busot, una cubana en París Foto © Cortesía para CiberCuba

Cubana gestora de cuenta en París: “Muchas empresas no sobrevivirán a esta crisis”

Patrocinado por ding

Por Gretchen Sánchez:

Francia está entre los 5 países europeos más golpeados por la crisis del coronavirus. Entra en su última semana de confinamiento obligatorio con más de 169 mil quinientos casos diagnosticados y más de 25 mil muertes por COVID-19.

En París, reside Leipzig Busot, cubana, técnico medio en contabilidad, que se desempeña como chargée de clientèle (atención al cliente) en Up Coop, un grupo cooperativo independiente que gestiona productos y servicios a través de la emisión de cheques de diversos tipos.

¿En qué consiste tu trabajo y cómo ha cambiado en tiempos de coronavirus?

Mi empresa propone varios productos, por ejemplo, los cheques de almuerzo que las compañías compran para cubrir una parte de las comidas de sus empleados; o las cartas de regalos que también son adquiridas por nuestros clientes para que sus trabajadores compren ropas, zapatos, efectos eléctricos o paguen algún servicio.

Mi departamento está dedicado a ayudas sociales y elaboramos cheques que compran varias instituciones para apoyar a las personas en dificultad. Esa es la mayor parte del trabajo de mi empresa hoy.

Grafiti en una calle de París / Leipzig Busot

Nuestros clientes son las alcaldías, la Cruz Roja, Action contre la Faim (Acción contra el Hambre) y otras asociaciones menos conocidas como las de universidades, escuelas, etc.

Son digamos… ¿gestores?

Sí, en mi área elaboramos cheques para empresas y organizaciones que luego los distribuyen a personas necesitadas de alimentación, higiene, ropas, pagos de alquiler, electricidad, agua. Todo depende de qué desea el cliente, de temas legales y del estatus social de la empresa.

El problema actual es que, si otras empresas permanecen cerradas, no hay pedidos de cheques de almuerzos o regalos, que es realmente de lo que dependemos y esto hace que muchos empleos desaparezcan.

Actualmente menos de un tercio de nuestra empresa está trabajando. Solo quienes estamos en el área social tenemos más faena. Sin embargo, mi departamento tiene empleado a la mitad del personal, a pesar de que hay más solicitudes de servicios cada día.

Esto es “locura y mucho estrés”. Aunque estés lejos del problema y por momentos te sientas a salvo, sabes que detrás están esperando personas muy necesitadas.

¿Se ofrecen muchas ayudas sociales en Francia?

Hoy por hoy nuestro cliente más grande es el gobierno francés. Nos han escogido para expedir 15 millones de euros de cheques de ayuda a la ciudadanía. Fuimos los ganadores y ahí vamos trabajando duro todos los días y haciendo todo lo posible.

Boulevard Strasbourg, París / Leipzig Busot

A pesar los recortes, los esfuerzos y la austeridad, no sabemos si la empresa sobreviva, pero bueno... como muchas otras.

Nosotros solo ganamos comisiones. Son los comercios quienes recuperan este dinero. Una vez que ellos encajan los cheques, lo mandan al banco, es ahí donde ganamos, pero son porcentajes muy bajos. En fin, que más trabajo en el área social no significa más ganancia, porque el resto de las actividades están detenidas.

¿Cuánto tiempo llevas en cuarentena?

El confinamiento empezó en Francia el 17 de marzo oficialmente. En mi empresa desde la semana antes ya estábamos en modo teletrabajo.

¿Qué ha supuesto estas restricciones de movimiento para ti?

Viajar es mi pasión. Ahora me cuesta imaginar cuándo será la próxima escapada. Me gusta conocer nuevos horizontes, sin contar Francia que tiene tantos lugares magníficos.

Es un poco complicado planificarse en estos tiempos. Yo vivo como la mayoría de los cubanos, día a día. Este año tenía planeados dos viajes a España que se han anulado, a las Fallas en Valencia y a Barcelona.

¿Cómo se vive París con sus museos cerrados y sin turismo?

París se ve de otra manera. En mi caso, me gusta visitar museos de vez en cuando, pero no es que sea una pasión. Me place conocer cosas nuevas e instruirme, pero no estoy detrás de eso todo el tiempo.

Prefiero, por ejemplo, disfrutar de un buen paisaje o un barrio típico, caminar por las calles de París. Hay tanta historia que es interminable. Eso también lo hago cada vez que tengo la oportunidad de viajar a otra ciudad.

El Río Sena es muy turístico, pero me encantan los paseos en barco que proponen. También disfruto caminar desde la torre Eiffel hasta Notre Dame de París. En tiempos de cuarentena no se pueden hacer estos recorridos, solo podemos salir a 1km de la casa.

París / Leipzig Busot

Tengo uno de los canales de la ciudad cerca. Los primeros días me iba a caminar por allá, pero no he ido más, pues había muchas personas y eso me dio un poco de miedo.

¿Ha sido también un respiro para la ciudad la cuarentena?

Mi barrio es muy animado y quedó completamente vacío. Es increíble como la vida ha cambiado, realmente esta situación es un respiro para la cuidad. Hay menos contaminación ambiental.

Ese ruido con el cual hemos aprendido a vivir ha desaparecido totalmente. Es un descanso para los oídos. El regreso a la vida normal será difícil, en ese sentido.

¿Qué te inventas para pasar estos días de confinamiento en casa?

Primero mi teletrabajo y luego hago deporte. Antes no hacía ejercicios más que 1 vez por semana, pero ahora lo necesito más. También veo series en Netflix, me entretengo oyendo mi idioma y viendo historias de épocas que no vivimos.

Otra cosa habitual es hablar con la familia y las conferencias con los amigos, al menos una vez a la semana. Es importante mantener los vínculos.

En esta sociedad las personas se vuelven egoístas y con muchas pretensiones, sin poner de su parte. Hoy por hoy la mayoría de mis amistades son solteros. Es un tema generalizado en Europa y un poco más allá también.

¿Cuántas veces te acuerdas de Cuba en estos días de cuarentena?

Cuba siempre está presente. Como en todos los países pienso que adoptaron medidas tarde. Tengo miedo de lo que está pasando, de los problemas económicos cada día peores, y de que esto se agudiza mucho más ahora.

Al parecer tienen las cosas bajo control en cuanto al diagnóstico de los enfermos, personas aisladas y seguimiento a los contactos. Son buenas ideas, sin entrar en los detalles de las condiciones en que se mantienen estos aislamientos. Hasta dónde irá a parar la situación es la preocupación más grande de todos los cubanos.

¿Qué crees que va a cambiar entre nosotros tras este virus?

Espero que cambien muchas cosas, que las personas miren y aprecien un poco más lo que tienen, que paren de protestar y entiendan que siempre hay casos peores que los suyos.

París en tiempos de coronavirus / Leipzig Busot

Los países que se dicen potencias, frente a este virus se han encontrado en una situación que puso a prueba sus decisiones y algunas veces no han sido las mejores.

Pienso que al principio muchas personas verán la vida de otro modo y cambiarán hacia modelos de consumo más ecológicos, comprar europeo y no asiático, por ejemplo.

Espero también que se aprecie más a esas personas que trabajan en medio de la pandemia, médicos, cajeras, transportistas, los del correo; y que al cabo de unos años, todo el mundo se acuerde de lo que aportaron esos profesionales, invisibles hasta hoy.

Patrocinado por ding

Archivado en:

Patrocinado por ding

Ahora más que nunca, sigue conectado a tu gente

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985