Onelio Jorge Cardoso Foto © radiohc.cu

Personajes creados por el Cuentero Mayor habitan memoria colectiva cubana

La capacidad de Onelio Jorge Cardoso, llamado también El Cuentero Mayor, para describir con autenticidad personajes populares, probablemente tuvo que ver con el hecho de que debió abandonar, muy joven, el bachillerato, y desempeñar diversos oficios para apoyar a su familia, que estaba atravesando graves problemas económicos.

Entre los diversos empleos que tuvo, se cuenta el de viajante de comercio que le permitió conocer diferentes lugares de Cuba, sobre todo al centro de la Isla, y diversos personajes populares, que le sirvieron de modelos para crear los personajes de sus obras.

Su capacidad de observación también se relaciona con su traslado a La Habana en 1948 y con su trabajo como periodista, redactor de noticiero, en la Emisora Mil Diez. También escribió libretos para la radio comercial y se desempeñó como jefe de Redacción en el noticiario Cine-Revista.

Luego, sus cuentos aparecieron en revistas y antologías. En 1958 aparece su segundo libro, editado por la Universidad Central de Las Villas, con el título de El Cuentero, en tanto el libro contenía ese relato, considerado uno de los mejores y más populares cuentos de la literatura cubana.

Con El Cuentero, que acontece sobre todo en un albergue de rudos trabajadores agrícolas, reunidos cada noche para escuchar los fabulosos relatos ideados por uno de ellos, el escritor comprueba, y comparte con todos los lectores, el verdadero sentido del arte, de la imaginación creadora, de la creación puesta al servicio de todos.
 

El Cuentero se cuenta entre los relatos que escribió Onelio Jorge Cardoso entre los años cuarenta y cincuenta, cuando en Cuba florecía el llamado criollismo literario, que se concentraba en el campo cubano y en personajes marginados socialmente. Pero a diferencia de otros autores de esta tendencia, el luego célebre cuentista supo definir como nadie la verdadera idiosincrasia de los campesinos y creó documentos mucho más profundos que el testimonio pintoresquista o folclórico.

Su tercer libro, El Caballo de Coral, fue publicado en 1960. La primera edición de sus Cuentos Completos, con dibujos de René Portocarrero, fue publicada en 1962, y cuatro años después aparece una aparece una nueva edición de Cuentos Completos, que incluía los nuevos relatos que había publicado. Esta colección de cuentos fue reeditada dos veces más; una en 1969 por el Instituto del Libro y otra en 1975 por la UNEAC.

Entre sus diez o quince mejores cuentos, esos que debieran leer todos los cubanos que amen la Isla y sus tradiciones, se incluyen los mencionados El cuentero y El caballo de coral, además de Francisca y la muerte, Un brindis por el Zonzo, Taita, diga usted cómo, Mi hermana Visia, Los carboneros, Donde empieza el agua, La lechuza ambiciosa, La otra muerte del gato, Iba caminando, El cangrejo volador, Los tres pichones, Dos ranas y una flor, entre muchos otros.

Onelio Jorge Cardoso murió en La Habana, el 29 de mayo de 1986, querido y respetado por muchísimos cubanos que lo consideraban el Cuentista Nacional. La mayoría de sus obras han sido adaptadas al teatro, la televisión e incluso la radio. Para recordar su obra, se creó el Centro de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso, una institución cultural especializada en la formación de escritores noveles.

Sobre la obra de Onelio Jorge Cardoso, expresó el destacado intelectual cubano Jaime Sarusky, que además de su reconocida maestría como narrador y cuentista, se reconoce el modo en que su concepto de lo imaginario se abrió paso hasta insertarse en la memoria colectiva de los cubanos.

Porque su obra, continúa diciendo Sarusky, “no sólo representa la áspera existencia de sus pescadores, sus campesinos y sus obreros agrícolas, sino que reclama el derecho y la necesidad de esos hombres al pleno disfrute de otras vertientes de la realidad gracias a los fueros de la poesía y la imaginación."

Al igual que el mexicano Juan Rulfo o el uruguayo Horacio Quiroga, el cubano Onelio Jorge Cardoso entremezcla en sus relatos lo real y lo imaginario para ofrecer nuevas dimensiones de la realidad cotidiana, con la imprescindible participación de lo fabuloso.

Archivado en:

Joel del Río

Joel del Río. Periodista, crítico de arte y profesor. Trabaja como redactor de prensa en el ICAIC. Colabora en temas culturales con algunos de los principales medios en Cuba. Ha sido profesor en la FAMCA y la EICTV, de historia del cine y géneros cinematográficos.

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Joel del Río

Joel del Río. Periodista, crítico de arte y profesor. Trabaja como redactor de prensa en el ICAIC. Colabora en temas culturales con algunos de los principales medios en Cuba. Ha sido profesor en la FAMCA y la EICTV, de historia del cine y géneros cinematográficos.