Juan Soto, jugador de los Nacionales de Washington. Foto © Twitter / Washington Nationals

Grandes Ligas anuncia plan para iniciar temporada de béisbol en julio con 82 juegos por crisis de coronavirus

Los propietarios de los equipos de las Grandes Ligas de Béisbol (MLB) acordaron un plan para iniciar temporada de béisbol en julio, con 82 juegos, enviando una propuesta al sindicato de jugadores en medio de la crisis del coronavirus.

Regularmente, la temporada arranca en abril y se extiende hasta septiembre, con los play off en octubre, quedando en 162 juegos, pero el contexto sanitario de la COVID-19 ha obligado a reducir casi a la mitad el calendario tradicional.

Esta nueva propuesta incluiría un campo de playoffs expandido y el bateador designado para todos los juegos, incluso aquellos en la Liga Nacional, donde generalmente no se usa, explica una nota de The New York Times.

El bateador designado, adoptado en la Liga Americana en 1973 nunca utilizado para partidos entre equipos de la Liga Nacional, se implementaría debido a la cantidad significativa de juegos entre ligas y con el fin de reducir el riesgo de lesiones para los lanzadores.

Si el sindicato aceptara las condiciones, las partes también tendrían que acordar una estructura salarial para los jugadores. La MLB además tendría que contar con el número de pruebas para coronavirus necesario, de acuerdo con el número de jugadores y empleados.

También llegar a un acuerdo sobre las condiciones de trabajo, incluyendo los protocolos a seguir en el caso de las pruebas que dieran resultados positivos. El plan no deberá ser oficial hasta que el sindicato no lo autorice.

Si llegara a ejecutarse la propuesta, se pondría en marcha la temporada más corta de la que se tenga registro desde los primeros años de la Liga Nacional, a finales de la década de 1870, indica el citado medio que consultó la información con múltiples funcionarios del béisbol, quienes hablaron en condición de anonimato.

Para minimizar los viajes, los equipos solo tendrían partidos contra rivales divisionales, así como contra equipos en la división geográfica correspondiente de la liga opuesta.

De igual modo, realizarán otra versión del entrenamiento de primavera durante dos o tres semanas desde mediados de junio, ya sea en sus parques locales o en sus complejos en Arizona o Florida. Los juegos de temporada regular se jugarían en estadios locales.

En un acuerdo anterior, el 26 de marzo, fecha de apertura original para el calendario habitual de 162 juegos, las partes se comprometieron a jugar tantos juegos como fuera posible, lo que permitiría a los jugadores ganar más de sus salarios, que por convenio se distribuirían en función del número de juegos jugados.

Los propietarios también podrían ganar más dinero de esa manera, pero la falta de ingresos por boletos, estacionamiento, concesiones y demás, cambiaría el panorama económico para todos los implicados.

En consecuencia, la liga ha propuesto pagar a los jugadores de acuerdo con cuánto dinero se gane durante la temporada acortada, con equipos que dividan los ingresos 50-50 con los atletas.

Sean Doolittle, cerrador de los Nacionales de Washington, equipo ganador de la pasada Serie Mundial de 2019, dijo en redes sociales que más importantes eran las implicaciones para la salud de los jugadores, sus familias y los empleados en las instalaciones del equipo y los hoteles.

“Necesitamos considerar qué nivel de riesgo estamos dispuestos a asumir”, expresó Doolittle en Twitter.

El presidente de EE.UU., Donald Trump ha manifestado anteriormente su deseo de que el país retome las competiciones deportivas a pesar de las cifras de contagios y muertes que exhibe a causa de la pandemia, que hoy tiene a más de 30 millones de estadounidenses sin empleo, una cifra que no cuenta con precedentes históricos.

“Queremos deportes, queremos tener nuestras ligas deportivas abiertas, que el país se abra de nuevo, extrañamos los deportes”, dijo Trump a mediados de abril, en una corta sesión informativa desde la Casa Blanca.

Por otro lado, algunos expertos consideran que una reapertura precipitada de las actividades podría desencadenar una oleada más grave de enfermos.

Estados Unidos acumula este martes 1.344.512 personas contagiadas con el nuevo coronavirus y más de 81.000 fallecidos, la mayoría de los cuales se concentra en el territorio de Nueva York, según los datos de la Universidad Johns Hopkins. Tales números convierten a la nación norteamericana en el país más afectado por la pandemia a escala mundial.

Archivado en:

Maykel González

Periodista de Cibercuba. Graduado de Periodismo por la Universidad de La Habana (2012). Cofundador de la revista independiente El Estornudo.

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.