Maikel Rodríguez, bailarín cubano en Rusia Foto © Cortesía para CiberCuba

Bailarín cubano en Rusia: "Siento orgullo por ser de Cuba, a pesar de todo lo que nos toca vivir"

Patrocinado por ding

Por Gretchen Sánchez Diego:

Rusia comenzó la crisis del coronavirus asegurando que tenía la situación bajo control. En la actualidad aplica medidas de aislamiento social obligatorias y en sus estadísticas oficiales declara más de 262.800 casos diagnosticados y más de 2.400 defunciones por COVID-19.

En Zelenograd, a 45 minutos del centro de Moscú, reside el holguinero Maikel Rodríguez Berrillo. Se graduó en Cuba de técnico en electrónica, trabajó en una TRD, dirigió una Rueda de Casino y en Rusia se desempeñó en varios empleos hasta cumplir su sueño: crear su academia de baile.

CiberCuba entrevistó a Maikel para conocer su visión de esta crisis del coronavirus y cómo afecta la situación actual a muchos cubanos radicados en Rusia. Conversamos además sobre algunos aspectos socioculturales de este frío país.

¿Qué tipo de medidas adoptó Rusia en la crisis por el coronavirus? ¿Es obligatoria la cuarentena o hay flexibilidad?

La primera medida que tomó Rusia fue cerrar las fronteras. No pudo entrar, ni salir, ningún turista al país. Luego cerró las universidades, institutos y escuelas. La primera etapa de la cuarentena fue por 30 días en las que algunas personas se mantuvieron trabajando.

Maikel Rodríguez, Kremlin, Moscú, Rusia, 2018

Ahora estamos en la segunda etapa, en la que está prohibido salir. Solamente se puede ir al “magazín” que es como se le dice aquí al mercado. Tienes que ir a la tienda más cercana a tu casa y con guantes y nasobuco obligatoriamente.

Las multas pueden ser de 5 mil, 25 mil y hasta 50 mil rublos si te coge la policía sin protección en la calle o lejos de tu casa. En estos momentos todo está cerrado y eso afecta mucho la economía del país y la del bolsillo de los ciudadanos.

¿Cómo ha afectado el confinamiento el empleo para los cubanos en Rusia?

Nos ha afectado mucho. Por ejemplo, mis compañeros y yo trabajamos en gimnasios y en escuelas de baile. Todo eso está cerrado y no sabemos cuándo volverá a abrir. Nosotros vivimos de eso en esta casa. Sin esos ingresos apenas se puede comer o pagar la renta.

Muchos cubanos viajan a Rusia a comprar mercancía para vender luego en Cuba. Vienen por poco tiempo y en esta crisis se quedaron atrapados cuando cerraron las fronteras y perdieron sus vuelos hasta nuevo aviso. Esas personas tienen una situación crítica en estos momentos.

Quedarse aquí sin trabajo y sin dinero, es muy duro. El cubano que vino, se quedó y no tiene empleo, no puedo decirte de qué vive.

¿A qué crees que se debe la cantidad de cubanos que hay actualmente en Moscú en una situación económica y un estatus migratorio tan complejo?

Muchos vienen con el falso criterio de que desde aquí pueden ir a Estados Unidos, Canadá o Europa, y al llegar descubren que es incierto porque si no eres residente, estas casado o tienes pasaporte ruso es imposible salir porque este país no es parte de la Unión Europea.

También muchos cubanos llegan engañados con el sueño de que hay trabajo para todos y es fácil residir en Rusia. Legalmente solo puedes estar aquí tres meses.

La convivencia además se hace muy difícil. Tienes que unirte y vivir con más gente porque los alquileres son caros. Por ejemplo, ahora vivimos 3 personas en este apartamento, pero en mis primeros años llegué a vivir con 16 personas.

La mayoría de los cubanos viven 8, 10 o más personas en una casa aquí en Rusia, porque un alquiler es difícil de pagar con un solo salario y si lo haces no te quedaría nada para ahorrar.

Dentro de la isla somos muy unidos, pero fuera… ¿Crees que ha faltado unidad entre los cubanos que vivimos fuera de Cuba?

Sí, falta unidad. Aquí, por ejemplo, no hay una comunidad cubana unida, aunque sí hay personas que ayudan y se apoyan, pero tienes que ver bien quién es quién.

Maikel Rodríguez, Moscú, 2020

La mayoría de los cubanos nos llevamos bien, pero cada uno está en su mundo, en su lucha por subsistir. En Rusia se tienen varios trabajos porque los salarios son bajos. Yo trabajo en cuatro lugares.

Es un país muy lindo. Tiene una arquitectura bella, las ciudades son muy limpias, puedes ver las cuatro estaciones del año, pero tienen una cultura difícil y una comida que varía, aunque hay ofertas para todos los niveles, para todas las economías.

Este es un país muy duro, pero vives y sales adelante si te propones trabajar, si vienes con un objetivo claro. No es un lugar para improvisar.

¿Cuáles han sido tus artes para conseguir empleo?

Desde Cuba siempre supe un poco de bailes populares. Aquí lo que da alguna oportunidad es justamente nuestra cultura, nuestras raíces, ese ADN que llevamos todos los cubanos y nuestro carisma. Así que me inicié como ayudante en una escuela de baile.

Luego conseguí mis documentos, empecé a trabajar en gimnasios y ahora tengo mi propio negocio que es una pequeña academia de baile. La creé hace 5 años, se llama Cuba Dance y radicamos en Zelenograd, a unos 45 minutos del Kremlin que es el centro de Moscú.

Este es un sueño que yo tuve desde niño y lo vine a cumplir aquí. También hacemos un espectáculo, que se llama Cubanísimo Show. A todo eso súmale las clases en diferentes escuelas que también impartimos mi pareja (Arianna Guzman) y yo.

¿Cuán importante es el dominio de la lengua para incorporarte a la sociedad rusa?

La cuestión de la lengua es muy importante. Aquí es todo en ruso. ¿Si te pierdes en Rusia qué vas a decir, a dónde vas a parar? Tienes que sacar un traductor.

El ruso es un idioma muy difícil y para estar en este país tienes que dominarlo, aunque sea lo elemental. No puedes vivir siempre con un traductor. Hay que trabajar, hay que comunicarse y este es un lenguaje complejo.

¿La música y la danza cubana es bien acogida en Rusia?

La cultura cubana no tanto como la cultura latinoamericana. Aunque cuando hablas de Cuba ellos tienen referencias al café, tabaco, ron y la sensualidad de los cubanos que aportamos el calor que necesitan, porque este es un país muy frío.

Maikel Rodríguez, Moscú, 2020

Mi padre estuvo aquí cuando el socialismo en Rusia y siempre me contaba “es un país lindo, pero cuídate del frío”. Cuando llegué sentía un frío que era incontrolable, pero ya me he ido adaptando.

Un cubano aquí es sinónimo de salsa, alegría, música. Sin embargo, la personalidad de los rusos es distante y seca. Las personas te huyen cuando no te conocen y creo que esa actitud tiene relación con el clima.

Maikel Rodríguez, clase de baile abierta en Parque de la Victoria, Zelenograd, Moscú, verano 2016

También he sentido aquí, en pleno siglo XXI, actitudes racistas. Luego cuando dices que eres cubano, la cosa cambia. Te preguntan “¿africano?” y yo le digo: “no, cubano”. Enseguida te dicen “Ah… Viva Cuba, Viva Fidel Castro, Viva Che Guevara”.

Un momento difícil es cuando hay competiciones importantes de fútbol, porque se vuelven muy violentos. A los rusos les gusta mucho el alcohol, beben y se nota tensión en las calles. 

Hay de todo, es como cualquier país. Hay gente buena y mala, culta e inculta, racistas y antirracistas. 

¿Qué sientes cuando piensas en Cuba, cuando recuerdas los buenos tiempos con la familia y los amigos?

Siento mucha nostalgia. Lo primero que pienso es en mi familia. Yo soy hijo único y mi madre está sola en la isla, en medio de esta situación crítica que vive el mundo.

Mis padres tienen 65 años. Siento no estar allí con ellos, pero ese es el precio que paga cada emigrante por tratar de superar muchos obstáculos, que todo cubano sabe cuáles son.

¿Crees que esta crisis del coronavirus dejará algún cambio entre nosotros?

Sí, pienso que dejará muchas lecciones. La persona que no ahorraba va a empezar a ahorrar. El que siempre vivía para él, aprenderá a dar más a la humanidad. En lo personal aprendí que el mundo es impredecible y que hay que ahorrar para casos como este.

Todas las personas tienen puntos de vistas diferentes, pero yo soy de los que creo que ahora debemos estar más unidos que nunca. Estoy orgulloso de ser cubano, a pesar de todos los problemas que nos toca vivir, aquí y allá.

Patrocinado por ding

Archivado en:

Patrocinado por ding

Ahora más que nunca, sigue conectado a tu gente

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985