Rafael Cardoso (Renato), Bianca Bin(Clara), Sergio Guizé (Gael) Foto © Juventud Rebelde

10 personajes de “Al otro lado del paraíso” que acompañaron a los cubanos

Largos y tortuosos caminos han recorrido los muchos personajes de Al otro lado del paraíso durante los 120 capítulos que integran la serie, hasta ahora, que ya está llegando a su final. La serie fue trasmitida por Cubavisión martes, jueves y sábados, en horario estelar. Para quienes la han disfrutado, y también para los demás, tal vez sea bueno repasar los esquemas básicos de los principales personajes.

1.    Bianca Bin interpreta, pletórica de belleza, y un registro expresivo bastante limitado, a Clara Tabares, una muchacha que abandona “el paraíso rural”, habitado por gente pobre de extraordinarias generosidad y espiritualidad, para entrar en “el infierno” de la gente rica, ambiciosa, violenta y corrupta. La internan en un manicomio y ella regresa, rica y poderosa, a hacer justicia.

2.    Sergio Guizé (Gael) es el muchacho rico que seduce a Clara. Él la quiere, pero su temperamento explosivo lo conduce a maltratarla física y sicológicamente. Pero el pobre Gael sufrió maltrato cuando niño, por parte de una madre desalmada, y además, el pobre tiene un carácter posesivo y celoso, qué puede hacer. Hacia el final, Gael se irá transformando y dejará de ser el abusador, para tratar de ganarse de nuevo a Clara, a golpes de pura generosidad y delicadeza.

3.    Thiago Fragoso interpreta, con su frialdad habitual, el abogado de Clara, aunque tiene que disputar la preferencia de la dama con otros dos pretendientes malosos: el ya mencionado Gael y Rafael Cardoso (Renato) que comienza siendo un doctor angelical y termina instalado en el círculo del infierno reservado a los ambiciosos y traicioneros.

4.    Marieta Severo es Sofía, la gran villana, madre desalmada, de una maldad casi inhumana, alguien que se las arregla para asesinar impunemente a ni se sabe cuántos personajes sin que nadie la vea, en un pueblo diminuto, donde todo el mundo se conoce. Y además, por alguna oscura razón, le gusta matar a golpe de tijera.

5.    Gloria Pires le aporta a su personaje de Elizabeth Monserrat, la madre desaparecida de Clara, toda la experiencia y profesionalidad de una carrera de 50 años en cine y televisión. La Pires es mujer adúltera, madre sufriente, y luego alcohólica, jefa de burdel, y de nuevo madre sufriente, mártir, porque el guión le regalará la reunificación familiar con las dos hijas que apartaron de ella.

6.    Fernanda Montenegro interpreta a la abuela adoptiva de la protagonista, una espiritista que contribuye con el suspenso cuando le llegan mensajes del otro mundo capaces de adelantar los giros más delirantes de la trama. Como sabe todo, porque se lo dicen sus ángeles, pues sus poderes son utilizados por el guión para hacer avanzar la trama y revelar lo que es imposible que sepan los demás personajes.

7.    La bellísima Grazi Massafera, una de las mejores actrices de la telenovela brasileña actual, en el papel de Livia, interpreta a otra de las malas devenidas buenas de corazón. Primero, le arrebata el hijo a Clara, pero al final, lucha a brazo partido junto a ella, porque le va mal con el bando de los malvados y decide cambiarse de bando.

8.    Eliane Giardini dilapida gracia y expresividad, y así inclina al espectador a perdonarle el horror que es en el fondo ese personaje de Nadia, una mujer cruel, insaciable y prejuiciosa, salvada a última hora porque sus prejuicios raciales desaparecen súbitamente, y el guión toda la maldad y corrupción de su personaje.

9.    Eriberto Leao, que casi siempre interpreta al galán, aquí hace el papel de un doctor cómplice de Sofía para perjudicar a Clara, pero todo pronto se olvida, porque luego se revelan los secretos de un galeno aficionado a vestirse con lencería femenina, y a entregarse a un chofer en moteles de mala muerte. El personaje, al igual que otros homosexuales de la telenovela, está tratado en tono humorístico, de caricatura.

10.     Flavio Telezani interpreta a un apuesto jefe de policía, llamado Vinicius, que explica su pedofilia, y el modo en que violó a su hijastra, solo como consecuencia de su masculinidad exacerbada y vigorosa. El salvaje violador declara en el juicio: “desde que vi a Laura por primera vez quedé absolutamente trastornado, y la edad no me importó”. Luego, es asesinado en la cárcel.

Archivado en:

Joel del Río

Joel del Río. Periodista, crítico de arte y profesor. Trabaja como redactor de prensa en el ICAIC. Colabora en temas culturales con algunos de los principales medios en Cuba. Ha sido profesor en la FAMCA y la EICTV, de historia del cine y géneros cinematográficos.

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

 +34621383985