Hotel Marriott en Cuba Foto © Reuters

EE.UU. cancela licencia de cadena Marriott para operar hoteles en Cuba

El gobierno de Estados Unidos suspendió la licencia concedida a la corporación Marriott International para operar hoteles en Cuba, y le ordenó cerrar el Sheraton Four Points en La Habana antes del próximo 31 de agosto.

Una declaración de Marriott International enviada este viernes a CiberCuba confirmó que el Departamento del Tesoro anunció a la compañía que "no se le permitiría abrir otros hoteles que estaban en proceso de preparación". 

"Recientemente recibimos una comunicación indicando que la licencia emitida por el gobierno no será renovada, lo que obliga a Marriott a suspender sus operaciones en Cuba", dijo Brendan F. McManus, portavoz de la hotelera global.

La drástica medida sobre el Sheraton Four Points, el único hotel administrado por una compañía estadounidense en la isla, marca un nuevo peldaño en la escalada de sanciones contra el régimen liderado por Raúl Castro, y corta una relación de negocios que involucra a una entidad bajo control de los militares cubanos.

"La Administración ha sido clara en cuanto a que seguiremos esforzándonos por restringir los fondos destinados a enriquecer al régimen castrista, cuyos servicios militares y de seguridad utilizan los ingresos procedentes de su control de la industria turística cubana para oprimir a su propio pueblo", dijo a CiberCuba un funcionario del Departamento del Tesoro. 

El funcionario declinó referirse a pormenores sobre el caso de Marriott, pero indicó que "la Oficina de Control de Bienes Extranjeros (OFAC) adjudica las solicitudes de licencia caso por caso, de acuerdo con la política exterior y los objetivos de seguridad nacional de Estados Unidos".

La compañía hotelera recordó que su ingreso al mercado cubano se produjo en 2016 bajo el permiso concedido por el gobierno de Estados Unidos, que luego revisó y renovó la licencia de operación en 2018. 

"Marriott continúa creyendo que Cuba es un destino que los viajeros, incluidos los estadounidenses, desean visitar. Esperamos reabrir nuestras instalaciones en Cuba cuando el gobierno de Estados Unidos nos dé permiso para hacer negocios allí nuevamente".

Los planes de Marriott eran ambiciosos para Cuba. Starwood Hotels & Resorts Worldwide se convirtió en marzo de 2016 en la primera empresa norteamericana que firmaba un acuerdo con autoridades cubanas para la gestión de hoteles en la isla, en sociedad con las hoteleras cubanas Gran Caribe y Gaviota.

Para julio de ese año se produjo la reapertura del Four Points Sheraton Havana en la sede del antiguo Hotel Quinta Avenida, en la capital cubana. En 2017, en pleno deshielo de las relaciones entre Washington y La Habana, Marriott había anunciado además su interés en renovar y administrar el histórico Hotel Inglaterra, ubicado en La Habana Vieja. 

El Departamento del Tesoro le había otorgado una licencia para que Marriott operara hasta cuatro instalaciones hoteleras en Cuba.

Pero la administración de Donald Trump parece cada vez más interesada en apartarse de la política de deshielo implementada durante la presidencia de Barack Obama y en presionar al gobierno de Cuba para que realice cambios democráticos y cese su apoyo al régimen de Nicolás Maduro en Venezuela.

Este miércoles, el Departamento de Estado incluyó a otros dos hoteles, el Marqués de Cárdenas de Montehermoso y el Regis, en La Habana, en la Lista de Entidades Cubanas Restringidas (CRL), lo que les impide negociar con ciudadanos o compañias estadounidenses. Ambos

Algunos analistas estiman que las sanciones a Cuba podrían reforzar sustancialmente el apoyo a Trump entre la comunidad cubanoamericana del sur de Florida con vistas a las elecciones de noviembre.

La salida de Marriott de Cuba responde también a los esfuerzos de abogados cubanoamericanos por revertir la política de Obama mediante reclamaciones ante los tribunales federales de Estados Unidos.

"Hacer negocios en Cuba es arriesgado. Cuba trafica con personas y no permite que los trabajadores firmen contratos con los empleadores", dijo a CiberCuba el abogado Jason Poblete, de la firma Poblete Tamargo LLP, con sede en Washington. "También hay propiedades confiscadas en Cuba y todos los contribuyentes americanos con reclamaciones contra Cuba deberían tener el mismo acceso que las grandes empresas, pero hacer negocios con los militares va contra la ley de Estados Unidos". 

En octubre de 2018 Poblete interpuso una demanda contra el Departamento de Estado ante un tribunal federal del Distrito de Columbia en Washington, en la que emplazaba al gobierno federal a ofrecer información pertinente sobre las negociaciones y acuerdos establecidos con el régimen de Raúl Castro, entre ellos el convenio entre Marriott y las empresas militares cubanas.

La demanda recordó que Starwood y su compañía matriz, Marriott, son titulares de la reclamación certificada por expropiación no compensada por el régimen castrista. Sin incluir los intereses, la Comisión de Reclamación del Departamento de Justicia certificó que la propiedad confiscada tiene un valor de $50.703.926 dólares.

La reclamación señaló que el entonces vicepresidente de la Cámara de Comercio de Estados Unidos llegó a considerar que el reingreso a Cuba de grandes marcas estadounidenses como Starwood "rompió varios mitos" sobre la realización de negocios allí, incluyendo el de que "el embargo de Estados Unidos de hace décadas y las reclamaciones certificadas no resueltas bloquearían sus propuestas de inversión en la isla".

Poblete considera que la eliminación de la licencia a Marriott es "un ajuste necesario en la política de Estados Unidos hacia Cuba".

Marriott cuenta con 30 marcas y más de 7.000 hoteles en 131 países, e intentaba reforzar su presencia en México y América Latina antes de la pandemia del coronavirus.

Archivado en:

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985