Muro del Paseo Marítimo de Miramar Foto © Facebook/Paseo Marítimo

Autoridades del Paseo Marítimo de Miramar responden a opiniones sobre polémico muro

Las autoridades del Paseo Marítimo de Miramar respondieron ayer en su cuenta oficial de Facebook a la polémica provocada por la construcción de un muro perimetral de cemento en la zona costera de Miramar, en el municipio habanero de Playa.

La respuesta precisa que "el Paseo Marítimo 1ra y 70 es un proyecto de Desarrollo Local del Gobierno de Playa de conjunto con la Empresa Recreatur, para nada pretende convertirse en un área exclusiva para el turismo" y justifica la construcción del polémico muro porque "las dimensiones del proyecto han crecido" y se han incrementado los riesgos a la seguridad de los viandantes, incluidos los niños que frecuentan la zona.

"Al ser un espacio visitado por menores por poseer entre otros atrayentes un parque de diversiones y la playa, se han dado situaciones de menores que han salido a la vía y aunque no hemos tenido que lamentar hechos, si se han dado situaciones que es mejor no lamentar", dice el post.

"El paseo es un centro de recreación donde en varias ocasiones se han dado situaciones con personas con un nivel elevado de alcohol que también han tenido situaciones en la via por no contar con accesos establecidos y ser un área abierta", agregan las autoridades.

Las autoridades ya habían anunciado el año pasado una propuesta de cercado a partir de las calles 1ra y 70 "que permitirá elevar el control y no afectar el tránsito de esta vía". Pero lo que no dijeron que se trataría de algo tan feo, que corta la línea del paisaje en la zona.

Ante la preocupación generalizada de los vecinos sobre que el cierre podría ser el comienzo de un área de pago, el texto oficial asegura que "en ningún momento se pretende cobrar la entrada para el baño en la playa, este es un espacio reconocido por la población como una playa de barrio y es un objetivo del proyecto preservar la y en la medida de las posibilidad trabajar para mejorar sus accesos y condiciones".

Hay que recordar que desde finales del año pasado las autoridades cobran por la entrada a las actividades culturales que tienen lugar en la zona, lo cual ha provocado las molestias de la población.

El Paseo alberga diversos negocios, entre ellos 11 restaurantes, dos cafeterías, un parque de diversiones para niños y adultos que aún se está reformando, una plaza para conciertos y 25 quioscos de artesanos que ofertan sus servicios desde las 10 am hasta la noche.

La versión oficial de los encargados de la reforma también asegura que "se ha desarrollado en el área una gestión ambiental dirigida a la reforestación del espacio con cocoteros y uvas caletas y devolver espacios verdes que con la acción de la población se había perdido".

Varios usuarios han comentado las declaraciones oficiales y han intercambiado opiniones con el gestor de la cuenta oficial.

Para la usuaria Belkis Borbonet, las razones de las autoridades no se sostienen: "Si así van a hacer en todas las áreas que pudieran ser peligro a los niños sin control de sus padres, a los borrachos, u otros personas entretenidas, en cualquier momento levantan un muro a lo largo de todo el malecón y el litoral habanero, por Dios un poco más de sentido común y toma de decisiones más colegiadas".

Por su parte, la escritora Adriana Normand recordó que "en diciembre pasado hubo ocasiones en las cuales se cobró la entrada al paseo y no existía muro aún. Este es un lugar al aire libre, que tradicionalmente ha pertenecido a los habitantes de Playa y el resto de La Habana. Es inaudito que con fines comerciales se prive a la comunidad de un espacio que no ha sido concebido para este tipo de cosas. No es tolerable".

La usuaria Eilen Correa opinó que "no han dado ninguna respuesta lógica. Todo lo que han escrito tienen las soluciones de parte de la misma poblacion. Los niños: los padres son los que tienen que ser responsable de ellos. Los borrachos no dejaran de estar ahí aunque haya un muralla. Lo mejor de ese lugar de toda la vida es que siempre fue abierto. Siempre atrás de algo absurdo hay algo que no es para beneficio del pueblo cubano. Y OJALA NUNCA SE LES OCURRA COBRAR LA ENTRADA PARA ENTRAR A BAÑARSE..NI PONER UN HORARIO DE PLAYA COMO SI FUERA ALGO PRIVADO. PORQUE AHI SI QUE NO VAN A PODER CON UN PUEBLO ENTERO QUE NO ESTA A FAVOR DE SEMEJANTE MURO RIDICULO".

A esta última usuaria el gestor de la cuenta le ripostó: "Aunque los padres sean responsables y los borrachos como usted dice estarán siempre, es también un deber social nuestro ayudar a preservar y cuidar más cuando también hemos sido responsables por brindar otros atracciones que esas personas acuden y que como varios usuarios dicen son miles los que diariamente concurren al lugar. Volvemos a ratificar que para nada estamos diseñando esto para cobrar la entrada a bañarse a la playa esta es libre y así la mantendremos".

Otros comentaristas se quejaron de que la construcción se hubiera realizado sin consultar a urbanistas y arquitectos y a especialistas en medio ambiente.

El gestor de la cuenta respondió diciendo que "para el diseño se tuvo en cuenta los criterios de especialista del CITMA, Urbanismo, Planificacion Física, entre otros organismos rectores de la actividad, de lo contrario no se hubiese podido hacer nada".

Fue entonces el turno de los que critican los criterios constructivos del muro perimetral y su daño ecológico.
    
Un usuario que firma como "Armando SoliLoquio" aseguró que "he participado en todas las etapas de crisis del paseo en las redes. (Desde que Manuel nos calificó de criticones y desinformados hasta hoy, el muro). El CITMA, según usted, aprobó hacer invasiva una construcción sobre la costa, luego hacer soldadores sobre el diente de perro, con el daño a miles de moluscos, donde ese diente de perro no transpira. Ahora hacemos "el muro de la discordia", por un cálculo simple, 2 m de alto por 500 de largo, 1000m cuadrados de muro?, Feo, de mal gusto, invasivo".

Por su parte, el arquitecto César Alejandro Báez Rodríguez escribió: "puedo decir abiertamente que, de haber contado con "especialistas" en urbanismo, pues sin lugar a dudas estos, o bien no tienen ningún amor por su profesión, o bien responden a un interés ajeno al de la población. Un verdadero proyecto de esta envergadura merece ser analizado exhaustivamente, poniendo al usuario en un primer plano. Afortunadamente el interés del usuario, que precisamente es el pueblo, se prioriza rara vez en Cuba".

La usuaria que firma Vivian Garcia cuestionó que se hubiera aprobado cementar encima de el arrecife sin elevar y se preguntó cual era el máximo de kioskos aprobado por las autoridades. "¿Por qué se aprobó tanta incoherencia en los diseños, por que no solo esta permitido materiales y diseños que sean fáciles de desmontar, y no quiero ni preguntar dónde van a parar las aguas negras y demás desperdicios. ¿Y por qué un muro? Quién puede aprobar algo que tapa la vista de la costa y que atenta contra el buen gusto estético? Si de seguridad se trata hay monton de materiales y diseños que podian servir con excelentes resultados y buena factura, creo que lo que ha pasado es que el proyecto inicial fue muy bonito, pero, como casi siempre sucede, se torció por el camino".

Otro comentarista, Jose Antonio Candia, aseguró: "Yo no contribuyo a dejar un peso en ninguno de esos establecimientos. Cuestión de principios, no voy a colaborar con quien le carga una estética brutalista al litoral. Hacerlo, sería manifestar mi acuerdo con esa deconstrucción reguetonera, entiéndase muro divisorio. El CITMA... por favor!!!!"

Diez horas después de ser colgado, el post del Paseo Marítimo acumulaba más de 340 comentarios, en su mayoría críticos con el proyecto de cercado.

En las últimas horas, varios usuarios de las redes sociales han comparado el muro de Miramar con otras construcciones polémicas, como el muro fronterizo de Trump o el Muro de Berlín. Es el caso, por ejemplo, de la surfista Lorena Gonzáles, que escribió en su cuenta personal lo siguiente:

"Hasta donde nos van a llevar con muros y restricciones? No es momento de muros, es momento de puertas!!! Estamos haciendo una regresión en el tiempo o es que no hemos aprendido nada? (...) Difundamos este mensaje, solo podremos ganar la batalla si luchamos!!! Me entristece mucho las justificaciones de los responsables de esta obscena obra arquitectónica. Dicen que es para que los menores no se vayan para la avenida y que la entrada no será cobrada, entre otras mentiras, cuando ya tengo varios amigos que se les ha exigido un cover para entrar..."

Una vez más, la polémica está servida, aunque por el momento se trata de un desahogo virtual pues el polémico muro sigue adelante.

Archivado en:

Playlist de videos en CiberCuba

Ernesto Hernández Busto

Periodista y ensayista cubano. Fundador del sitio Penúltimos Días.

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.